15 de abril de 2014 / 2:12 / hace 4 años

Brasileño Campos postulará a la presidencia con ecologistas

Por Anthony Boadle

BRASILIA, 14 abr (Reuters) - Eduardo Campos, un socialista amistoso con los negocios de la empobrecida región noreste de Brasil, anunció el lunes que postulará a la presidencia, prometiendo restaurar la confianza en las cuentas fiscales del país y su alguna vez bullente economía.

El dos veces gobernador del estado de Pernambuco escogió como compañera de fórmula a Marina Silva, una popular ecologista que sumará millones de votos a su candidatura. Ella también atraerá la oposición del rico sector agrícola de Brasil, del que ella es una enemiga declarada.

Campos, un político joven y carismático, espera capitalizar el creciente descontento con el gobierno del Partido de los Trabajadores, que ha estado en el poder por 13 años gracias a su promesa de mantener los programas sociales y generar más incentivos para la inversión privada.

La mayor economía de América Latina se ha desacelerado bajo la presidencia de Dilma Rousseff. Standard & Poor’s recortó la calificación crediticia de Brasil el mes pasado en un escalón a “BBB-”, la nota más baja de la agencia, citando su lento crecimiento y creciente deuda pública.

“Después de tres años, Brasil se ha detenido, el pueblo brasileño ha perdido la esperanza, y el mundo se ha desencantado de nosotros”, dijo Campos, de 48 años, en una reunión del Partido Socialista de Brasil, que lanzó su nominación.

“Los problemas económicos de Brasil son principalmente un tema de confianza y actitud. El mundo necesita ver que Brasil tiene dirección y transparencia en las cuentas de su Gobierno”, afirmó.

Campos enfrenta una dura batalla. Se encuentra tercero en los sondeos sobre intención de voto de los electores, lejos de Rousseff. Pero se ha acercado mucho al principal líder opositor, Aécio Neves, desde que unió fuerzas con Silva, una ex candidata presidencial que obtuvo 19 millones de votos en el 2010.

Un sondeo de Datafolha en la primera semana de abril mostró que el respaldo a Rousseff ha caído seis puntos porcentuales a un 38 por ciento desde febrero, Neves se mantuvo estable en 16 por ciento y Campos subió un punto a un 10 por ciento.

Con la inflación acelerándose y el riesgo de protestas contra la Copa Mundial de fútbol en junio, esas cifras podrían cambiar rápido cuando la campaña de elección comience en julio.

“Si Rousseff entra en caída libre, Campos tiene el potencial de crecer”, dijo David Fleischer, un profesor de política de la Universidad de Brasilia quien ve que las cifras de Campos han aumentado cuando los sondeos se basan en consultas que incluyen el nombre de Silva.

Mientras Campos anunciaba su candidatura en la capital, Rousseff visitaba Pernambuco para desviar la atención del ex gobernador y destacar el apoyo financiero de su Gobierno a proyectos que convirtieron al estado en uno de los de mayor crecimiento de Brasil. (Reporte de Anthony Boadle; Editado en Español por Ricardo Figueroa)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below