16 de mayo de 2014 / 12:27 / en 4 años

Portugal sale del rescate más pobre y todavía lejos de recuperación

Por Axel Bugge y Andrei Khalip

En la imagen de archivo, voluntarios reparten comida entre necesitados en Lisboa, mayo 14. Mientras el Gobierno de Portugal brinda por su salida del rescate internacional que impuso años de austeridad a sus ciudadanos, la portuguesa Alexandra Capelo no está de humor para celebraciones. REUTERS/Rafael Marchante

LISBOA (Reuters) - Mientras el Gobierno de Portugal brinda por su salida del rescate internacional que impuso años de austeridad a sus ciudadanos, la portuguesa Alexandra Capelo no está de humor para celebraciones.

Capelo, madre de dos hijos y afincada en el modesto barrio de Almada, a un lado del Tajo, es una de las casi 800.000 personas, casi el 15 por ciento de la fuerza laboral, que sigue desempleada mientras el país retoma el control de sus finanzas.

“Las cosas han empeorado desde el año pasado, en cuestión de negocios y empleos”, dijo Capelo, que ha dependido de un negocio de dulces hechos en casa para complementar su beneficio por desempleo desde que fue despedida como diseñadora gráfica en enero.

El sábado, Portugal se convertirá en el segundo país de la zona euro que sale del rescate, después de Irlanda, tras haberse ceñido a la receta de austeridad de la Unión Europea para combatir la crisis de la zona euro.

El programa de rescate por 78.000 millones de euros de la UE y el Fondo Monetario Internacional creado en 2011 para un país casi en la bancarrota, concluirá formalmente con un presupuesto portugués en mucho mejor estado y con los costos de endeudamiento en mínimos de ocho años.

Pero una caída sorprendente del 0,7 por ciento de su PIB en el primer trimestre subraya los riesgos inherentes al plan de recuperación económica, ya que, al centrarse en alimentar el crecimiento de las exportaciones reduciendo costos laborales, se ha vuelto dependiente de la volátil demanda exterior.

Esos datos, publicados el jueves, también ilustraron lo lejos que está el país de una recuperación económica duradera.

El banco central de Portugal subrayó los retos, diciendo que los progresos realizados bajo el rescate eran insuficientes, y dijo que para asegurar un crecimiento sostenido y que los bancos vuelvan a prestar de nuevo harán falta más reformas.

Pero ya que el Gobierno, que no dependerá de la ayuda, mira con ansiedad las elecciones de 2015, estas reformas podrían no llegar a materializarse.

DEVALUACIÓN INTERNA

Para aquellos que han perdido sus puestos de trabajo o visto recortados sus salarios, la vida después del rescate plantea dolorosas preguntas: ¿merecieron la pena las reformas y proporcionarán suficiente crecimiento para crear empleo y mejores condiciones de vida?

Más al sur, en la ciudad industrial de Setubal - una de las más pobres de Portugal con un alto desempleo - hay pocos indicios de un crecimiento que, antes de estancarse, había vuelto a registrar tasas positivas en el segundo trimestre del año pasado.

“Los niveles de pobreza siguen empeorando, especialmente entre la gente de entre 25 y 40 años que ha perdido su puesto de trabajo”, dijo Constantino Alves, sacerdote que gestiona un comedor social para los pobres.

“Tenemos parejas jóvenes, padres con niños que piden comida y ayuda. Hay varios pequeños empresarios que tenían tiendas aquí y ahora están en la pobreza extrema, comiendo aquí. Muchos han perdido la fe en encontrar un trabajo. Es una crisis de confianza”, dijo.

El problema, dicen los economistas, es que las reformas ya aplicadas durante los tres años de recesión y austeridad sólo tendrán un impacto retrasado.

“Hay políticas económicas que son muy difíciles de reformar. La única forma de cambiar es progresivamente”, dijo Antonio Barroso, vicepresidente sénior de la consultoría Teneo Intelligence en Londres.

El Gobierno ha abaratado la contratación y el despido. Eso ha rebajado el costo de los negocios y ha ayudado a reducir el desempleo desde un máximo del 17,5 por ciento en 2013.

Pero muchos observadores dicen que puesto que la austeridad durante el rescate se centró de forma abrumadora en el recorte de costos -como en los salarios del sector público y las pensiones - y subidas de impuestos, las reformas más profundas que habrían reducido el tamaño del Estado o dado un enfoque más exportador a la economía no han tenido lugar.

“El programa de ajuste (rescate) básicamente se ha basado en la devaluación interna”, dijo Antonio Costa Pinto, analista político de la Universidad de Lisboa.

Eso ha contentado a los acreedores. Los costos laborales en Portugal cayeron un ocho por ciento desde 2011 a 11,6 euros la hora en 2013, según la agencia de estadísticas de la UE, Eurostat. El ajuste supuso mejoras competitivas y el valor de las exportaciones subió a un 41 por ciento del PIB el año pasado.

Pero la Comisión Europea dijo que después de que los salarios bajaran alrededor de un cinco por ciento entre 2010 y 2013, Portugal aún está a medio camino de recortar los salarios a niveles que reducirían el desempleo de forma tangible.

“Los retos de Portugal siguen siendo los mismos”, dijo Costa Pinto, subrayando la necesidad de ganar más competitividad.

Traducido por Emma Pinedo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below