31 de julio de 2017 / 18:14 / en 4 meses

BREAKINGVIEWS-Sanciones EEUU contra Venezuela podrían ser arma de doble filo

(La autora es columnista de Reuters Breakingviews. Las opiniones expresadas son personales.)

Por Anastasia Chacon

WASHINGTON, 31 jul (Reuters Breakingviews) - El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo que la votación del domingo para una nueva Asamblea Constituyente le daría paz al país, pero es probable que el primer impacto sea una ampliación de las sanciones de Estados Unidos en contra de la nación sudamericana.

Nuevas medidas comerciales de Washington podrían envalentonar a quienes se oponen a Maduro, incluyendo a los militares. Eso le ofrece esperanzas a los venezolanos, pero empresas estadounidenses como Phillips 66 y Chevron compartirían los costos.

Miembros del nuevo organismo legislativo elegido el domingo tendrán la autoridad de reescribir la Constitución y de invalidar a la Asamblea Nacional controlada por la oposición, fortaleciendo el control del poder del presidente socialista.

La administración del presidente Donald Trump, que la semana pasada impuso sanciones contra 13 de los más cercanos aliados de Maduro, ha amenazado con responder atacando al sector petrolero del país sudamericano con nuevas restricciones.

El petróleo aporta un 95 por ciento de los ingresos de Venezuela por exportaciones y Estados Unidos es el mayor mercado generador de liquidez para la petrolera estatal PDVSA .

Una reducción en los ingresos petroleros ajustaría más el presupuesto del gobierno para necesidades básicas y elevaría el riesgo de que Venezuela incumpla los pagos de sus deudas en moneda extranjera este año.

Ambas dinámicas exacerbarían la inestabilidad social y podrían llevar al ejército -renuente a usar la violencia excesiva contra los civiles y que quiere mantener sus propias entradas de dólares- a reconsiderar su lealtad a Maduro y a obligarlo a negociar un traspaso del poder.

Venezuela es el tercer mayor proveedor de crudo a Estados Unidos, con un promedio de 741.000 barriles por día el año pasado, según datos de la Administración de Información de Energía.

Empresas estadounidenses como Phillips 66 y Chevron, que recibieron un 18,5 y un 13,1 por ciento de las exportaciones de crudo venezolano en 2016, sentirán el impacto si Washington interrumpe ese comercio. Aun si nuevas sanciones prohíben sólo exportaciones a Venezuela, las petroleras estadounidenses tendrían mucho que perder.

Venezuela compró 75.000 barriles por día de crudo ligero de Estados Unidos en 2016, o casi un 15 por ciento de los envíos estadounidenses. PDVSA lo mezcla con su crudo pesado para hacerlo comercialmente viable. Las refinerías estadounidenses que venden a Venezuela tendrían que encontrar otros clientes.

La industria petrolera estadounidense ya enfrenta los costos de las sanciones del gobierno contra Rusia e Irán. Medidas económicas contra Venezuela podrían tener éxito diplomático, pero con toda seguridad tendrían un precio adicional. (Editado en español por Janisse Huambachano)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below