5 de febrero de 2016 / 18:08 / en 2 años

Petrolera Pacific E&P se enfrenta a un futuro incierto tras postergar pago de deuda

Por Nelson Bocanegra

BOGOTÁ, 5 feb (Reuters) - Pacific E&P, el mayor productor privado de petróleo de Colombia, corre contra el tiempo para poder evitar un incumplimiento de pagos este mes, lo que ha encendido las alarmas en el mercado y en las autoridades en Bogotá que han reforzado su vigilancia sobre la empresa.

Según analistas, la probabilidad de que Pacific Exploration & Production no pague sus deudas ha aumentado después de que se acogió en enero a un periodo de gracia de 30 días para pagar intereses de bonos por más de 60 millones de dólares.

Si bien no constituyó un evento de incumplimiento, las agencias de riesgo bajaron las calificaciones de la compañía a un nivel equivalente al ‘default’.

Ahora la petrolera, de origen canadiense pero que está enfocada en América Latina, tiene hasta el 10 de febrero para negociar con los tenedores de bonos. La deuda en circulación de Pacific se negoció el jueves entre 16,75 y 17,35 centavos por cada dólar de valor nominal.

Pacific E&P obtuvo además el jueves una segunda prórroga hasta el 26 de febrero para cumplir con condiciones de liquidez acordadas con un grupo de bancos a los que debe unos 1.000 millones de dólares.

“Continuamos analizando todos los escenarios y opciones disponibles para mejorar nuestra estructura de capital, incluyendo entre ellos, como ya hemos anunciado, la renegociación con los acreedores financieros”, dijo Pacific E&P en respuesta a un cuestionario enviado por Reuters.

La situación de Pacific E&P no ha variado mucho desde enero, dijeron expertos, que ven poco margen de maniobra para cumplir con los acuerdos este mes, dado el limitado flujo de caja por los bajos precios del petróleo.

“Realmente no creo que Pacific tenga el dinero para pagar ni siquiera los primeros intereses de deuda en el plazo de 30 días que le dieron, ni los que se vencen después”, dijo Juan Felipe Pinzón, estratega de la correduría Profesionales de Bolsa, en Bogotá. “La liquidez que tiene no da abasto”.

El alto nivel de endeudamiento de la compañía tampoco le permitiría incurrir en nueva deuda, señalaron los expertos.

“Veo la situación grave porque los bancos no van a hacer ‘rollover’ (renovación) sobre la deuda y lo que uno pensaría es que ahí entraría en default”, dijo Luisa Díaz, analista de renta variable de la correduría Acciones y Valores.

ESCENARIOS DIFÍCILES

La empresa, que también tiene presencia en Perú, Brasil, Guatemala, Guyana y Belice, podría intensificar un plan de venta de activos no estratégicos que hasta ahora no ha tenido el éxito esperado ante una baja de los precios del crudo y de los activos petroleros.

Otra opción es una propuesta de EIG Global Energy Partners, una filial de Harbour Energy Ltd, para comprar bonos con valor nominal de 4.100 millones de dólares, con lo que el fondo de inversión se haría con el control mayoritario de la empresa, que no ha respondido a la propuesta.

Según analistas, EIG le inyectaría capital a la empresa, pero diluiría la participación de los accionistas actuales, que han sido castigados por el desplome de la otrora acción líder de la bolsa colombiana, que ha perdido un 97,3 por ciento desde un máximo de marzo del 2011 hasta 1.720 pesos colombianos.

“Sería una recapitalización de la compañía, lo cual conduciría a una reestructuración y a una mayor probabilidad de rescate de la petrolera”, dijo Pinzón de Profesionales de Bolsa.

La compañía podría también acogerse a un proceso de reorganización o de ley de quiebras en Estados Unidos, Canadá y Colombia por insolvencia.

VIGILANCIA

Pacific E&P enfatizó en que “hoy no hay ningún interés en liquidar la empresa”, pero la incertidumbre ha alertado a las autoridades en Bogotá.

La Superintendencia de Sociedades colombiana intensificó la monitorización de Pacific E&P después del retraso del pago de los bonos, con reuniones una vez por semana con representantes de la empresa y solicitud de información de flujo de caja casi a diario.

“Esa circunstancia naturalmente nos ha llevado a tener una cautela especial y a por supuesto mantener una vigilancia sobre esa compañía, al igual que ocurre con otras sociedades del sector”, dijo a Reuters el superintendente, Francisco Reyes.

La suerte de Pacific E&P es clave para el futuro de cientos de compañías que le prestan servicios petroleros y que, según fuentes de la industria, ya están sufriendo demoras en los pagos, y para sus trabajadores.

En busca de llevar la austeridad al máximo, un empleado de rango medio despedido el pasado lunes dijo a Reuters que entre enero y comienzos de esta semana Pacific E&P habría desvinculado a cerca de 300 personas.

La empresa dijo que “durante el año solamente han sido terminados los contratos de trabajo de dos personas de manera unilateral” y el Ministerio de Trabajo dijo no tener información.

Sin embargo, Alejandro Ospina, presidente de UTEN, el sindicato de trabajadores de Pacific E&P, dijo a Reuters que entre noviembre y los primeros días de enero se desvincularon a unos 250 asociados, la mayoría de ellos de mutuo acuerdo.

Ospina dijo que aún no tiene información consolidada al cierre de enero y que la cifra no incluye a personal directivo. “Es evidente que dentro de la organización ha habido una reducción importante de personal”, agregó. (Reporte de Nelson Bocanegra, con informe adicional de Marianna Párraga y Julia Cobb; Editado por Javier López de Lérida)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below