28 de mayo de 2015 / 20:40 / hace 2 años

ACTUALIZA 1-Gremio de aceiteros y empresas de Argentina, optimistas por eventual acuerdo para fin de huelga

(Añade cita de líder de cámara empresarial, detalles, cambia redacción)

Por Maximilian Heath y Maximiliano Rizzi

BUENOS AIRES, 28 mayo (Reuters) - Empresarios y trabajadores de la agroindustria de Argentina que negocian un aumento salarial consideraron el jueves que están cerca de cerrar un acuerdo que permita levantar una huelga que lleva más de tres semanas en la principal región agroportuaria del país.

Las expectativas de una pronta resolución del conflicto -que desde el martes afecta los embarques de granos y derivados en gran parte de las terminales- presionaron el jueves a los futuros de soja en la plaza de Chicago <0#S:>.

Argentina es el tercer exportador mundial de soja y el principal de la harina y aceite de la oleaginosa.

El conflicto ha generado conmoción en todo el sector y ha causado prácticamente la paralización del mayor mercado de soja de Argentina.

“Nosotros somos optimistas de la negociación. Lo único que tendríamos que ver es de qué manera se establece” el acuerdo, dijo a Reuters el secretario general de la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Daniel Yofra, que reclama un aumento salarial que compense la alta inflación.

Según la Federación, tras una ardua negociación ya se había acordado la semana pasada con las empresas un incremento del 36 por ciento, pero el Gobierno, que monitorea de cerca las negociaciones salariales, consideraba muy elevado ese arreglo, lo que podría alimentar aún más la inflación.

“También somos cautelosamente optimistas”, dijo Andrés Alcaraz, gerente de comunicaciones corporativas y relaciones institucionales de la cámara CIARA, que agrupa a los procesadores y exportadores de granos y derivados de Argentina.

Los representantes del sindicato y de las empresas del sector estaban reunidos nuevamente el jueves en el Ministerio de Trabajo para negociar con la mediación del Gobierno, que busca limitar las alzas salariales en medio del estancamiento de la economía en un año electoral clave.

Los conflictos laborales son habituales en Argentina, un proveedor mundial clave de soja y sus derivados, donde economistas privados calculan una inflación de más del 30 por ciento anual, muy lejos de las cifras oficiales.

Hasta hace unos días la huelga no había tenido gran impacto en las exportaciones de granos y derivados del país, ya que afectaba solamente a los puertos secundarios del sur de Rosario.

Pero esta semana la situación se agravó, ya que obreros de la Federación comenzaron a bloquear los accesos a las terminales del norte del área suburbana de la ciudad de Rosario, de donde salen cerca del 80 por ciento de las exportaciones agrícolas argentinas.

La actividad en las terminales de Bunge y Cargill en esa zona se encuentra detenida ya que, debido a las protestas, “no pueden contar con personal para operar ni las plantas en molienda, ni la terminal para descarga y cargar”, dijo Guillermo Wade, gerente de la Cámara de Actividades Portuarias y Marítimas (CAPyM).

Argentina es también el cuarto exportador mundial de maíz y un importante proveedor internacional de trigo.

El conflicto ocurre en pleno auge de la temporada agrícola, ya que los productores argentinos están terminando la recolección de una cosecha récord de soja que superaría los 60 millones de toneladas. (Editado por Juliana Castilla/Gabriel Burin)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below