January 31, 2018 / 8:49 PM / 10 months ago

Clima seco sigue golpeando a soja y maíz de Argentina, pero la semana próxima traerá lluvias

BUENOS AIRES (Reuters) - Los campos de soja y maíz de Argentina que están golpeados por una sequía seguirán sufriendo en los próximos días, pero la semana que viene llegarían lluvias que aliviarían a los cultivos en un momento crítico, dijeron el miércoles expertos climáticos.

El martes, un funcionario de alto rango del país autral, que es el tercer mayor exportador global de soja y maíz, dijo que el nivel de lluvias de febrero será decisivo para evitar pérdidas en la cosecha de la oleaginosa tras tres meses de clima demasiado seco en importantes áreas agrícolas.

“La situación está complicada porque lo que se ve en los tres, cuatro días que vienen son lluvias muy concentradas en el norte del país y no hay casi nada para la zona núcleo (corazón agrícola del país)”, dijo a Reuters Germán Heinzenknecht, meteorólogo de la Consultora de Climatología Aplicada.

En tanto, Isaac Hankes, un analista climático de Lanworth, una división de Thomson Reuters, dijo que el miércoles los pronósticos estaban comenzando a mostrar una tendencia más húmeda a partir del domingo 4 de febrero, con una gradual baja de las temperaturas en pleno verano austral.

“La incertidumbre todavía es alta respecto de cuándo se incrementarán las lluvias, pero hay buenas probabilidades de que las condiciones empezarán a mejorar notablemente dentro de los próximos 7 a 10 días”, afirmó, y agregó que el pronóstico para mediados y finales de febrero también ha mejorado.

Sin embargo, el alivio que representarán esas lluvias aún está por verse.

“Vamos a ir a una mejora (climática) en la segunda parte de febrero, pero con el déficit que llevamos esas mejoras van a ser seguramente insuficientes”, consideró Heinzenknecht.

La sequía que afectó a importantes áreas agrícolas en plena etapa de implantación de soja y maíz 2017/18 llevó a reducciones en la superficie destinada a ambos granos y ya está generando pérdidas de rendimiento en el maíz sembrado en forma temprana, lo que repercutirá en la producción.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires ha estimado un área de 18 millones de hectáreas de soja y 5,4 millones de hectáreas de maíz.

“Estamos pasando un estrés muy importante”, dijo Fernando Meoli, un agricultor de 9 de Julio, en la provincia de Buenos Aires, en el sur del cinturón agrícola argentino. “Tiene que llover en los primeros días de febrero, y hablamos de lluvias importantes, para revertir el estrés hidrico”, señaló.

Editado en español por Maximiliano Rizzi

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below