May 20, 2016 / 6:12 PM / 2 years ago

Juicio político a Rousseff continuará durante Juegos Olímpicos de Río

BRASILIA, 20 mayo (Reuters) - Brasil recibirá al mundo en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro con la suspendida presidenta Dilma Rousseff aún en un juicio por supuestamente violar leyes presupuestarias, dijeron funcionarios el viernes, pese a los esfuerzos del Ejecutivo interino por acelerar el proceso antes de la cita deportiva.

La suspendida presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, durante una conferencia de prensa con medios extranjeros, en Brasilia, Brasil. 13 de mayo de 2016. Brasil recibirá al mundo en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro con la suspendida presidenta Dilma Rousseff aún en un juicio por supuestamente violar leyes presupuestarias, dijeron funcionarios el viernes, pese a los esfuerzos del Ejecutivo interino por acelerar el proceso antes de la cita deportiva. REUTERS/Ueslei Marcelino

Los jefes de Estado que asistirán a la ceremonia de apertura el 5 de agosto a invitación de Rousseff se encontrarán, en su lugar, estrechando la mano del presidente interino, Michel Temer, dijo un cercano asesor presidencial.

Temer, quien accedió al cargo la semana pasada cuando el Senado votó someter a Rousseff a un juicio político, confiaba en que el proceso concluyera antes de los Juegos, para que no hubiera dudas sobre su liderazgo al frente de la mayor economía de América Latina.

Si Rousseff es condenada, sería destituida definitivamente y Temer se quedaría en el cargo hasta las elecciones de 2018.

Varios líderes latinoamericanos criticaron el juicio político a Rousseff como inconstitucional y pusieron en duda la legitimidad del Gobierno de Temer. Rousseff ha rechazado las acusaciones.

El presidente del Senado, Renan Calheiros, suspendió el receso anual de la Cámara en julio para que el juicio no se vea interrumpido.

Pero funcionarios del Senado aseguraron que, como muy pronto, acabará a principios o mediados de septiembre, ya que hay que presentar pruebas de que Rousseff violó las leyes presupuestarias y llamar a testigos, además de permitir que su defensa tenga un tiempo justo para presentar su caso.

“Lo ideal sería un juicio de cuatro meses que concluya en septiembre. Seis meses es demasiado”, afirmó la senadora Rose de Freitas, del partido de Temer, que participa en la comisión senatorial para el juicio político, que se reunirá el martes para decidir el ritmo del proceso.

“Lo mejor es acelerar el juicio sin afectar al debido proceso, para que las políticas que tanto necesita este país tengan legitimidad política y seguridad legal”, agregó.

Editado en español por Carlos Serrano

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below