January 19, 2018 / 3:31 PM / 4 months ago

Papa Francisco llega a zona devastada por minería ilegal en Perú

Por Mitra Taj

Foto del viernes del Papa Francisco en un encuentro con grupos indígenas de Perú en el Coliseo Madre de Dios, en Puerto Maldonado. Ene 19, 2018. REUTERS/Henry Romero

PUERTO MALDONADO, Perú (Reuters) - Hace dos décadas, el sacerdote suizo Xavier Arbex comenzó a hacer sonar las alarmas por un inminente desastre ambiental en la remota región amazónica de Perú donde se había establecido.

Los mineros ilegales que una vez buscaron oro junto a los ríos con carretillas y cubos habían comenzado a arrasar la prístina selva con maquinaria pesada.

    “Sabía que este iba a ser un gran problema”, dijo Arbex, describiendo sus intentos de reclutar grupos ambientalistas de peso pesado para detener el desastre. “Nadie escuchó”.

    La minería de oro ha florecido en la zona en un mercado negro que se estima en miles de millones de dólares al año. Y la devastación ambiental ha generado tráfico humano y redes criminales violentas en rincones lejanos del Amazonas.

    Buscando enfocar el problema, el Papa Francisco llegó a la región selvática de Madre de Dios el viernes. Es la primera parada del pontífice fuera de la capital, Lima, en una gira de cuatro días por Perú, que sigue a un viaje a la vecina Chile. [nL1N1PD25W][nL1N1PD0DP][nPAPAPERU]

    “Finalmente seremos el centro de atención”, dijo Eduardo Farfán, un vendedor de ropa masculina de 30 años en Puerto Maldonado, donde los carteles de bienvenida al Papa colgaban de casas de madera. “Cuando voy a Lima a comprar ropa, algunas personas no tienen idea de dónde está Puerto Maldonado”.

    Los sucesivos líderes políticos en Perú no han logrado frenar la fiebre del oro ilegal. El plan del presidente Pedro Pablo Kuczynski para “formalizar” a los mineros que cumplan con las leyes laborales y ambientales se vio frustrado por las crisis en su gobierno de centroderecha.

Como la minería se ha convertido en el motor de la economía local en Madre de Dios, ayudando a elegir a un exminero como gobernador, la zona se ha vuelto cada vez más violenta.

    Los mineros cerca de la reserva natural de Tambopata hostigan regularmente a los guardaparques. El año pasado, las autoridades anunciaron el descubrimiento de una cantera cerca de campamentos mineros donde una banda criminal incineró al menos a 20 personas. En septiembre, un oficial de policía murió en una emboscada durante una patrulla ambiental.

    “Está fuera de control”, dijo Freddy Vracko, un agricultor de árboles yugoslavo-peruano de tercera generación.

“INFIERNO DE RIQUEZAS”

    El padre de Vracko fue asesinado a tiros por hombres enmascarados en su casa en diciembre de 2015 después de que su familia sufrió años de amenazas de muerte por parte de mineros invasores, lo que lo llevó a postularse para gobernador en las elecciones regionales de este año.

    “Me encanta que el Papa vaya a venir. Solo el hecho de que él estará aquí (...) va a ser un punto de inflexión”, dijo Vracko. “Nadie realmente ha querido resolver este problema”.

    Para Julio Cusurichi, jefe de una federación que representa a 36 comunidades indígenas, el auge del oro es la última muestra de desdén de los extranjeros hacia el Amazonas, cuyas tribus dependen de su vida silvestre para sobrevivir.

Los pueblos nativos, una vez esclavizados y masacrados por empresarios del caucho en el siglo XIX, ahora están siendo forzados por las mafias mineras a abandonar sus tierras ancestrales. Muchos sufren niveles peligrosos de mercurio en su sangre.

    “Los indígenas beben agua de los ríos porque no tenemos agua corriente en nuestros hogares. Comemos pescado de los ríos porque no compramos carne en el mercado”, dijo Cusurichi, y pidió al estado peruano que defienda a sus ciudadanos indígenas.

    El Consejo de Defensa de los Recursos Naturales (NRDC, por sus siglas en inglés), un grupo sin fines de lucro con sede en Estados Unidos, dijo que los denigrados mineros han impedido que las autoridades aborden la pobreza y la negligencia estatal que sostiene el comercio ilegal de oro.

El NRDC dijo que ha puesto en marcha un programa de 45 millones de dólares este año para ayudar a enfrentar la extracción de oro no regulada en Perú y otros países, a través de políticas que fomentan prácticas de trabajo más seguras.

    Pero Arbex dijo que podría ser demasiado tarde para invertir la tendencia. “No perdí la fe en Dios, pero perdí la fe en la política”, afirmó.

Editado en español por Marco Aquino

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below