16 de diciembre de 2013 / 19:03 / en 4 años

Venezuela reformará su sistema de administración de divisas

Por Diego Oré y Brian Ellsworth

CARACAS (Reuters) - El Gobierno de Venezuela reformará su complejo sistema de administración de divisas para obtener más bolívares por cada dólar que vende y aumentar su control sobre la asignación de moneda extranjera, un mecanismo que asegura ha sido utilizado para fraudes cambiarios.

El país petrolero retirará gradualmente el sistema principal de administración de divisas al tipo de cambio controlado de 6,3 bolívares por dólar (Cadivi) -vigente desde hace una década- y reformará su sistema secundario Sicad, dijo el lunes el ministro de Petróleo y Minería, Rafael Ramírez.

Hasta ahora el Cadivi lleva a cabo el 90 por ciento de la entrega de divisas y el resto es manejado por el Sicad, que vende dólares a través de subastas para importadores y viajeros a un tipo de cambio más débil que, aunque no ha sido revelado, participantes estiman entre 12 y 14 bolívares por dólar.

Al vender más caros los dólares que llegan al país por inversiones petroleras, turismo y ventas de oro, la demanda tendería a ser menor.

Así, el Gobierno de Nicolás Maduro obtendría más dólares en sus arcas para aumentar importaciones, evitar la escasez de productos básicos e intentar domar el dólar paralelo, que cotiza 10 veces por encima del oficial.

Si bien las autoridades venezolanas aseguran que un 92 por ciento de las importaciones se realizan con dólares oficiales, un informe de la consultora privada Ecoanalítica estimó que al menos un 30 por ciento de los productos son indexados al costoso dólar no oficial.

“Cadivi ha sido superado como un mecanismo de asignación de divisas, ha sido perforado por sectores que han actuado al margen de la ley”, explicó Ramírez en rueda de prensa.

“Eventualmente, Cadivi va a dar paso a otro mecanismo y a otra estructura para asignación de divisas (...) el Sicad va a continuar y se convertirá en un mecanismo de control y manejo definitivo de nuestras divisas”, agregó.

Por el momento se mantendrá la tasa Cadivi de 6,3 bolívares por dólar en el sector de alimentos, medicinas, tecnología y educación, entre otras industrias consideradas prioritarias por el Gobierno.

¿DEVALUACION IMPLICITA?

Para algunos analistas, la medida implica una devaluación subrepticia.

“El Gobierno quiere desviar más transacciones de Cadivi a Sicad; en ese sentido, (la medida) es similar a una devaluación sigilosa del bolívar, sin el costo político de una devaluación regular”, dijo el analista Alfredo Ramos, de Goldman Sachs.

La inflación anualizada, que rozó el 55 por ciento a octubre, y el desabastecimiento han golpeado los salarios de los venezolanos y puesto presión a la gestión de Maduro, quien llegó a la presidencia tras vencer por estrecho margen en unas elecciones convocadas luego de la muerte de Hugo Chávez.

Deudas en la liquidación de divisas oficiales han ocasionado retrasos en los últimos meses en las importaciones necesarias para mantener a flote la economía venezolana.

La reforma en los mecanismos de administración de divisas también daría más control a las autoridades sobre la entrega de dólares. En una reciente entrevista con Reuters, el Gobierno aseguró que el 40 por ciento de las empresas que le compran dólares al tipo de cambio oficial son fantasma.

Cadivi liquidó el año pasado unos 31.145 millones de dólares, de los cuales fueron desviados entre 15.000 y 20.000 millones, según datos oficiales. Este año se ha autorizado el desembolso de unos 33.000 millones de dólares.

DISTORSION

Venezuela, dueña de las mayores reservas de petróleo del mundo tiene también la gasolina más barata del planeta.

Haciendo eco de los comentarios que surgieron en días recientes, Ramírez dijo que los venezolanos deben considerar un aumento en el precio de la gasolina que solo comercializa la petrolera estatal PDVSA en todo el país a través de su red de gasolineras.

“Tenemos que darle una discusión nacional de si ha llegado el momento o no de cobrar la gasolina (...) este tema se ha convertido en una distorsión”, dijo Ramírez agregando que el subsidio le cuesta al fisco 12.500 millones de dólares anuales.

Los funcionarios se han mostrado renuentes a aumentar el precio de la gasolina desde 1989 debido a los disturbios de ese año provocados, en gran parte, por un alza del precio del combustible y que se conocen popularmente como el Caracazo.

Sin embargo, en 1997 se realizó el más reciente aumento de la gasolina cuando se incrementó un 27 por ciento.

Cerca de una década de inflación de dos dígitos han comido poco a poco el precio del combustible y generado enormes pérdidas para PDVSA. Ramírez señaló que un consumidor puede comprar 250 litros de diesel por el costo de una gaseosa.

“Esto no tiene sentido para nada (...) en este país no se paga por la gasolina, PDVSA paga para que la echen”, dijo.

Reporte adicional de Andrew Cawthorne; Editado por Pablo Garibian

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below