July 11, 2018 / 1:35 AM / 4 months ago

Mineros chilenos recomiendan cautela a niños tailandeses rescatados ante fama repentina

SANTIAGO (Reuters) - Mientras el mundo estaba atento esta semana al rescate de 12 niños tailandeses y su entrenador de fútbol desde las profundidades de una cueva inundada, del otro lado del planeta, un grupo de mineros chilenos seguía el acontecimiento con particular ansiedad.

Jorge Galleguillos, uno de los 33 mineros chilenos que estuvieron atrapados 69 días bajo tierra en una mina de cobre, mirá a través de un tubo que era usado para enviarle suministros en la mina San José en Copiapá, Chile, 5 de julio de 2018. REUTERS/Jorge Vega

“Los 33”, como se conoce al famoso grupo de mineros que pasaron 69 días bajo tierra tras un accidente en la mina San José en el norte de Chile, también se robaron la atención del mundo en el 2010.

Desde su rescate por parte del Gobierno chileno en una hazaña de alto impacto mediático, han sufrido quiebres en sus relaciones, problemas psicológicos, penurias y pérdida de empleos, según cuentan algunos de ellos.

El excapataz de la mina San José Luis Urzúa, de 62 años, instó a los niños rescatados a permanecer cerca de sus familias y evitar volverse locos con ofertas de dinero.

Urzúa describió su propia experiencia de salir a la superficie para enfrentarse a los focos de los medios de comunicación, los abogados que ofrecían contratos de derechos, y los políticos deseosos de compartir la atención que ellos despertaban.

“Ellos y sus familias no tienen la capacidad para aguantar este tipo de cosas, pueden ser muy vulnerables. Nosotros no lo pudimos aguantar siendo adultos”, dijo Urzúa, que ahora tiene 62 años, y a quien se le atribuye haber mantenido a sus colegas calmados y unidos bajo tierra.

Urzúa elogió la cautela de las autoridades tailandesas para manejar la situación. No dieron las identidades de los niños -de entre 11 y 16 años- y han dicho que los mantienen en cuarentena en un hospital por el riesgo de una infección.

“Eso es lo más importante, para que puedan irse reintegrando poco a poco al ambiente que tenían antes, porque va a ser muy traumático”, explicó Urzúa el martes a Reuters. Él y su familia vieron el drama que se desarrollaba a miles de kilómetros de distancia y rezaron a diario por los niños y su entrenador.

Sobre todo, les recomendó a los niños contar su historia solo cuando estén listos. “Espero que algún día, en unos pocos años, puedan contar su historia porque, como la nuestra, es una historia de fe y esperanza”, indicó.

Nueve mineros, entre ellos Urzúa, han iniciado acciones legales en Chile contra dos abogados a los que acusan de haberlos estafados con los derechos para un libro y una película protagonizada por Antonio Banderas.

Uno de esos abogados, Remberto Valdés Hueche, indicó en un correo electrónico el martes que él continúa trabajando con la mayoría de los mineros rescatados y que la acusación de estafa hecha por los nueve no tenía sustento.

Urzúa, quien trabaja ahora para el gubernamental Servicio Nacional de Minería y Geología como orador motivacional, aseguró que muchos de los 3 mineros todavía padecen problemas de salud mental y no pueden trabajar.

“Casi todos los mineros tienen problemas psicológicos, no duermen ni se sienten bien. No es muy conocido en Chile, pero están desesperados”, explicó.

Desde que hace dos semanas surgió la noticia de que el equipo de 12 niños y su entrenador estaban atrapados en una cueva inundada, los mineros chilenos siguieron cada detalle por internet y a través de los medios. Para uno de ellos, seguir el rescate que concluyó con éxito el martes fue demasiado.

“He estado sufriendo de ansiedad y he regresado a mi terapeuta hoy”, dijo Omar Reygadas a Reuters.

Jorge Galleguillos, otro de “Los 33”, recordó como surgió a la fama mundial y fue invitado a Hollywood, al Vaticano, a Israel y el palacio presidencial chileno.

“Todo cambia”, dijo Galleguillos, de 64 años. “En el momento, todos hablan de ti, en la prensa, en la televisión, eres noticia de primera plana en todas partes y luego (...) nada”, agregó.

“Se hicieron tantas promesas y luego fuimos abandonados. Ahora están olvidadas. Espero que no les pase lo mismo”, concluyó con cierto dejo amargo.

Reporte de Aislinn Laing; editado en español por Felipe Iturrieta y Hernán García

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below