April 7, 2015 / 2:12 PM / in 3 years

Dos cubanos luchan por ganar en elecciones como candidatos de la oposición

LA HABANA (Reuters) - En un desafío poco común en el sistema político de Cuba, dos opositores al Gobierno aparecen en la boleta para las próximas elecciones municipales, pero han encontrado que los funcionarios han alterado sus biografías para presentarlos como peligros para la revolución.

Hildebrando Chaviano posa para una fotografía en La Havana. Imagen de archivo, 31 marzo, 2015. En un desafío poco común en el sistema político de Cuba, dos opositores al Gobierno aparecen en la boleta para las próximas elecciones municipales, pero han encontrado que los funcionarios han alterado sus biografías para presentarlos como peligros para la revolución. REUTERS/Enrique de la Osa

Hildebrando Chaviano, de 65 años, y Yuniel López, de 26, aspiran ser electos delegados en sus barrios el 19 de abril y formar parte de la asamblea municipal, después de ganar el respaldo de sus vecinos en una votación a mano alzada el mes pasado en reuniones públicas.

Las biografías, que redactaron ambos candidatos y se muestran públicamente, han sido cambiadas por los funcionarios locales, según dijeron los dos opositores.

Las biografías dicen ahora que son hombres vinculados a grupúsculos “contrarrevolucionarios”, financiados y con sede en el exterior, vocabulario empleado en el código de la política cubana para las personas que buscan perjudicar al país.

Sus candidaturas son el primer reto electoral para el Partido Comunista desde que Estados Unidos y Cuba acordaron en diciembre relanzar sus relaciones diplomáticas y acabar con cinco décadas de hostilidades.

Ambos son apenas dos de los 27.379 candidatos que compiten por 12.589 puestos a la Asamblea Municipal, el primer peldaño a la escalera política de Cuba.

Cuba dice que su sistema electoral es uno de los más democráticos del mundo, porque ser nominado por la comunidad de vecinos es considerado un reconocimiento social. Los aspirantes no tienen que pertenecer al Partido Comunista.

Pero el camino a la Asamblea Municipal, y en última instancia a la presidencia del país, es controlado por el Partido Comunista.

En la biografía de Chaviano puede leerse que terminó el servicio militar luego de seis años “por mantener una conducta incompatible con el servicio”, mientras que él sostiene que simplemente decidió no continuar en las filas militares.

También elimina gran parte de su historia académica, aunque se divulga que tomó un curso de Internet en la misión diplomática de Estados Unidos en La Habana, al hacer énfasis en sus vínculos con una potencia extranjera hostil.

“Sólo falta que debajo se ponga ‘se busca’”, dijo Chaviano, un abogado y disidente que publica artículos en el sitio web Diario de Cuba, un duro crítico del Gobierno cubano.

López pertenece a un ilegal partido fundado por Huber Matos, un hombre que luchó junto a Fidel Castro en la revolución cubana, pero que más tarde decidió pelear en su contra y fue encarcelado antes de partir al exilio.

López, quien se describe como un opositor al Gobierno, dijo que calificarlo como “contrarrevolucionario” es otra forma de llamarlo terrorista.

“La idea aquí de un contrarrevolucionario es que sabotean la producción, el que ponga bombas”, dijo.

NO CAMPAÑAS

La presidenta de la Comisión Nacional Electoral de Cuba, Alina Balseiro, dijo a la televisión estatal que cada comisión local trataría de ser ecuánime en la edición de las biografías.

En Cuba no se permite hacer campañas. En cambio, las biografías y las fotos que acompañan a los candidatos se difunden en lugares públicos.

Una funcionaria electoral dijo que los cambios en las biografías habrían tenido lugar después de una investigación oficial para verificar los textos expuestos originalmente, pero se negó a discutir cualquier caso de índole individual.

“A todos hay igualdad de trato y de oportunidades, ni favoritismo, ni interés personal”, dijo Yusimí Pérez, segunda al mando de la Comisión Electoral del municipio Plaza de la Revolución, donde Chaviano es uno de los candidatos.

“No tenemos ningún caso de los 217 nominados que se han acercado a nosotros en alguna particularidad con el tema de la biografía”, dijo.

Chaviano dijo que argumentó punto por punto con Pérez y otros funcionarios sobre su biografía alterada, pero al final la firmó. “Firmar o no firmarla, esto se iba a quedar así”, apuntó Pérez.

López, por su parte, dijo que se negó a firmar la suya, pero la versión modificada se publicó de todas formas.

Los disidentes cubanos en general boicotean las elecciones municipales y las describen como una “farsa”. En algunas ocasiones buscan un cargo, pero rara vez ganan en la primera votación a mano alzada.

“Ninguno de ellos ha llegado más allá”, dijo Arnold August, autor de un libro en el 2013 sobre el proceso electoral en Cuba.

August, quien dijo que el sistema es democrático pero con necesidad de reforma, señaló que las biografías son normalmente una colaboración entre los candidatos y la comisión electoral.

“Si ellos incluyen comentarios despectivos, esto va en contra del espíritu de la ley electoral y el sistema. No pienso que ayude a la revolución a salir de su camino para acabar con la gente de esta manera”, dijo August.

El Gobierno cubano describe a los disidentes como una pequeña minoría que recibe dinero de Estados Unidos para desestabilizar a la revolución. Muchos cubanos tienen sospechas sobre los líderes disidentes.

Chaviano dijo que si es electo, tratará de mejorar la escasez de viviendas y la alimentación de los ancianos, y señaló que ha visto a cubanos buscando comida en los tanques de basura, incluso en su exclusivo barrio del Vedado.

López reside en un barrio pobre de Santa Amalia y quiere reparar las aceras y las calles rotas.

Ambos dijeron que esperan que el intento de boicotearlos será contraproducente.

“Es posible que se lleven una sorpresa, todo lo contrario a un rechazo, lo que haya es que me atraiga más personas al ver que soy distinto, soy diferente a los demás candidatos”, dijo Chaviano.

Reporte de Daniel Trotta, Marc Frank, Nelson Acosta y Rosa Tania Valdés.; Traducción de Nelson Acosta en La Habana. Editado por Luis Azuaje

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below