December 22, 2017 / 7:14 PM / 6 months ago

ANÁLISIS-Estrategias de Boeing y Airbus impulsan las ofertas por fabricantes de aviones pequeños

Por Tim Hepher y Brad Haynes

PARÍS/SAO PAULO, 22 dic (Reuters) - Airbus y Boeing se están uniendo a rivales más pequeños para sumar ventas de productos de menor tamaño a su duopolio de aviones comerciales, pero ambos líderes del sector aeronáutico también están sentando las bases de una visión estratégica de más largo plazo contra amenazas más poderosas, como China.

El fabricante estadounidense de aviones Boeing Co y la brasileña Embraer SA anunciaron el jueves que estaban discutiendo una “posible asociación” que se centraría en los aviones de pasajeros, lo que confirmó un reporte publicado por el diario The Wall Street Journal.

La noticia se conoció justo dos meses después de que Airbus , el archirrival europeo de Boeing, acordó comprar una participación mayoritaria en el programa de aviones CSeries de Bombardier Inc., el rival canadiense de los modelos E-Jets de Embraer.

“Inicialmente, parece que se intenta desafiar la oferta de los CSeries”, dijo el consultor Jerrold Lundquist, director administrativo de The Lundquist Group, uno de los primeros observadores de la industria en predecir la unión. “Una de las cosas que los CSeries aportan a Airbus es la capacidad de ofrecer una línea de productos más amplia”, agregó.

Tanto los E-Jets de Embraer, que generalmente oscilan entre 70 y 130 asientos, y en mayor medida los CSeries de Bombardier coinciden en los extremos de las carteras de grandes aviones de Airbus y Boeing, pero los productos son considerados principalmente complementarios. Los aviones más pequeños de Airbus y Boeing parten en 125 asientos.

Los vínculos comerciales permiten a los fabricantes de aviones ofrecer paquetes de acuerdos y ampliar las oportunidades para generar ingresos y ganancias, dijo una persona familiarizada con el acuerdo de los CSeries.

Boeing ahora parece ahora haberse adaptado a este enfoque después de inicialmente, al menos en público, desestimar el acuerdo entre Airbus y Bombardier, dijeron el jueves varios analistas.

Pero las alianzas propuestas, ninguna de las cuales se ha concretado, no son simplemente para sumar ingresos y flujo de efectivo, según analistas y fuentes de la industria.

En primer lugar, podrían conducir rápidamente a una superposición técnica.

“Si Boeing comienza a colaborar con Embraer, podrías imaginarlos creando algo en conjunto para la cabina de Boeing”, dijo Lundquist. Otros ven beneficios similares para Airbus.

Más importante aún, amplían el frente de batalla para la siguiente ronda de proyectos en 2030 y después: una en la que los fabricantes occidentales de aviones enfrentarán la creciente competencia de China y Rusia, y podrían confiar en sus nuevos socios para diluir el riesgo.

PREPARANDO LA PRÓXIMA GENERACIÓN

Boeing y Embraer ya se habían preparado precisamente para esa clase de unión en unas conversaciones confidenciales hace más de una década.

En octubre, Reuters informó que el esquema para la posible respuesta de Boeing-Embraer al acuerdo entre Airbus y Bombardier ya existía en los planes para una nueva generación de aviones de un solo pasillo, para los cuales hubo previamente una colaboración entre Boeing y Brasil.

Los planes para un avión completamente nuevo se suspendieron cuando Boeing y Airbus se centraron en las remodelaciones de motores de los modelos existentes, aprovechando unos ahorros de combustible considerados lo suficientemente fuertes como para mantener a raya a los competidores chinos y rusos por otros 10 ó 15 años.

Pero los planes para una cooperación más profunda entre Embraer y Boeing se mantuvieron y, rompiendo el status quo, el acuerdo de Airbus con Bombardier podría haberlo resucitado.

“Embraer le da a Boeing acceso a tecnología para aviones pequeños para su aplicación en un avión de cabina angosta de próxima generación”, dijo el analista de Morningstar Chris Higgins en una nota.

Una fuente con conocimiento del asunto dijo que Boeing ya se había acercado a Embraer dos veces, en 2002 y 2006, para sellar un acuerdo. En esos momentos, el gobierno brasileño vetó cualquier trato, diciendo que Embraer era una compañía “estratégica” para el país.

El presidente brasileño Michel Temer, que asumió el cargo el año pasado, ha impulsado una agenda más favorable al mercado que sus predecesores.

Los acuerdos con empresas más pequeñas pueden darles más opciones a Airbus y Boeing cuando desarrollen los sucesores del Boeing 737 y del Airbus A320, lo que tal vez les permita ofrecer un trío de jets grandes junto a un par de aviones más pequeños.

Para Boeing, sin embargo, podría haber otra apuesta en juego.

La firma estadounidense está considerando lanzar un avión de doble pasillo de 220 a 260 asientos en el llamado mercado intermedio, desafiando a Airbus en un segmento donde comenzó a operar hace más de 40 años. (Reporte de Tim Hepher en PARÍS y Brad Haynes en SAO PAULO. Información adicional de Tatiana Bautzer en SAO PAULO. Editado en español por Rodrigo Charme)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below