February 19, 2016 / 7:28 PM / 2 years ago

Gobierno de Colombia y FARC cruzan acusaciones por acto político de la guerrilla

LA HABANA/BOGOTA (Reuters) - La guerrilla de las FARC negó el viernes haber realizado un acto de proselitismo político con armas violando las reglas acordadas para la negociación de paz, pero el presidente de Colombia los culpó de minar la confianza del proceso.

Imagen de archivo de un rebelde de las FARC con un arma en las montañas de Caldono, Colombia, jun 4, 2013. La guerrilla colombiana de las FARC aseguró el viernes que no violó las reglas acordadas en el diálogo de paz que mantiene con el Gobierno y rechazó el señalamiento de que había hecho política con las armas en un poblado del país sudamericano. REUTERS/Jaime Saldarriaga

El Gobierno suspendió el jueves las visitas desde Cuba de los negociadores de las FARC a sus campamentos en el país sudamericano para explicar a sus combatientes los avances del proceso de paz, después de que al menos tres líderes rebeldes entraron al pueblo de El Conejo, en el departamento de la Guajira, escoltados por guerrilleros uniformados y armados.

“Tras el manido argumento del proselitismo armado, se pretende imponer el aislamiento de nuestra delegación y la prohibición de interactuar con los distintos sectores de la sociedad interesados en conocer los desarrollos del proceso”, dijeron las FARC en un comunicado difundido desde La Habana.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) aseguraron que no violaron los acuerdos consensuados en la mesa de diálogo de Cuba y calificaron de “injustificada polémica” las voces de protesta, mientras que invitaron al Gobierno a trabajar para superar el impasse.

Pero el presidente Juan Manuel Santos respondió que la presencia de los jefes de las FARC Iván Márquez, Fabián Gómez y Jesús Santrich escoltados por decenas de hombres uniformados en un acto proselitista en un pueblo va en contravía del propósito de la negociación para romper el vínculo entre armas y política.

“No solamente violaron las reglas y los protocolos, sino que es un duro golpe a la confianza depositada en la negociación y a la confianza de los colombianos en el proceso”, afirmó Santos en un acto que presidió en el departamento de la Guajira.

Desde el 2015 el Gobierno de Colombia había autorizado cinco visitas para que representantes de las FARC entraran a los campamentos en las selvas y montañas a hablar sobre los diálogos de paz, que buscan acabar con un conflicto armado de más de medio siglo que ha causado al menos 220.000 muertos.

Pese a los altibajos, en la negociación las partes ya lograron consensos en temas para dar acceso a la tierra a los campesinos pobres, la lucha contra el narcotráfico, la transformación de la guerrilla en un movimiento político, justicia y víctimas, desminado y desaparecidos.

Sin embargo, las partes corren el riesgo de no terminar de cerrar el acuerdo antes del 23 de marzo, la fecha que fijaron de común acuerdo para firmar el pacto.

Reporte de Nelson Acosta y Luis Jaime Acosta en Bogota. Editado por Silene Ramírez

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below