October 22, 2015 / 8:24 PM / 3 years ago

PERFIL-Jimmy Morales, un humorista cristiano que predica la anticorrupción en Guatemala

CIUDAD DE GUATEMALA (Reuters) - A Jimmy Morales le gusta contar un chiste en sus mítines para explicar cómo un humorista, sin experiencia política ni plan de gobierno claro, es el favorito para ganar el domingo la presidencia de Guatemala impulsado por un partido de origen militar.

“Te quiero tanto que por ti cruzaría el océano nadando, atravesaría el desierto sin agua y me enfrentaría al Ejército con un cortaúñas”, le dice un chico su novia. “¿Y vendrás a verme esta noche?”, pregunta la muchacha, encandilada. “Bueno, si no llueve, voy”.

El actor acalla las risas de la concurrencia con calculada indignación: “esa mujer engañada es nuestro país”, clama desde la tarima, “y el galán mentiroso son los políticos que engatusan al pueblo una y otra vez con falsas promesas”.

Con el ex presidente Otto Pérez Molina en prisión acusado de dirigir una mafia aduanera tras una oleada de escándalos de corrupción que sacudió este año la joven democracia del país, Morales sabe qué es lo que muchos quieren escuchar.

“Puertas abiertas y auditoría de todo. En las instituciones, en justicia, en la policía, en las aduanas”, advirtió el también productor televisivo de 46 años, casado y con cuatro hijos, en una entrevista con Reuters el mes pasado.

Gracias al voto castigo, Morales pasó en pocos meses de ser prácticamente un desconocido a liderar el pelotón de 14 candidatos que se presentaron a la primera vuelta en septiembre. Ahora encabeza las preferencias para el balotaje ante la ex primera dama izquierdista Sandra Torres.

Pero con un programa de gobierno de apenas seis páginas, muchos temen que la posible victoria de un hombre que hasta hace un año se ganaba la vida haciendo bromas sobre comer condones como fallido método anticonceptivo, acabe siendo una farsa.

“El capital electoral de Jimmy no es un voto propio, sino lo que representa (...) un voto emitido en contra de una amenaza común, electoralmente hablando”, dijo Christians Castillo, del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos, en referencia a la desprestigiada política tradicional.

    FUROR ANTICORRUPCIÓN

    La caída en desgracia de los políticos tradicionales hizo de la falta de experiencia un punto fuerte de Morales, cuyas prioridades son salud, educación y el combate a la corrupción.

El candidato, que en sus discursos cuenta su historia niño humilde con madre viuda, se ha comprometido a reforzar la Fiscalía y renovar a la CICIG, la comisión internacional que lideró las investigaciones contra Pérez Molina.

    Sus detractores afirman que el furor anticorrupción ha opacado el debate de propuestas concretas, mientras persisten las dudas sobre el origen militar de su partido Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación), a través del cual algunos oficiales retirados fueron electos para cargos públicos.

“No hay ninguna estructura detrás de nosotros”, se defiende Morales, quien asegura que en el 2013 refundó con docentes, profesionales, empresarios y viejos amigos el FCN que había sido creado por veteranos de las Fuerzas Armadas, una institución muy polémica acusada de perpetrar masacres durante la guerra civil.

    Aunque es admirador confeso del ex presidente uruguayo José Mujica y cita con frecuencia al prócer cubano José Martí, él se declara “nacionalista cristiano”, a favor de la pena de muerte y en contra del aborto, el matrimonio homosexual y la legalización de las drogas en un país profundamente religioso.

En la lid electoral, Morales desplegó todo el “savoir faire” acumulado en dos décadas en televisión, donde logró un modesto éxito con un programa de parodias de bajo presupuesto y chistes soeces disfrazado de vaquero, gánster y agente secreto.

Con una mezcla de humor y prédica bíblica, ha buscado mostrar su ejemplo de éxito profesional, que lo llevó de vender plátanos y ropa usada en mercados populares a tener su productora, como muestra de que puede dirigir la mayor economía de Centroamérica.

“Cuando a la gente le preguntaron entre Jesús, el Cristo, o Barrabás, ¿a quién eligió?”, preguntaba en un discurso Morales, evangélico bautista y con estudios de teología. “Pues han pasado 2.000 años y el pueblo sigue escogiendo a los malos”.

Reporte de Enrique Andrés Pretel, editado por Anahí Rama y Ana Isabel Martínez

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below