6 de octubre de 2014 / 2:32 / en 3 años

BREAKINGVIEWS-Posición de Brasil como país BRIC está en juego en segunda vuelta electoral

(El autor es un columnista de Breakingviews. Sus opiniones son personales)

Por Martin Hutchinson

NUEVA YORK, 6 oct (Reuters Breakingviews) - La posición de Brasil como país miembro del BRIC está en juego en la actual elección presidencial, cuya decisiva segunda vuelta se realizará el 26 de octubre.

El país fue bautizado como una oportunidad especial de crecimiento por Goldman Sachs en el 2001.

Durante una década, su auge financiado por las materias primas justificó esa definición. En caso de que la presidenta Dilma Rousseff gane un segundo mandato, derrotando a su rival pro-empresarial Aécio Neves en el balotaje, no resulta obvio que Brasil retorne a su posición más favorable a la inversión.

Cuando el economista de Goldman Jim O‘Neill denominó a Brasil un miembro del grupo BRIC de importantes países que podrían desarrollarse rápidamente, el país sufría con una alta deuda y se consideraba que estaba en peligro de una moratoria si el izquierdista Luis Inácio Lula da Silva ganaba las elecciones del 2002.

Pero las moderadas políticas fiscales de Lula y el impulso recibido del alza de las materias primas hizo que la deuda de Brasil pareciera mucho menos amenazante, con la agencia Moody’s elevando su calificación crediticia en seis escalones entre el 2002 y el 2011.

Más recientemente, la posición de Brasil comenzó a caer, con las proyecciones de crecimiento por debajo del 3 por ciento para el 2014.

El superávit primario del país, que excluye el servicio de la deuda, ha declinado sustancialmente desde un 2,8 por ciento del PIB en el 2009.

Pero es improbable que se alcance la meta de un 1,9 por ciento del PIB, ya que el superávit acumulado en ocho meses hasta agosto era, con 4.700 millones de reales (1.900 millones de dólares), apenas un poco más que la mitad del objetivo trazado.

Además, el financiamiento estatal a través del banco de desarrollo BNDES y subsidios a través de compañías estatales como Petrobras proporcionan una tensión adicional a las finanzas públicas.

Previo a las votaciones del domingo, Moody’s colocó a Brasil y sus bancos bajo un panorama negativo, mientras que Standard & Poor’s rebajó su calificación crediticia soberana a BBB-, el menor nivel dentro del grado de inversión.

Rousseff ha prometido una mayor expansión del gasto público si es reelegida. Si eso se traduce en una rebaja de la calificación de Brasil por debajo del grado de inversión, los costos del endeudamiento en los sectores privado y público subirían, mientras el acceso al capital en medio de una crisis se reduciría peligrosamente.

Si los costos de financiamiento de Brasil aumentan, incluso las actuales sombrías estimaciones de economistas de un crecimiento del 1 por ciento en el 2015 podrían ser demasiado optimistas, mientras los importantes gastos para los Juegos Olímpicos del 2016 podrían complicar aún más la capacidad de financiación del país.

Lejos de ser una importante oportunidad de crecimiento, Brasil podría volver a convertirse el caso perdido con la inflación y con inclinación al default que fue durante gran parte del último siglo.

Editado en Español por Manuel Farías

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below