16 de junio de 2017 / 20:29 / hace 4 meses

ACTUALIZA 1-Cubanos lamentan retroceso en relaciones con EEUU

(Actualiza tras anuncio de Donald Trump, agrega citas y cambia redacción)

Por Sarah Marsh y Nelson Acosta

LA HABANA, 16 jun (Reuters) - Los cubanos lamentaban el viernes el retorno a una era de relaciones más frías con Estados Unidos, luego que el presidente Donald Trump anunció un plan que endurece normas sobre viajes y negocios en la isla, revirtiendo en parte la histórica distensión que inició su predecesor, Barack Obama.

Pero más allá de las medidas anunciadas, los cubanos se sintieron decepcionados con el lenguaje del presidente estadounidense, que les recordó a las primeras décadas tras la Revolución de Fidel Castro.

“Han sido sumamente palabras fuertes, evidentemente para contentar a su audiencia en Miami”, dijo Horacio Guerra, un empleado de una cafetería en La Habana, quien como muchos cubanos pudo escuchar al mandatario de Estados Unidos hablar de “opresión comunista” en una inusual transmisión en vivo del canal Telesur en la isla.

Trump dijo que impondrá reglas más estrictas para los viajes de los estadounidenses a Cuba y restringirá los negocios que las empresas de su país pueden hacer con firmas cubanas controladas por militares en la isla.

El acuerdo entre Obama y Castro de diciembre de 2014 había generado euforia en Cuba, que esperaba una mejoría de su frágil economía.

Un incremento de los turistas de Estados Unidos impulsó al sector, especialmente en La Habana, creando más alojamientos, restaurantes, taxis y servicios de guías de la incipiente área privada.

“Estas medidas por completo destruirán nuestra economía familiar. El 100 por ciento de nuestra economía está basada en la renta de habitaciones a los estadounidenses”, dijo Alina Fernández, de 44 años y propietaria de un apartamento en el barrio de El vedado.

Sin embargo, los críticos sostienen que la distensión de Obama no mejoró la situación de los derechos humanos en la isla. Las autoridades cubanas han intensificado las detenciones de activistas y, con frecuencia, han confiscado teléfonos y computadoras portátiles.

“Cuando la administración de Obama dejó de condenar las violaciones de derechos humanos en Cuba (...) el régimen se dijo: seguimos y no pasa nada, por lo tanto vamos a seguir reprimiendo con más fuerza”, dijo José Daniel Ferrer, que lidera la Unión Patriótica, el grupo disidente más grande del país.

Otros opositores sostienen que retroceder en la distensión finalmente perjudicará a los cubanos. “Probablemente (sus medidas) no tendrán ningún beneficio en términos de derechos humanos”, dijo Eliécer Ávila, líder del grupo Somos Más.

El Gobierno cubano ha resistido a un embargo comercial de más de medio siglo y no hará ninguna concesión a Estados Unidos, bajo presiones económicas, dijo Carlos Alzugaray, un diplomático cubano jubilado.

“Indudablemente (estas medidas) van a afectar a Cuba, pero tampoco van a hundir a Cuba. Van a afectar bastante al sector privado mucho más que al Gobierno cubano”, señaló.

Algo que también anticipa María Elena Reyes, de 45 años, quien alquila habitaciones a turistas. “Este año los americanos han superado todas las expectativas para alojarse en mi casa. Ahora, el listón estará más alto para las rentas de estadounidenses. Vamos hacia un retroceso total”. (Reporte de Nelson Acosta y Sarah Marsh, editado en español por Gabriela Donoso)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below