13 de mayo de 2016 / 14:17 / en 2 años

RPT-Suspensión de Rousseff en Brasil complica panorama de Cuba

(Repite nota transmitida el jueves en la noche)

Por Marc Frank y Anthony Boadle

LA HABANA/BRASILIA, 12 mayo (Reuters) - La suspensión de Dilma Rousseff como presidenta de Brasil es otra mala noticia para Cuba que, pese a la distensión con Washington, está sintiendo los efectos de la recesión económica y la inestabilidad política que enfrentan sus aliados en Sudamérica y África.

Amigos como Venezuela, Brasil y Angola usaron por años los ingresos de un auge de las materias primas para pagar por el servicio que prestan los médicos cubanos y maestros, convirtiéndose en la principal fuente de ingresos en divisas del Gobierno comunista.

La distensión entre Cuba y Estados Unidos ha ayudado al Gobierno del presidente Raúl Castro a llevar al turismo de la isla a niveles récord, pero los ingresos por la afluencia de visitantes extranjeros representaban sólo alrededor de un tercio de los 7.000 millones de dólares por las exportaciones de los servicios de salud y educación en 2014.

Durante los últimos 13 años, los gobiernos de izquierda brasileños otorgaron al menos 1.750 millones de dólares en créditos en condiciones favorables, generando críticas de los opositores que además protestaban por un programa que colocó a 11.400 médicos cubanos trabajando en Brasil.

Estos proyectos serán revisados después de que el Senado de Brasil votó el jueves para abrir un proceso de juicio político contra Rousseff, acusada por supuesta violación de leyes presupuestarias. Rousseff está suspendida de su cargo por hasta 180 días.

“Habrá una revisión a corto plazo de nuestra política hacia Cuba, porque el dinero se ha agotado y porque hay algunas serias interrogantes (...) con respecto a los préstamos. Todo quedará en espera”, dijo un diplomático brasileño residente en La Habana.

Algunos de los créditos de Brasil incluyen un importante financiamiento a un proyecto de expansión en el puerto cubano de Mariel, con plazos de amortización de 25 años y tasas de entre 4,4 y 6,9 por ciento, según cifras brasileñas.

El apoyo de un bloque de gobiernos de izquierda en América Latina ayudó a Cuba a recuperarse tras el colapso de la Unión Soviética, que provocó una crisis económica en la década de 1990.

La mejora de las relaciones con Estados Unidos y Europa mantienen la promesa de nuevos ingresos, pero por ahora la economía cubana sufrirá debido al desmoronamiento de sus aliados.

Michel Temer asumió el jueves como presidente interino de Brasil. Su Gobierno no espera enviar a casa a los médicos cubanos que trabajan en Brasil desde 2013-2014, pero no va a contratar más.

“Obviamente no habrá más médicos cubanos que vengan aquí en el futuro, ya que este modelo de asistencia es cuestionable y no habrá respaldo para éste”, dijo el diplomático que pidió no ser identificado al no estar autorizado para hablar sobre el tema.

El senador Ronaldo Caiado, líder del partido Demócrata, dentro de la coalición de Temer, dijo que los médicos deberían permanecer en Brasil y que el dinero pagado a Cuba, aproximadamente 500 millones en 2015, debería pagarse directamente a los profesionales.

Rousseff amplió el mes pasado el contrato de los servicios médicos por otros tres años, pero tiene que ser aprobado por el Congreso y podría tener problemas con los legisladores críticos por los términos firmados por primera vez en 2013.

Los médicos cubanos trabajan en algunas de las regiones más remotas de Brasil.

La mayor cifra de médicos de Cuba en el extranjero es mediante un programa a cambio de petróleo con Venezuela, país en el que la caída de los precios del crudo ha provocado un caos económico. Los envíos a La Habana se mantienen estables en alrededor de 90.000 barriles diarios.

FLUJO DE EFECTIVO

Cuba se ha apretado el cinturón. El Gobierno comenzó a reducir las importaciones y a pedir el año pasado condiciones de pago más extensas a proveedores extranjeros y se ha atrasado en el cumplimiento de sus obligaciones este año, según diplomáticos y empresarios occidentales.

“Ellos tienen claramente un problema de flujo de efectivo. Algunas de nuestras empresas reciben los pagos y otras no”, dijo un embajador europeo el lunes.

Rousseff no es el primer aliado de izquierda que ha perdido Cuba en la región. Peronistas en Argentina perdieron las elecciones en noviembre último. Y hay preocupaciones en Cuba por la estabilidad política en Venezuela, donde el presidente Nicolás Maduro está luchando con una profunda recesión y una más fuerte oposición.

“América Latina y el Caribe se encuentran bajo los efectos de una fuerte y articulada contraofensiva imperialista y oligárquica contra los gobiernos revolucionarios y progresistas”, señaló el presidente Castro el mes pasado en un congreso del Partido Comunista. (Reporte adicional de Marianna Párraga en Houston, Traducido por Nelson Acosta en La Habana, editado por Manuel Farías)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below