9 de diciembre de 2013 / 16:58 / en 4 años

Comisiones de Senado México aprueban en lo general reforma energética, sigue debate

Senadores del Partido de la Revolución Democrática sostienen afiches que rezan "No a la privatización de Pemex" antes de comenzar un debate sobre una reforma energética en Ciudad de México, dic 9 2013. Tres comisiones de senadores mexicanos votarían el lunes en lo general un proyecto de reforma energética que facilitaría la inversión privada en la reservada industria de los hidrocarburos, en lo que sería la mayor apertura en décadas del estratégico sector. REUTERS/Henry Romero

MEXICO DF (Reuters) - El Senado de México aprobó el lunes en comisiones y en términos generales un proyecto de reforma energética que permitirá la inversión privada en la industria de hidrocarburos a través de contratos potencialmente lucrativos, en la mayor apertura del sector en décadas.

De inmediato empezaron las discusiones en detalle del articulado de la iniciativa, que fue negociada por legisladores del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del conservador Partido Acción Nacional (PAN).

Ante la gran cantidad de reservas presentadas por los legisladores, se espera que el proceso de aprobación definitiva en comisiones se prolongue por varias horas.

El izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), cuyos senadores en las comisiones votaron en contra, reiteró sus agrias críticas a la iniciativa, a la que considera una privatización del estratégico sector energético mexicano, que ha estado reservado al Estado desde la nacionalización de 1938.

El dictamen establece varias modalidades de contratos para atraer a inversores privados que incluyen los actuales de servicios, los de ganancias y de producción compartida y también las licencias.

Las comisiones habían comenzado el domingo la discusión del proyecto y declararon un receso para reanudar los debates el lunes en la mañana.

Aunque la propuesta asegura que se mantendrá la propiedad de los hidrocarburos por parte del Estado, los senadores del PRD se alinearon al inicio de la sesión delante del podio con pancartas que rezaban “No a la privatización” y entonaron el himno nacional mexicano.

Las comisiones suspendieron temporalmente la sesión para oír las denuncias del PRD y luego retomaron las discusiones después de las 1500 hora local (2100 GMT).

OPTIMISMO EN MERCADOS

El peso mexicano y la bolsa de valores reaccionaron con optimismo ante los avances en la iniciativa.

El Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto considera que la reforma es clave para apuntalar la estancada producción de hidrocarburos y dar un nuevo impulso a la segunda economía de América Latina, décima productora mundial de crudo.

México lucha desesperadamente por levantar una producción de crudo que se ha estabilizado en alrededor de 2.5 millones de barriles por día (bpd) frente al tope de 3.4 millones de bpd en el 2004, desde donde empezó a declinar.

El plan propone modalidades que van desde contratos de servicios, de utilidad o producción compartida o de licencias, para llevar a cabo, por cuenta de la nación, exploración y extracción de crudo e hidrocarburos sólidos, líquidos o gaseosos, incluyendo las que puedan realizar las empresas productivas del Estado con particulares.

El proyecto dice que las empresas privadas que participen no podrán registrar como suyas las reservas de petróleo y gas. Pero podrán hacerlo para efectos contables y financieros siempre y cuando se afirme que los hidrocarburos son propiedad de la nación.

Por otra parte, propone como contraprestación por parte del Estado el pago en efectivo, para contratos de servicio; un porcentaje de la utilidad, para los de utilidad compartida; un porcentaje de la producción obtenida, para los de producción compartida; así como la transmisión de hidrocarburos una vez extraídos del subsuelo, para las licencias.

La iniciativa pulida entre el PAN y PRI es más ambiciosa que la que planteó originalmente el presidente, que sólo consideraba contratos de utilidad compartida, lo que según expertos no era suficientemente atractivo para las firmas privadas extranjeras.

En el proyecto también se prevé la creación del llamado Fondo Mexicano del Petróleo para manejar la renta petrolera, que sería un fideicomiso en el banco central (Banxico) y elimina la política de subsidios generalizados a energéticos para sustituirlos por subsidios puntuales.

Respecto al sector eléctrico, el predictamen propone que respecto a la transmisión y distribución de energía no se otorguen concesiones, pero que el Estado podría celebrar contratos con particulares en las demás actividades de esa industria.

Reporte de Ana Isabel Martínez, con reporte adicional de Noé Torres. Editado por Gabriel Burin

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below