for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias Principales

Policía salvadoreña detiene a cuatro militares acusados de asesinar jesuitas

SAN SALVADOR (Reuters) - La policía de El Salvador capturó a cuatro de los 17 militares acusados del asesinato de seis sacerdotes jesuitas durante la guerra civil (1980-1992), semanas después de que un juez español emitiera una nueva orden de detención contra ellos a través de Interpol, informó el sábado la institución.

La policía de El Salvador capturó a cuatro de los 17 militares acusados del asesinato de seis sacerdotes jesuitas durante la guerra civil (1980-1992), semanas después de que un juez español emitiera una nueva orden de detención contra ellos a través de Interpol, informó el sábado la institución. En la imagen, agentes de la policía salen de la vivienda del ex militar Carlos Mauricio Guzmán Aguilar durante una redada en San Salvador. 5 febrero 2016. REUTERS/Jose Cabezas

Los militares retirados fueron detenidos durante un amplio operativo que se inició en la noche del viernes en diversas zonas del país.

“Como resultado del operativo iniciado el día de ayer 5 de febrero y en cumplimiento a Notificación Roja emitida por Interpol se ha detenido a los señores: Guillermo Alfredo Benavides Moreno, Antonio Ramiro Ávalos Vargas, Ángel Pérez Vásquez y Tomás Zárpate Castillo”, informó la Policía Nacional Civil (PNC) en su cuenta de Twitter.

La institución agregó que continúa realizando un operativo para la ubicación y detención del resto de militares requeridos por la justicia española.

El juez de la Audiencia Nacional española Eloy Velasco envió a comienzos de enero una nueva petición a Interpol para la captura de los militares salvadoreños retirados, supuestamente involucrados en la masacre de los clérigos y dos colaboradoras en los momentos más álgidos de la guerra.

En el marco de una ofensiva guerrillera en la capital, la madrugada del 16 de noviembre de 1989 un comando militar de ultraderecha irrumpió en el campus de la Universidad Centroamericana (UCA) y acribilló al grupo de religiosos, entre ellos el rector de la institución, Ignacio Ellacuría.

Cinco de los seis sacerdotes eran españoles. En el ataque también murieron una empleada doméstica y su hija.

El crimen es uno de los más emblemáticos del conflicto armado que enfrentó a la entonces guerrilla izquierdista y ahora partido gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) con el Ejército salvadoreño, con un saldo de 75.000 muertos y 8.000 desaparecidos.

La justicia española ya había solicitado en 2011 la detención de los militares con miras a la extradición, pero la Corte Suprema de Justicia de El Salvador resolvió que el requerimiento se refería únicamente a un aviso de localización, por lo que desechó el pedido de captura y la extradición.

El abogado defensor de los militares, Lisandro Quintanilla, dijo a periodistas que el operativo es arbitrario.

“La orden de detención emitida internacionalmente es totalmente ilegítima en este país porque la Corte ya había resuelto que la extradición no procede”, señaló Quintanilla.

Reporte de Nelson Rentería; editado por Carlos Serrano

Nuestros Estándares: Los principios Thomson Reuters.

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up