January 13, 2015 / 9:03 PM / 4 years ago

Presos políticos excarcelados en Cuba no son totalmente libres, dicen líderes opositores

LA HABANA (Reuters) - La mayoría de los 53 presos excarcelados en Cuba tras un histórico acuerdo entre Washington y La Habana abandonaron la prisión bajo condiciones que les hacen correr el riesgo de volver a ser detenidos, dijeron líderes de la disidencia.

Discidentes recientemente liberados sujetan la bandera cubana durante una marcha en La Havana. Imagen de archivo, 11 enero, 2015. La mayoría los 53 presos excarcelados en Cuba tras un histórico acuerdo entre Washington y La Habana abandonaron la prisión bajo condiciones que les hacen correr el riesgo de volver a ser detenidos, dijeron líderes de la disidencia. REUTERS/Stringer

La excarcelación de los presos fue una prueba de la buena fe de La Habana con Washington en el proceso de restablecer los lazos diplomáticos rotos hace medio siglo entre los viejos enemigos de la Guerra Fría, según funcionarios estadounidenses.

Aunque dudan que el gobierno cubano vaya a entrar en conflicto con Estados Unidos devolviendo a los ex presos políticos a prisión, opositores dicen que gran parte de los excarcelados en los últimos días no son completamente libres porque tienen que cumplir condiciones, algunas de las cuales incluso no les han sido informadas y no conocen.

“Tienen una espada de Damocles en la cabeza, porque cualquier cosa que te equivoques inmediatamente puedes volver de nuevo a la prisión”, dijo Martha Beatriz Roque, que vive en libertad condicional desde el 2004, no puede salir de Cuba y presume que es seguida de cerca por la seguridad del Estado.

“El que está en libertad condicional está respondiendo constantemente a la justicia, cada vez que la justicia lo estime pertinente”, agregó.

La mayoría de los 38 presos políticos liberados la semana pasada recibieron la “libertad condicional”, lo que significa que tienen que informar periódicamente a los tribunales que supervisan sus casos, según Elizardo Sánchez, portavoz de la Comisión Cubana de Derechos Humanos.

Algunos simplemente fueron liberados en espera de juicio. Prácticamente todos podrían volver a la cárcel por delitos menores, de acuerdo con Sánchez.

“Ninguno de los 38 estos han recibido libertad incondicional. Ninguno”, dijo el disidente. “Van a estar bajo vigilancia pero no creo que van a ser hostigados cada día”.

Haydée Gallardo, una integrante de 51 años del grupo Damas de Blanco, y su esposo Angel Figueredo fueron liberados la semana pasada. Gallardo dice que recibió “libertad inmediata” y el domingo marchó por una calle de La Habana con su grupo.

Pero teme que su marido pueda ser encerrado de nuevo.

“No pienso que la represión pare”, dijo Gallardo. “Siento miedo que la represión entonces me lo vuelva a encarcelar”.

Figueredo aseguró que nunca nadie le dijo qué podía y qué no podía hacer cuando fue liberado, pero dice que ha recibido mensajes más sutiles. Después de la marcha de las Damas de Blanco el domingo, dijo que vio a un oficial de seguridad del Gobierno al que conocía sentado mirándolo desde un auto.

“Pesa sobre ellos la decisión del gobierno cubano de llevarlos a prisión cuando estime conveniente”, dijo a Reuters Angel Moya, parte de un grupo de 75 presos políticos liberados por un acuerdo del Gobierno y la Iglesia Católica del 2010.

TEMORES Y ESTIGMAS

Muchos disidentes se quejan de que regresan a sus casas estigmatizados, enfrentando el rechazo de la mayoría de los cubanos que muestran poca o ninguna simpatía por los disidentes que desafían al sistema de partido único.

“Les dicen que somos terroristas, que somos mercenarios, que estamos al servicio del imperialismo, que lo que queremos es venderle a Cuba a Estados Unidos”, dijo Roque, de 69 años, que fue excarcelada por razones de salud.

Importante funcionarios estadounidenses han acogido con satisfacción la liberación de los presos considerados políticos. Pero el Gobierno de Cuba no ha hablado de las liberaciones.

Aunque la mayoría de los cubanos apoya a la revolución o son apolíticos, existen focos de disidencia como el barrio en donde vive David Bustamante, en la central ciudad de Santa Clara.

Bustamante, de 23 años y parte de la lista de los 53, fue arrestado en mayo luego de subir al techo de su casa para gritar consignas contra el Gobierno. El 9 de diciembre fue puesto en libertad condicional. Ahora dice que debe reportarse a las autoridades y ha sido advertido de no reanudar su activismo.

“No me siento libre”, dijo Bustamante por teléfono a Reuters. “Esto es una burla y demuestra que se están burlando de nosotros los cubanos. Nos están arrebatando la libertad cada día más porque no tenemos libertad de expresión”.

Editado por Pablo Garibian

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below