26 de septiembre de 2013 / 15:01 / hace 4 años

Al menos 27 personas mueren en Sudán durante protestas por subsidios al combustible

Un grupo de personas observa una serie de vehículos en llamas durante una serie de protestas por recortes a subsidios de combustibles en Jartum, sep 25 2013. Al menos 27 personas murieron durante las manifestaciones que se registraron en la capital de Sudán en protesta por los recortes a los subsidios del combustible, dijo el jueves una fuente médica, en la peor ola de violencia vista en años en la región central del país. REUTERS/Stringer

Por Khalid Abdelaziz y Ulf Laessing

JARTUM (Reuters) - Al menos 27 personas murieron durante las manifestaciones que se registraron en la capital de Sudán en protesta por los recortes a los subsidios del combustible, dijo el jueves una fuente médica, en la peor ola de violencia vista en años en la región central del país.

La policía arrojó gases lacrimógenos contra un pequeño grupo de manifestantes en Puerto Sudán, en la costa del mar Rojo, que gritaban consignas contra el Gobierno, según declaraciones de testigos.

El presidente Omar Hassan al-Bashir, que tomó el poder en un golpe de Estado en 1989, no había vivido movimientos como los de la Primavera Arabe, pero la ira se desbordó ante la creciente inflación y la corrupción.

Un funcionario de Naciones Unidas dijo a Reuters que Bashir, que además enfrenta una orden de arresto emitida por la Corte Penal Internacional, no viajaría a Nueva York para la Asamblea General. El domingo, el mandatario había declarado que pensaba asistir.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Sudán negó que Bashir haya decidido no asistir a la Asamblea General de la ONU por la inestabilidad que enfrenta en el país, sino porque la petición de una visa para viajar a Nueva York sigue pendiente en la embajada estadounidense en Jartum.

Médicos y parientes de las víctimas dijeron que al menos seis personas murieron durante las protestas del miércoles.

Sin embargo, una fuente médica en un hospital de la zona Omdurman, en la capital, dijo a Reuters que “al menos 27 personas murieron en las protestas y sus cuerpos están en el hospital de Omdurman”.

El miércoles, durante las marchas en la capital, fueron incendiados edificios, autos y estaciones de combustible. El jueves ya no había señales de nuevos actos de violencia en la capital mientras las fuerzas de seguridad patrullaban las calles.

El país ha vivido insurgencias armadas en regiones pobres y periféricas como Darfur por décadas, pero áreas centrales más prósperas a lo largo del Nilo, como Jartum, en general habían estado ajenas a la violencia.

En junio del año pasado se registraron protestas similares cuando se recortaron algunos subsidios al combustible, pero las marchas fueron contenidas por la represión de los cuerpos de seguridad.

La nueva ola de violencia se inició el lunes, luego de que el Gobierno anunció otro conjunto de recortes a los subsidios del combustible, lo que llevó a que los precios en las estaciones de servicios subieran a casi el doble de la noche a la mañana.

FUERTE PERDIDA POR SEPARACION

Los recortes han sido motivados por una severa crisis financiera desde que la secesión con Sudán del Sur en 2011 privó a Jartum de tres cuartos de la producción de crudo, de la que dependía para los ingresos estatales y para las divisas que usa para importar alimentos.

El domingo, cuando anunció las medidas, Bashir dijo que el sistema de subsidios actual representaba un peligro para toda la economía sudanesa.

Periodistas declararon que, en una reunión el miércoles, agentes de seguridad ordenaron a los editores de los medios que publicaran sólo la versión oficial, que califica las protestas como un “sabotaje”.

El servicio de internet en el país se reanudó el jueves, un día después de haber estado caído cuando los activistas empezaron a publicar imágenes de las protestas en las redes sociales.

Bashir se ha mantenido en el poder por casi 25 años pese a las rebeliones armadas, a las sanciones de comercio impuestas por Estados Unidos, a crisis económicas, a un intento de golpe de Estado el año pasado, y a la orden de arresto emitida por el Tribunal Penal Internacional.

Washington ha encabezado los llamados para que Bashir enfrente a la justicia internacional por las masacres en el conflicto en la región de Darfur.

Reporte adicional de Louis Charbonneau; Escrito por Alexander Dziadosz y Ulf Laessing

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below