November 16, 2017 / 8:10 PM / in 3 months

PERFIL-Millonario busca volver al poder en Chile con promesas de acelerar la economía

Por Antonio De la Jara, Fabian Cambero y Felipe Iturrieta

SANTIAGO (Reuters) - El multimillonario conservador Sebastián Piñera buscará el domingo volver a sentarse en la silla presidencial de Chile, alentado por el descontento con la desgastada coalición gobernante de centroizquierda.

Como hizo la saliente mandataria socialista Michelle Bachelet, el hábil hombre de negocios de 67 años busca convertirse en el primer político de derecha en ocho décadas en llevar las riendas de Chile por segunda vez.

Piñera, que gobernó entre 2010 y 2014, promete corregir algunas reformas impulsadas por Bachelet y duplicar la tasa de crecimiento bajo su eventual gobierno para que Chile sea el primer país latinoamericano en alcanzar el desarrollo en 2025.

El candidato, un doctor en Economía de la Universidad de Harvard y dueño de una de las mayores fortunas del país, es el tercero de cinco hermanos de distintas tendencias políticas entre quienes destacan José, quien diseñó el sistema de pensiones del país; Pablo, economista vinculado a la centroizquierda; y Miguel, músico.

Pese a ser el abanderado de los conservadores, Piñera ha recordado en esta campaña -en un guiño a las colectividades más de centro- que votó en contra de la permanencia en el poder del dictador Augusto Pinochet en un plebiscito clave en 1988, que permitió un pactado retorno a la democracia.

Amante del fútbol -fue dueño del popular equipo Colo Colo- y piloto de helicópteros, Piñera siempre se ha considerado a sí mismo un emprendedor. El candidato está casado desde hace más de 40 años y tiene cuatro hijos.

GUILLIER, LA PROMESA DE CONTINUIDAD

Con el compromiso de blindar el legado de reformas económicas y sociales de Bachelet, el candidato oficialista Alejandro Guillier espera consolidarse el fin de semana como la mejor opción de la centroizquierda para desafiar a Piñera.

De aspecto severo, Guillier -de 64 años- se hizo conocido como periodista de radio y televisión, para luego volcarse a la política. Hoy es senador de una región minera del país, el principal productor mundial de cobre.

Apoyado por los partidos oficialistas de izquierda pero registrado como candidato independiente, Guillier ha dicho que su propuesta surgió en respuesta al desencanto de la gente contra la corrupción política y prácticas oscuras de la élite.

Pero no ha logrado convencer a todos los partidarios de la coalición de centroizquierda que llevó al triunfo rotundo de Bachelet hace cuatro años. Incluso la Democracia Cristiana (DC) decidió ir a los comicios con su propia candidata.

Algunos creen que el aspirante tiene poco carisma y eso ha sido un obstáculo para seducir a votantes y doblegar a Piñera.

Sin embargo, Guillier apuesta a aglutinar el apoyo de toda la centroizquierda en una eventual segunda vuelta y cree en la construcción de consensos en favor de las metas de la mayoría.

SÁNCHEZ, LA JUGADORA CLAVE EN UN BALOTAJE

Los sondeos muestran en el tercer lugar a la periodista Beatriz Sánchez, aspirante de 46 años del incipiente bloque de izquierda Frente Amplio, que propone ampliar la gratuidad educacional e impuestos a los “súper ricos”. Su apoyo sería clave para Guillier si logra pasar a un balotaje con Piñera.

Sánchez ya advirtió que una alianza en segunda vuelta pasará por el compromiso de eliminar el sistema privado de pensiones y la creación de un “seguro universal y solidario” en salud, en el que los privados tengan un rol secundario.

LA JOVEN REPRESENTANTE DE CENTRO

La otra mujer en la contienda es la senadora y líder del partido de centro Democracia Cristiana, Carolina Goic, de 44 años y cuya candidatura surgió de la división del bloque gobernante Nueva Mayoría.

Su propuesta es avanzar con las reformas sociales de Bachelet, pero de manera más gradual, y poner el foco de la administración en dinamizar una debilitada economía. Se busca posicionar como una alternativa más moderada.

EL HIJO DE UN GUERRILLERO

Desde la izquierda también competirá el líder del Partido Progresista Marco Enríquez-Ominami, que aunque tiene 44 años este será su tercer intento de llegar a la presidencia. Hijo de un guerrillero asesinado en la dictadura, el exdiputado propone un modelo que reconcilie libre mercado con derechos sociales garantizados.

Después de un escándalo de financiamiento irregular en su última campaña, su candidatura perdió fuerza y se vio forzado a tender puentes con el oficialismo para un eventual balotaje.

LA OTRA DERECHA

Otro candidato conservador a la presidencia es el diputado José Antonio Kast, de 51 años y padre de nueve hijos, un exmilitante de la Unión Demócrata Independiente (UDI) que renunció cuando el partido se distanció del dictador Augusto Pinochet.

Pese a que los sondeos no le asignan más de un 4 por ciento de apoyo, sus votos podrían ser clave para Piñera en segunda vuelta. Kast ha criticado al gobierno de Bachelet, en especial por temas como la despenalización del aborto y el matrimonio igualitario, y se ha esforzado por captar el voto más duro y conservador de la derecha con guiños a grupos religiosos.

“SOLDADO DE MADURO”

Con un escaso apoyo, el senador del Partido Amplio de Izquierda Socialista (PAIS), Alejandro Navarro, de 58 años, plantea un rol más activo del Estado en la economía y en temas polémicos como las pensiones, la educación y la salud.

Al igual que la otros candidatos de izquierda, propone una asamblea constituyente para modificar la Constitución que data de la dictadura. El candidato ha confesado su simpatía por el presidente venezolano Nicolás Maduro e incluso dijo que si lo llamaba “para ser su soldado”, iba inmediatamente, algo que ha sido usado por sus contendores para criticarlo.

EL CANDIDATO COMUNISTA

Aunque no figura en los sondeos, el candidato Eduardo Artés, de 66 años, es un docente y líder del partido de izquierda Unión Patriótica. De pensamiento marxista-leninista, es un fuerte crítico del sistema de libre mercado y aboga por una rebelión de la clase trabajadora ante el modelo.

Sus dardos han apuntado a todos los otros aspirantes, a quienes considera representantes de la élite e incapaces de llevar a cabo una revolución que lleve a los trabajadores al poder. La defensa del gobierno de Corea del Norte es uno de los puntos más criticados por sus rivales.

Editado por Pablo Garibian

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below