28 de octubre de 2013 / 11:19 / en 4 años

Fed no reduciría programa de estímulo esta semana, espera una visión económica más clara

La entrada al edificio de la Reserva Federal en Washington, jul 31 2013. Los funcionarios de la Reserva Federal probablemente no harán cambios a la política monetaria de Estados Unidos esta semana debido a que esperan por más evidencias que muestren cuánto afectó a la economía la disputa presupuestaria en Washington. REUTERS/Jonathan Ernst

Por Alister Bull

WASHINGTON (Reuters) - Los funcionarios de la Reserva Federal probablemente no harán cambios a la política monetaria de Estados Unidos esta semana debido a que esperan por más evidencias que muestren cuánto afectó a la economía la disputa presupuestaria en Washington.

De hecho, podrían abstenerse a actuar por el resto del año.

“Yo diría que enero o marzo en este punto”, comentó el economista jefe de Raymond James en San Petersburgo, Florida, Scott Brown, sobre cuándo la Fed podría comenzar a reducir sus estímulos monetarios.

“Las posibilidades para diciembre son menores a 50/50”, agregó.

Datos económicos divulgados desde el fin de un cierre parcial del Gobierno han sido sorprendentemente débiles. El crecimiento del empleo se desaceleró en septiembre, un período que precedió la paralización parcial de 16 días del Gobierno, y los planes de inversión de las empresas disminuyeron.

La confianza de los consumidor y de las empresas podrían sufrir un daño duradero después de que los políticos casi llevaron al país a una cesación de pagos al negarse a elevar el límite de endeudamiento de Estados Unidos hasta el último momento, en un acuerdo que sólo pospone la lucha fiscal hasta el próximo año.

Lo que es peor, la paralización interrumpió la recolección de datos en octubre, lo que opaca el panorama para los funcionarios de la Fed que buscan señales de fortaleza en la economía.

Además de la incertidumbre económica, las funcionarios podrían estar dubitativos a la hora de hacer un cambio dramático en la política económica debido al próximo cambio de presidente del banco central.

El presidente Barack Obama nominó a Janet Yellen, la actual vicepresidenta de la Fed, para reemplazar a Ben Bernanke como máxima autoridad de la Fed cuando su mandato termine en enero.

El cambio pendiente en la cúspide de la Fed opaca el panorama para cualquier cambio por el momento en su llamada guía futura sobre tasas de interés.

“Es difícil ver una razón convincente para cambiar la política (monetaria) o incluso para hacer cambios importantes en la declaración (de la Fed)”, comentó el economista jefe para Estados Unidos en Barclays en Nueva York Dean Maki.

El comité de política monetaria del banco central divulgará un comunicado sobre su decisión el miércoles, al finalizar una reunión de dos días a las 1800 GMT).

TASAS DE INTERES

La Fed sorprendió a los mercados en septiembre, cuando optó en contra de desacelerar su programa de compras de bonos desde el ritmo actual de 85.000 millones de dólares.

En junio, el banco central anunció que esperaba comenzar a reducir el programa antes de fin de año, con miras a detenerlo completamente a mediados del 2014.

Las señales de debilidad económica desde la reunión de septiembre han reivindicado la cautela de la Fed y los economistas ahora creen que los funcionarios esperarán hasta el próximo año para asegurar que la recuperación adquiera fuerza.

“La Fed probablemente no tiene en este punto una visión enérgica sobre cuándo la Fed comenzará a reducir (sus estímulos). Querrán ver cómo la paralización afecta al cuarto trimestre, así como un par más de informes de empleo”, comentó Maki, quien cambió su pronóstico para una reducción de estímulos a marzo del 2014 desde diciembre de este año.

Para impulsar el crecimiento y las contrataciones, la Fed ha mantenido las tasas de interés cerca de cero desde fines del 2008 y también ha cuadruplicado su hoja de balance a cerca de 3,7 billones de dólares a través de enormes rondas de compras de bonos en más esfuerzos por mantener las tasas bajas.

La Fed ha prometido no elevar las tasas hasta que el desempleo caiga a al menos un 6,5 por ciento, siempre y cuando la inflación se mantenga por debajo de un 2,5 por ciento. La tasa de desempleo fue de un 7,2 por ciento en septiembre.

Esos umbrales supuestamente impedirían que los costos del crédito se eleven rápidamente una vez que la Fed comience a reducir sus compras de bonos.

Las minutas de la reunión de septiembre de la Fed mostraron que los funcionarios discutieron sobre el fortalecimiento de la guía futura, ya sea mediante una disminución del umbral de desempleo o prometiendo no subir las tasas si el panorama de inflación fuera mejor a cierto piso.

Desde la reunión de septiembre, las expectativas sobre el primer aumento de tasas fueron cambiadas a abril del 2015 como fecha más próxima, que reduce cualquier presión que los funcionarios de la Fed puedan haber sentido para cambiar la guía futura.

Traducido por Patricio Abusleme

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below