15 de abril de 2016 / 21:52 / en 2 años

Sentido Común-En México, ICA ve crecer 10 mil mdp deuda, consolida las de sus cárceles

15 de abr. (Sentido Común) - Empresas ICA, la empresa constructora que desde finales del año pasado dejó de cumplir con sus obligaciones financieras, aumentó en casi 10 mil millones de pesos (574 millones de dólares) el monto de su deuda en el último trimestre del año pasado tras consolidar las obligaciones de las cárceles que administra en los estados de Jalisco y Sonora.

La deuda de la constructora pasó así de 57 mil 929 millones de pesos (3,330 millones de dólares) en el tercer trimestre de 2015 a 67 mil 617 millones (3,880 millones) en el cuarto trimestre, un monto que resume la compleja situación financiera de ICA.

Además, del total de adeudos que reportó ICA a finales del año pasado, la mitad de ellos son ahora de corto plazo, es decir, vencen en los próximos 12 meses, una característica que también ejemplifica la urgencia que debe tener la empresa y sus acreedores para sentarse a negociar un posible acuerdo de reestructuración.

“No es una buena señal [el aumento de la deuda], el efecto en el balance de la reclasificación se recarga en el corto plazo”, dijo vía telefónica un analista que prefirió no revelar su nombre.

ICA aún no ha hecho público el plan que espera entregar a sus acreedores para iniciar, con base en él, las negociaciones que espera le permitan aplazar los vencimientos de sus obligaciones y, de ser posible, reducir los montos de sus deudas.

Si bien, la mayor parte de la deuda de ICA --60%-- está vinculada a proyectos específicos, como son concesiones carreteras o centros penitenciarios que la constructora edificó y administra, lo que hace menos problemático un posible acuerdo de reestructuración, la empresa debe mil 350 millones de dólares en tres bonos globales que vencen en 2017, 2021 y 2024.

Para los analistas estos son los adeudos en donde las negociaciones serán mucho más complejas, pues los recursos no se prestaron con un fin específico, y carecen por tanto de algún activo que los respalde, como sí sucede con el resto de las deudas, que están, por lo tanto, respaldadas con la evolución de las obras que esos créditos ayudaron a edificar.

Las cárceles en los estados de Jalisco y Sonora son un buen ejemplo de lo que en la jerga financiera se conoce como project financing, o financiamiento para un proyecto --un esquema que comúnmente utilizan las compañías constructoras para financiar obras de infraestructura.

ICA se endeudó para edificar los dos centros penitenciarios, ofreciendo a sus acreedores como garantía de pago los flujos por arrendamiento y administración que generarían las dos cárceles.

La empresa dejó de contabilizar las deudas de las dos subsidiarias que administran los centros penitenciarios, Sarre Infraestructura y Servicios, la de Jalisco, y Pápagos Servicios para la infraestructura, la de Sonora, porque intentó vender un interés de 70% en ambas compañías a la empresa CGL, una filial de la compañía estadounidense de bienes raíces, Hunt Companies.

Frente a esa venta, que incluso se acordó en enero de 2014, ICA re-clasificó a las filiales como “activos mantenidos para su venta” mientras se cerraba la transacción.

Ante esta reclasificación, ICA dejó de consolidar las cuentas y los resultados de ambas compañías.

A finales del año pasado, ICA retiró de esa categoría a Sarre y Pápagos luego que el gobierno negó autorizar la transacción con CGL por motivos de seguridad nacional.

Las deudas de los dos proyectos carcelarios, que forman parte de los adeudos totales de ICA, sumaban 21 mil 185 millones de pesos (mil 214 millones de dólares) al cierre del último trimestre de 2015, un monto que ICA no reportó en el trimestre anterior.

Además de ese incremento en sus adeudos totales, ICA restó 11 mil 497 millones de pesos (660 millones de dólares) por adeudos que pagó antes de diciembre, mes en el que la constructora determinó dejar de cumplir con sus obligaciones financieras.

Por lo que se refiere a los plazos de los vencimientos de las deudas de ICA, que hoy, a diferencia de ayer, se han cargado hacia el corto plazo, la explicación está en que al momento en que la constructora dejó de pagar los intereses sobre los bonos denominados en dólares, estos pasaron a ser legalmente exigibles.

Como resultado de esto, si antes ICA reportaba que sólo 8.9% de sus deudas totales eran de corto plazo, ahora dice que 50.8% vencen antes de un año --incluidos los bonos en dólares-- y el resto --49.2%-- en más de un año.

En el tercer trimestre, la deuda de largo plazo de ICA representaba 91.1% del total.

Ante este panorama adverso, ICA, con sede en la Ciudad de México, ha tomado diversas medidas para poder ajustarse a un nuevo entorno.

La empresa ha cambiado, por ejemplo, a su director general, creado un nuevo puesto de director de reestructura y reducido su nómina en 13,500 trabajadores --todo para estar en una mejor posición que le permita reestructurar su obligaciones y poder así dejar atrás su compleja situación financiera y operativa actual (Redacción Sentido Común)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below