May 30, 2018 / 12:01 PM / 3 months ago

BREAKINGVIEWS-Camioneros brasileños conducen hacia agujero fiscal

(El autor es un columnista de Reuters Breakingviews. Las opiniones expresadas son personales.)

Por Martin Langfield

NUEVA YORK, 30 mayo (Reuters Breakingviews) - Los camioneros brasileños en huelga podrían estar conduciendo al país hacia un agujero fiscal. Los manifestantes exigen precios del diésel más bajos y han ganado concesiones del gobierno del presidente Michel Temer, quien no buscará la reelección.

Pero el espectro del retorno de los combustibles subsidiados e intervención estatal en la productora Petroleo Brasileiro golpeó a la confianza de los inversores y a la moneda de Brasil, lo que solo empeoraría los problemas de los camioneros. La laxitud fiscal no es una solución.

El costo de la protesta, desatada por el encarecimiento del combustible debido a la subida de los precios internacionales del petróleo y el debilitamiento del real brasileño, ha sido alto.

Unos 70 millones de pollos fueron sacrificados por falta de alimentación. Las exportaciones de carne, café, azúcar y soja fueron alteradas. El lento retorno al crecimiento de la mayor economía latinoamericana después de años de recesión podría cortarse. Los hospitales quedaron con escasos suministros. No es sorpresa que Temer quiera que termine.

Sin embargo, las concesiones de su gobierno pro-mercado recuerdan a administraciones izquierdistas anteriores, cuya incontinencia fiscal y uso de Petrobras como herramienta de política social Temer ha estado tratando de corregir desde que asumió en 2016.

Incluyen subsidios para reducir los precios del diésel en un 12 por ciento, un congelamiento de precios de 60 días, y disminuciones de peajes -con un costo total de unos 2.500 millones de dólares para el gobierno. Ahora Petrobras ajustará los precios del diésel mensualmente, en lugar de diariamente.

Las medidas parecen haber reducido pero no terminado aún las protestas, y algunos camioneros dicen que quieren mayores recortes de precios de combustibles.

Las acciones de Petrobras tuvieron altibajos tras el anuncio de Temer, cayendo 15 por ciento el lunes antes de repuntar parcialmente el martes. El real también se debilitó en respuesta, cotizando plano el martes ante las preocupaciones de los inversores sobre la perspectiva para el déficit presupuestario.

La huelga de camioneros resalta fuertemente un tema clave en las elecciones presidenciales de octubre. La disciplina fiscal es necesaria para que la economía brasileña, de 2,2 billones de dólares, vuelva a prosperar, pero podría infligir dolor sobre los votantes y conducir a nuevas protestas paralizantes.

Los centristas pragmáticos, como Henrique Meirelles, el exministro de Hacienda que competirá por el partido gobernante MDB porque Temer es demasiado impopular, tienen mediciones más bajas en las encuestas que populistas incendiarios como Jair Bolsonaro, un admirador de los exgobiernos militares de Brasil.

Una solución práctica de mediano plazo para la volatilidad de los precios del combustible probablemente se pueda encontrar incrementando la competencia en el sector al tiempo que se usan tasas impositivas flexibles para absorber perturbaciones, como sugirió Meirelles. Pero los libros del gobierno deberían estar en orden. De momento, no parece que los brasileños estuvieran dispuestos a votar por eso. (Editado por Gabriel Burin)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below