December 17, 2014 / 3:18 PM / 4 years ago

DATOS-Contratista Alan Gross, un motivo de conflicto entre EEUU y Cuba

LA HABANA (Reuters) - El contratista estadounidense Alan Gross, de 65 años, fue liberado el miércoles tras pasar cinco años en una cárcel cubana por la importación de tecnología prohibida, como parte de lo que sería un intercambio de prisioneros que anuncia un cambio en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba.

Imagen de archivo de Alan Gross posando para una fotografía durante una visita a La Havana. Imagen de archivo, 28 septiembre, 2012. El contratista estadounidense Alan Gross, de 65 años, fue liberado el miércoles tras pasar cinco años en una cárcel cubana por la importación de tecnología prohibida, como parte de lo que sería un intercambio de prisioneros que anuncia un cambio en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba. REUTERS/Handout ATENCIÓN EDITORES, ESTA IMAGEN FUE ENTREGADA POR UNA TERCERA PARTE

* Gross era un partidario de las causas judías y desarrolló una carrera como consultor que recorrió el mundo con contratos privados antes de trabajar en Cuba. Pero sólo había visitado la isla en una ocasión y hablaba muy poco español.

* Gross trabajó como subcontratista para la firma privada Development Alternatives INC (DAI), con sede en Maryland, que tenía un acuerdo por unos 600.000 dólares con la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) en busca de promover la democracia. Los contratos incluían la entrega equipos de telecomunicaciones.

* Durante cinco viajes realizados a Cuba en el 2009, Gross importó dispositivos de comunicación satelital considerados ilegales en Cuba y otros equipos de alta tecnología en su equipaje, y ayudó a instalarlos en centros judíos de La Habana, Santiago de Cuba y Camagüey.

* Las autoridades cubanas lo detuvieron en la habitación del hotel, el 3 de diciembre de 2009, justo antes de su previsto regreso a Estados Unidos.

* Gross demandó a la DAI y al Gobierno de Estados Unidos por 60 millones de dólares, al argumentar que no tenía suficiente información de los peligros que corría y la ilegalidad de su misión en la isla. El contratista llegó a un acuerdo con DAI por una suma no revelada, mientras que un juez desestimó su demanda contra el Gobierno de Estados Unidos, en una decisión confirmada en apelación.

* En la cárcel, Gross pasó de ser un fanático de los equipos de tecnología moderna a un decepcionado crítico de los gobiernos de Estados Unidos y Cuba. Perdió más de 46 kilos de los 115 kilos que pesaba. Su ánimo se apagó después de que su madre murió de cáncer en junio, y dejó de ver a los doctores, a su esposa y poco después a funcionarios de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana.

FUENTES: Documentos de la corte cubana y estadounidense, su esposa Judy Gross y el abogado Scott Gilbert.

Reporte de Daniel Trotta. Editado en español por Nelson Acosta.; REUTERS NAB/

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below