10 de abril de 2014 / 14:28 / en 4 años

Fitch espera que próximo Gobierno de Brasil haga ajustes fiscales

Por Walter Brandimarte

Las oficinas de Fitch Ratings en Nueva York, feb 6 2013. Fitch Ratings dijo el jueves que espera que el próximo gobierno de Brasil dé soporte a su calificación crediticia con la adopción de políticas de ajuste que mejoren su desempeño fiscal y aumenten la confianza de los inversionistas. REUTERS/Brendan McDermid

RIO DE JANEIRO (Reuters) - Fitch Ratings dijo el jueves que espera que el próximo Gobierno de Brasil apoye su calificación crediticia con la adopción de políticas de ajuste que mejoren su desempeño fiscal y aumenten la confianza de los inversionistas.

En una conferencia telefónica con inversores, la analista de Fitch Shelly Shetty dijo que las bajas tasas de crecimiento y un deterioro de las cuentas fiscales son las principales preocupaciones de la firma calificadora.

La calificación actual de Fitch para Brasil es “BBB”, el segundo nivel más bajo dentro del grado de inversión, con una perspectiva estable.

Las declaraciones sugieren que Fitch está dispuesto a otorgar el beneficio de la duda al próximo presidente de Brasil, que será electo en octubre.

También podría ayudar a disipar el temores a que Brasil sufra dentro de poco otra baja en su calificación de crédito soberana, luego de la decisión de la agencia Standard & Poor’s de recortar la nota del país a “BBB-” el mes pasado.

“Creemos que el deterioro de los fundamentos de crédito que hemos visto hasta ahora en Brasil están ampliamente dentro del nivel de tolerancia de la calificación ‘BBB’”, sostuvo Shetty.

Sin embargo, en los próximos años Fitch desea ver ajustes “para atraer la inversión privada e impulsar la confianza, que se ha visto afectada por la incertidumbre en torno a las políticas”.

Sin una mejoría de la tasa de inversión será “muy difícil” para Brasil crecer a un ritmo de cerca de 4 por ciento al año, indicó Shetty.

La economía brasileña no ha podido expandirse por encima del 3 por ciento desde que la presidenta Dilma Rousseff asumió el poder en 2011. Este año, se prevé que el país se expanda menos del 2 por ciento, pese a que acoge el Mundial de Fútbol, que según Fitch tendrá un impacto “insignificante” en la actividad.

Fitch espera que las compañías brasileñas sufran más rebajas que alzas en sus calificaciones este año, puesto que el descenso de la liquidez global complica las condiciones financieras.

No obstante, dijo que la nota de la petrolera estatal Petrobras posiblemente permanecerá en línea con la calificación soberana de Brasil, pese a los desafíos que representa el financiamiento del enorme plan de expansión de la compañía.

Petrobras aún tiene “un apalancamiento manejable, pese al hecho de que el área de exploración y producción continúa reportando pérdidas y de que la compañía está bajo un agresivo plan de capital por 220.000 millones de dólares hasta el 2018”, agregó.

Reporte de Walter Brandimarte; Editado en español por Silene Ramírez y Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below