April 19, 2016 / 2:27 PM / 2 years ago

Disminuyen chances de hallar sobrevivientes de sismo Ecuador, pérdidas treparían a 3.000 mln dlr

PEDERNALES, Ecuador (Reuters) - Las probabilidades de hallar más sobrevivientes del terremoto que asoló Ecuador el fin de semana caían el martes de forma dramática, pese a los esfuerzos de socorristas en una tragedia que le costaría hasta 3.000 millones de dólares al país.

El presidente ecuatoriano Rafael Correa saluda a los residentes durante una visita tras el terremoto que asoló la costa del Pacífico, en el pueblo de Canoa, Ecuador. 18 de abril de 2016. El terremoto que asoló Ecuador el fin de semana podría costarle al país entre dos y tres puntos porcentuales de su Producto Interno Bruto (PIB), dijo el martes el presidente Rafael Correa, mientras disminuyen las posibilidades de hallar más sobrevivientes a pesar de la tenaz labor de los socorristas. REUTERS/Henry Romero

El sismo, el más devastador en Ecuador en casi 40 años, dejaba 480 fallecidos, más de 4.600 heridos y 107 desaparecidos según las últimas cifras oficiales, aunque las autoridades aseguraron que el número de muertos podría seguir incrementándose.

“Va a ser una lucha larga, no nos engañemos”, dijo el presidente de Ecuador, Rafael Correa, tras recorrer la provincia de Manabí, la más afectada por el potente terremoto de magnitud 7,8 ocurrido el sábado.

“Las pérdidas son multimillonarias. Yo calculo, a grosso modo, 2.000 (millones), 3.000 millones de dólares. Dos puntos, tres puntos del Producto Interno Bruto”, agregó el mandatario.

Más tarde, mientras evaluaba los daños en la pequeña localidad de Tarqui con tapaboca, guantes de látex y casco, Correa dijo que en el corto plazo el país necesitaría hasta tres años y “decenas de millones de dólares” para su reconstrucción.

El sismo puso más presión sobre la economía del miembro más pequeño de la OPEP, que ya sufría por los bajos precios del crudo y pronosticaba un crecimiento cercano a cero para 2016.

A pesar de que la vital industria energética no sufrió grandes daños por el terremoto, las exportaciones de bananas, flores, cacao y pescado podrían retrasarse por las carreteras agrietadas y las demoras en los puertos.

72 HORAS CRUCIALES

Ayudados por perros entrenados y potentes excavadoras, los expertos seguían buscando víctimas entre el tropel de ladrillos y fierros retorcidos, pero los gestos de desazón los delataban: los protocolos de búsqueda indican que las primeras 72 horas son vitales para encontrar con vida a desaparecidos.

“Las estadísticas muestran que después de las 72 horas la probabilidad de encontrar gente con vida disminuye de manera importante”, reconoció Sebastián Mocarquer, el líder del grupo de búsqueda y rescate del cuerpo de bomberos de Chile.

“Pero no necesariamente quiere decir que las labores de búsqueda y rescate se detienen en ese tiempo, es normal que dure bastante más días, a veces 10 días”, explicó.

Las imágenes se repetían a lo largo del litoral afectado: sobre calles en las que se levantaban casas, edificios y hoteles, ahora se apilan toneladas de escombros. En Portoviejo, el incólume estadio de fútbol servía de morada, centro de acopio y hasta de improvisado mortuorio.

Miles volvieron a pasar la noche a la intemperie por temor a que las incesantes réplicas tumbaran sus maltrechos hogares.

Pero otros, como Rosa Cagua, de 60 años, su madre, y 200 personas más, tuvieron más suerte y pudieron dormir en un refugio que levantó el Gobierno en Pedernales.

“No tenemos dónde estar, pero eso es mucho mejor que la calle”, dijo Cagua sentada en un colchón nuevo forrado con plástico.

“Por lo menos acá hay colchones y alimentos”, agregó recordando que las noches previas tuvo que dormir en la calle con su mamá de 81 años.

“HAY ESPERANZA”

No es la primera vez que Pedernales, un poblado costero de 55.000 habitantes en el noroeste del país, vive una tragedia.

Durante la década de 1980, la ciudad prosperó impulsada por el auge camaronero, uno de los tres principales productos de exportación del país pero, una década más tarde, se fue a pique tras la enfermedad de la mancha blanca, un virus devastador que causa gran mortalidad en los crustáceos.

A pesar de todo, el pueblo se repuso y, gracias a miles de bañistas que empezaron a llegar atraídos por las cálidas aguas del océano Pacífico, pasó a subsistir del turismo.

Y aunque el sismo derribó más del 70 por ciento de las viviendas de la ciudad y dañó las restantes, las autoridades esperan que el pueblo vuelva a resurgir de entre los escombros.

“Es una tragedia de inmensas proporciones”, reconoció Correa, visiblemente afligido. “Pero mayor es la voluntad del pueblo ecuatoriano, nuestra voluntad de salir adelante”, agregó.

Haciéndose eco de esas declaraciones, los socorristas difundían rescates a través de las redes sociales mostrando a algunas de las 54 personas que habían sido halladas con vida desde el sábado, cuando el terremoto azotó al país andino.

“Donde hay vida, hay esperanza. Nuestro personal rescató a cinco personas con vida”, dijo la Policía ecuatoriana en Twitter sobre los trabajos que realiza en Manta, sede de uno de los puertos más importantes del país.

Escrito por Diego Oré; reporte adicional de Alexandra Valencia; editado por Pablo Garibian

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below