19 de agosto de 2015 / 13:31 / en 2 años

BREAKINGVIEWS-Deshacerse de Rousseff traería nuevos problemas para Brasil

(El autor es un columnista de Reuters Breakingviews. Las opiniones expresadas son personales.)

Por Martin Langfield

NUEVA YORK, 19 ago (Reuters Breakingviews) - Deshacerse de la presidenta Dilma Rousseff ocasionaría nuevos problemas para Brasil. Cientos de miles de personas se manifestaron por todo el país el domingo para pedir la realización de un juicio político contra ella, y algunos legisladores han dicho que lo considerarían.

Pero cualquier intento para impugnarla afectaría aún más a la economía brasileña de 2 billones de dólares, que ya está golpeada, al elevar la incertidumbre política y desalentar a los inversores.

La mayor economía latinoamericana se dirige a su peor recesión en 25 años.

En muchos aspectos, eso es el resultado del primer mandato de cuatro años de Rousseff, con un gasto público alto que mostró que el populismo puede ser fácil pero al final del camino tiene costos.

Durante los primeros siete meses de su segundo mandato la presidenta tuvo que adoptar políticas de austeridad tan impopulares que los sondeos ubicaron su índice de aprobación en un nivel tan bajo como 8 por ciento, y dos tercios de los encuestados respondieron que se debería forzar su salida del cargo.

Sus opositores e incluso algunos aliados ostensibles han agitado ese sentimiento, involucrándose en actos de sabotaje legislativo para derrotar las medidas de su administración para balancear la economía.

Eso contribuyó a que el gobierno tuviera que anunciar el mes pasado que no conseguiría su meta de superávit fiscal primario este año o el próximo.

Los credit default swaps de Brasil, que miden la percepción que tienen los inversores del riesgo crediticio del país, aumentaron unos 50 puntos básicos en las semanas posteriores, mejorando solo después de que Moody’s rebajó la calificación brasileña en solo un escalón, no dos, y declaró que su panorama era estable.

Las señales de un pobre clima de inversión abundan. La aerolínea Azul postergó su planeado lanzamiento en bolsa. Las acciones de Banco do Brasil, el banco controlado por el estado que es el mayor prestamista del país, se hundieron después de que incrementó las estimaciones de sus provisiones por pérdidas crediticias.

Las ventas minoristas bajaron en junio por quinto mes consecutivo. Los economistas ahora prevén que el PIB extienda su contracción hasta el 2016.

No se puede impugnar a Rousseff por detonar la economía. Sin embargo, sí podría ocurrir eso si una investigación llamada “Lavadero de Autos” sobre corrupción generalizada en la petrolera estatal Petroleo Brasileiro muestra que hubo fondos ilícitos que se canalizaron a su campaña de reelección.

Las denuncias de mal manejo de las cuentas públicas en 2014 por parte de su gobierno también podrían llevar a una impugnación.

Por ahora, ella parecería tener un principio de compromiso político con el Senado, a partir del cual podrían acordarse algunas medidas para ayudar a la economía, mientras que la Cámara Alta no ve con tanta claridad el inicio de unos complicados procedimientos de impugnación.

Salvo que ocurra alguna otra sorpresa en el caso del “Lavadero de Autos”, dejar que Rousseff termine su gobierno parecería ser una decisión económica inteligente. (Editado por Gabriel Burin)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below