23 de enero de 2014 / 14:28 / hace 4 años

Banco Central de Brasil mantiene abiertas opciones, apunta a precios

Por Alonso Soto

BRASILIA (Reuters) - El Banco Central de Brasil no se comprometió el jueves a reducir el ritmo del endurecimiento monetario en su próxima reunión de política debido a que la inflación permanece persistentemente alta, indicando que la próxima decisión sobre las tasas de interés dependerá de la evolución de los precios.

La entidad dijo en las minutas de su reunión de política monetaria de la semana pasada que la inflación ha sido levemente más resistente a lo esperado y que permanecerá alta en el 2014. Además, remarcó que la dinámica de los salarios continuará presionando a la inflación.

En la reunión del 15 de enero, el comité de política monetaria (Copom) de ocho miembros sorprendió a la mayoría de los economistas al subir su tasa de interés referencial Selic en 50 puntos básicos, a un 10,50 por ciento, su máximo nivel en cerca de 2 años.

Los analistas esperaban un aumento de sólo 25 puntos básicos.

Sin embargo, señaló que podría comenzar a aliviar el ritmo de su ciclo de endurecimiento monetario en su próxima reunión pues en las minutas, el banco central dijo que la decisión de elevar la tasa Selic en 50 puntos básicos era apropiada "en este momento".

"El banco dejó la puerta muy abierta ya sea a mantener el ritmo de alzas o frenarlo", dijo Flavio Serrano, un economista de Espirito Santo Investment Bank. El banco central "está diciendo que su próximo movimiento dependerá de los próximos datos de inflación".

La inflación anualizada se moderó al 5,63 por ciento en los 12 meses a mediados de enero, dato que hizo bajar los rendimientos de los futuros de las tasas de interés de Brasil ya que los operadores reducían las apuestas a que el banco central mantendría el ritmo agresivo de alzas de tasas en su próxima reunión.

En esa instancia, programada para el 26 de febrero, el responsable del organismo, Alexandre Tombini, enfrenta una decisión difícil.

Si opta por otro aumento de tasas, eso moderaría la inflación pero al costo de enfriar a una economía que ya está titubeante. En el tercer trimestre del 2013, la actividad se contrajo el 0,5 por ciento contra el segundo.

La presidenta Dilma Rousseff, quien buscaría la reelección en octubre, podría enfrentarse a la presencia tanto de una inflación alta como de la perspectiva de un virtual estancamiento económico este año.

Reporte adicional de Silvio Cascione y Anthony Boadle

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below