January 29, 2018 / 6:51 PM / 4 months ago

ENFOQUE-Escasez, robos y nuevos jugadores amenazan boom de tequileras en México

Por Lizbeth Diaz y Sharay Angulo

Botellas de tequila José Cuervo se pueden ver en una estantería en Ciudad de México, 8 de febrero del 2017. REUTERS/Edgard Garrido

TEPATITLÁN, México (Reuters) - En el corazón de la industria tequilera mexicana, que vive un auge, los productores del occidental estado de Jalisco lucen preocupados.

Frente a los enormes hornos de metal donde se cocina el agave Tequilana Weber, materia prima del famoso tequila, un productor lamenta tener que usar plantas tiernas, de casi la mitad de la edad requerida de siete años, por la creciente escasez de la mata.

Al usar agaves más pequeños aumenta el número de tallos necesarios para elaborar tequila y se requieren más plantas. Eso, aunado a la mayor demanda de la mata y los crecientes robos en las plantaciones, está presionando los precios de una industria con tierras de cultivo limitadas por las reglas de denominación de origen.

“Están ‘jimando’ (desbastando plantas) de cuatro años porque no hay, te lo puedo garantizar porque he vendido de esa edad, el agave te lo arrebatan”, dijo, preocupado, Marco Polo Magdaleno, un productor afectado en Guanajuato, otro de los estados que comparte con Jalisco la denominación de origen “tequila”.

Y el caso se viene replicando cada vez con mayor velocidad en el resto de los estados -Michoacán, Tamaulipas y Nayarit- donde crece este agave, amenazando con dejar sin suficiente materia prima a una industria que genera ventas por más de 2,000 millones de dólares anuales y emplea a unas 70.000 personas.

En medio de un auge internacional del tequila, los costos del agave se han sextuplicado desde 2016, no sólo por la escasez del producto, sino también por el nacimiento de nuevas industrias que usan esta planta y por los robos, que han llevado que el parlamento de Jalisco aumentara a fines del 2017 las penas por el hurto de agave de 5 a 15 años.

Industriales tequileros entrevistados por Reuters aseguran que la falta de agave maduro se agravará en 2018, en gran medida porque los productores se han visto obligados a echar mano de plantas jóvenes reservadas a las cosechas futuras.

“CRISIS DE ÉXITO”

Para la actual temporada de cosecha se sembraron en 2011 17.7 millones de plantas de agave Tequilana Weber, poco más del doble que el año previo, pero menos de la mitad de los 42 millones que requerirá la industria este año para satisfacer las necesidades de 140 empresas tequileras acreditadas en México, según cifras del privado Consejo Regulador del Tequila (CRT).

Y el problema podría extenderse incluso hasta 2021, coincidieron cerca de una decena de productores entrevistados por Reuters, algunos dueños de plantaciones y empresas donde se fabrica más de una marca de tequila.

La pregunta que se hacen muchos tequileros es cómo hacer frente al rotundo éxito mundial del tequila, en un mercado donde solo la demanda de Estados Unidos -el principal comprador- creció cerca del 60 por ciento en la última década, según reportes de Distilled Spirits Council.

“El crecimiento nos está rebasando, es una crisis de éxito de la industria”, confesó Francisco Soltero, director de planeación estratégica de Patrón, una firma estadounidense de tequila que Bacardí acordó la semana pasada comprar por 5,100 millones de dólares y que adquiere el agave bajo contratos a diversos productores de la zona.

MÁS ROBOS, MÁS INDUSTRIAS... MAYOR PRECIO

Pero no es sólo un problema de mayor demanda. Sentado frente a las enormes plantaciones de “agave azul”, nombre que adopta por su peculiar color, José de Jesús dice, molesto, que el incremento de robos de esa planta está obligando a muchos pequeños productores, como él, a salir del mercado.

El anciano, que ha dedicado su vida a la siembra de la planta reconoce que sus atractivos precios han despertado la codicia de la delincuencia que, utilizando grandes camiones y mayormente de noche, extrae el agave maduro de zonas donde pululan grupos violentos ligados al narcotráfico.

Según datos del Consejo Regulador del Tequila, el año pasado fueron robadas 15,000 plantas, más del triple que en 2016.

Y el creciente hurto se suma a las cada vez más demandantes industrias de insulina y jarabe de agave que, en conjunto, utilizan unas ocho millones de plantas al año, casi un 20 por ciento de las más de 42 millones de plantas que requerirá toda la industria tequilera en 2018.

“No es tan grande lo que usan (las demás industrias), pero cada vez hace más ruido”, dijo el presidente de la Cámara Nacional de la Industria Tequilera, Luis Velasco.

Entre 2016 y enero de 2018, el precio de la planta creció casi seis veces: pasó de 3.85 pesos el kilo en promedio hasta los 22 pesos actuales, lo cual preocupa a pequeños productores que asumen que no podrán mantenerse en el mercado a esos costos.

“A más de 20 pesos el kilo es imposible competir con otros destilados como vodka y whisky”, dijo Salvador Rosales, gerente de Producción de Tequila Cascahuín, una microempresa mexicana.

En años recientes, versiones premium de licores como el vodka y el tequila han incrementado su popularidad en el mercado estadounidense, a medida que los consumidores más jóvenes optan por alternativas a la cerveza.

La creciente población latina en Estados Unidos también ha impactado positivamente en las ventas del tequila. Pero sus versiones más baratas tienen cada vez más problemas para venderse porque los altos precios del agave las lleva a estar sobrevaluadas con respecto a otros destilados de su categoría.

PREOCUPACIÓN

Grandes firmas como Patrón y Tequila Sauza hasta ahora no han tenido problemas para pagar el agave y aseguran que seguirán engordando sus inventarios.

“Si vendes valor, los costos no te preocupan (...) ¿Qué nos tiene preocupados? Que tengamos el agave, cueste más o cueste menos”, dijo Soltero, de Patrón.

Tequila Sauza, emblemática en el país por sembrar la gran mayoría del agave que necesita, señala que contar con sus propios campos mitiga sus costos por lo que no ven problemas por el momento, dijo Servando Calderón, director de la empresa.

Pero algunos tequileros confiesan que la escasez empieza a preocuparlos, pues no saben hasta cuándo podrán atender el consumo mundial que se prevé pasará de las 30.2 millones de cajas actuales a casi 35 millones en 2021, según la firma de investigación inglesa IWSR drinks market analysis.

Para Raúl García, presidente del Comité Nacional Sistema Producto Agave Tequila, organización que congrega a la mayoría de los productores de agave, el futuro no luce promisorio.

“Estamos seguros de que esto tendrá un fuerte impacto en empresas grandes como Cuervo o Sauza”, dijo a Reuters en medio de enormes plantaciones de agave en Jalisco, aludiendo a un aumento en el costo de producción. “Y no vemos que el problema se vaya a resolver pronto, eso es lo que nos preocupa”.

Editado por Diego Oré y Pablo Garibian

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below