October 28, 2015 / 1:06 PM / 3 years ago

ENTREVISTA-Próximo presidente de Guatemala descarta militarización para combatir el crimen

Por Sofía Menchú y Alexandra Alper

El presidente electo de Guatemala, Jimmy Morales, durante una entrevista con Reuters, en Ciudad de Guatemala, 26 de octubre de 2015. El presidente electo de Guatemala descartó usar militares para combatir el crimen pero planea diversificar las labores de las Fuerzas Armadas durante su mandato, ante los temores que generó en algunos sectores los lazos de su partido con la polémica institución castrense. REUTERS/Jorge Dan Lopez

CIUDAD DE GUATEMALA (Reuters) - El presidente electo de Guatemala descartó usar militares para combatir el crimen pero planea diversificar las labores de las Fuerzas Armadas durante su mandato, ante los temores que generó en algunos sectores los lazos de su partido con la polémica institución castrense.

Jimmy Morales, un actor de televisión de 46 años, arrasó en las elecciones del domingo con sus promesas de honestidad y transparencia, pero sigue sin ofrecer detalles sobre cómo tratará de revivir la mayor economía de Centroamérica, acosada durante décadas por la corrupción y la ineficacia.

Impulsado por el voto castigo tras el arresto de su predecesor Otto Pérez Molina, acusado de un masivo fraude aduanero, Morales dijo que prefiere utilizar los militares para construir puentes y carreteras que para el combate contra la delincuencia, una de las mayores lacras del país.

“Apostamos más a la investigación criminal”, dijo a Reuters el lunes en una entrevista. “De nada sirve invertir en seguridad si el sistema judicial no funciona”, agregó al rechazar una posible militarización de la seguridad pública como están haciendo algunos vecinos como Honduras y El Salvador.

La violencia del narco y las pandillas, junto con la pobreza y el desempleo, están forzando a millones de centroamericanos a emigrar ilegalmente hacia Estados Unidos, que se ha comprometido a ayudar a estos países si ofrecen gestos anticorrupción.

Morales, que asumirá en enero por cuatro años, baraja otras ideas para el Ejército, una de las instituciones más opacas y de la que proceden algunos de los fundadores y futuros diputados de su partido Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación).

“¿Qué tal suena la idea de un ejército constructor? Podríamos ahorrarnos muchos recursos en vez de dárselos a constructoras privadas”, dijo sobre sus planes para las Fuerzas Armadas, una controvertida institución que ejecutó masacres durante la cruenta guerra civil de cuatro décadas.

¿POPULISTA YO?

A favor de la pena de muerte y en contra del matrimonio gay, el aborto y las drogas, sus críticos lo acusan de improvisar y ser efectista con planes como poner un GPS a los maestros o repartir teléfonos inteligentes a los niños pobres.

“No ha habido otro candidato al que le hayan dicho tantas cosas, desde payaso hasta populista, pero el ‘smartphone’ es lo menos populista que hay”, aseguró el político novato, cuya propuesta de revivir en los tribunales una vieja disputa territorial con Belice también levantó polvareda.

Morales defiende un plan muy extendido en Latinoamérica, donde gobiernos de izquierda y derecha, desde Uruguay a Colombia, han repartido decenas de miles de computadoras a estudiantes de bajos recursos para reducir la brecha digital.

Además, dice, eso no le costaría nada al contribuyente.

“(A las compañías telefónicas) les voy a dar las paredes de las escuelas para que pinten sus marcas y las paredes gubernamentales para que sus marcas sean compensadas”, dijo al asegurar que ya ha estado en contacto con algunas de las mayores operadoras como Telefónica, Tigo y Claro. 

Después de que una serie de investigaciones anticorrupción pusieran a la elite política bajo sospecha, Morales ganó con su lema “ni corrupto, ni ladrón” tras prometer transparencia en el gasto público, respaldo a la Fiscalía y auditaría institucional.

El ex productor televisivo también se comprometió a renovar la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), cuyo papel fue clave para la renuncia y arresto de Pérez Molina el mes pasado.

    Calificando de “ridícula” la actual regalía minera del uno por ciento, dijo que “ahora”, sin especificar un cronograma, revisará la ley pese a que a los inversores no les interese.

“También puede ser que a Guatemala no le interese dejar que se lleven el oro y el níquel a muy bajo precio”, afirmó para agregar rápidamente: “no he dicho ‘no’ a la minería”.

Editado por Enrique Andrés Pretel y Pablo Garibian

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below