17 de octubre de 2013 / 15:06 / hace 4 años

Washington se convierte en el mayor riesgo a la economía de Estados Unidos

El Capitolio estadounidense visto detrás de una cadena en Washington, sep 30 2013. Podría ser difícil encontrar consenso en Washington en estos días, pero muchos ejecutivos corporativos y economistas parecen coincidir en un punto: el mayor riesgo a la economía más grande del mundo podrían ser sus propios representantes elegidos.Kevin Lamarque

Por Andy Sullivan

WASHINGTON (Reuters) - Podría ser difícil encontrar consenso en Washington en estos días, pero muchos ejecutivos corporativos y economistas parecen coincidir en un punto: el mayor riesgo a la economía más grande del mundo podrían ser sus propios representantes elegidos.

Crisis presupuestarias y de deuda, recortes indiscriminados de gastos y una paralización de 16 días del Gobierno no serían suficientes para llevar de nuevo a la economía estadounidense a la recesión.

Pero las equivocaciones en la política de Washington en años recientes han desacelerado significativamente el crecimiento económico y han mantenido a más o menos 2 millones de personas sin empleo, según estimaciones recientes.

Los grandes recortes de gastos son una gran razón. Pero el Gobierno en crisis también podría estar llevando a las empresas a ahorrar su dinero en vez de construir nuevas fábricas, comprar más equipamiento y contratar a más trabajadores, afirman algunos economistas.

"Cada vez soy más de la opinión de que el motivo por el cual nuestra economía no puede aumentar su marcha es debido a la incertidumbre creada por Washington", afirmó Mark Zandi, economista jefe de Moody's Analytics.

El Congreso votó el miércoles por reabrir el financiamiento al Gobierno y extender su autoridad de endeudamiento hasta febrero del próximo año.

Sin embargo, el acuerdo no logró resolver las disputas subyacentes que llevaron a la crisis, lo que ha hecho que muchos teman que nuevos enfrentamientos puedan repetirse en unos pocos meses más.

El plan establece un foro para intentar forjar un acuerdo presupuestario más permanente, pero pocos esperan que tenga éxito.

"Tenemos crisis tras crisis tras crisis y tiene un impacto corrosivo en la economía", afirmó Greg Valliere, analista de Potomac Research Group. "Si tú tienes un negocio, ¿cómo haces planes en este ambiente?", agregó.

No todos los economistas concuerdan con que el circo político en Washington esté perjudicando a la economía en forma medible.

Aunque las preocupaciones sobre el techo de la deuda han elevado los costos de endeudamiento del Gobierno durante la última semana, esos incrementos han sido mínimos y el índice accionario S&P 500 continúa cerca de su máximo nivel histórico.

LENTA RECUPERACION

Sin embargo, el ritmo de recuperación desde la recesión del 2008-2009 ha sido inusualmente lento.

Aunque la producción económica total de Estados Unidos es ahora mayor a lo que era antes de la recesión, el nivel de inversión privada permanece por debajo a lo que era en el 2007.

Los empleadores también siguen contratando a trabajadores a un ritmo más lento que antes de la recesión.

Desde el fin de la crisis financiera, Washington ha enviado una sacudida tras otra. Los demócratas aprobaron amplias reformas al sistema de salud y al sector financiero en el 2010 que, sean cuales sean sus méritos, impusieron cambios clave en dos pilares de la economía post-industrial de Estados Unidos.

La inquietud pública con la reforma a la ley de la salud ayudó a los republicanos a ganar el control de la Cámara de Representantes en el 2010, lo que dio paso a una era de división gubernamental que ha llevado a reiteradas disputas por impuestos y gastos.

Una cuasi paralización en abril del 2011 llevó a una disputa sobre el techo de la deuda en julio y agosto de ese año, que colocó al país al borde de la cesación de pagos y provocó su primera rebaja de calificación crediticia.

En un informe divulgado el lunes, Macroeconomic Advisers estimó que 1,2 millones más de estadounidenses estarían trabajando hoy si el Congreso hubiera mantenido sus gastos discrecionales en los niveles que existían en el 2010.

La firma pronosticadora estimó que la conducta errática de Washington también elevó el desempleo en 900.000 puestos de trabajo.

Zandi de Moody's Analytics estima que la austeridad fiscal de Washington ha costado 2,25 millones de empleos. Sin esas medidas, la tasa de desempleo sería de un 6,3 por ciento ahora en vez de un 7,7 por ciento, asegura.

Incluso muchos de los que no concuerdan con la idea de que la incertidumbre sobre política monetaria ha dañado a la economía convienen en que los recortes de gastos y aumentos de impuestos deberían haber sido aplicados en forma más gradual.

"La consolidación fiscal ha sido un gran lastre en la economía", dijo Paul Ashworth, economista de Capital Economics.

El Fondo Monetario Internacional calificó los esfuerzos de reducción del déficit de Estados Unidos como "excesivamente rápidos y mal diseñados" en junio y dijo que los recortes de gastos reducirían casi en la mitad el crecimiento económico estadounidense este año.

Reporte adicional de Jason Lange. Traducido por Patricio Abusleme. LEA

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below