September 14, 2016 / 5:37 PM / 2 years ago

Fiscales brasileños acusan a Lula de ser el jefe de corrupción en Petrobras

CURITIBA (Reuters) - Fiscales brasileños acusaron el miércoles al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva de ser “el jefe” de una amplia trama de corrupción en la petrolera controlada por el estado Petrobras, en un revés a las aspiraciones de un retorno del héroe de la izquierda.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, durante una reunión con miembros del Partido de los Trabajadores, en Sao Paulo, Brasil. 2 de septiembre de 2016. El Ministerio Público brasileño presentó cargos por corrupción contra el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva y contra su esposa dentro de la investigación del esquema de corrupción en Petrobras, reportó el miércoles el canal de televisión local GloboNews. REUTERS/Paulo Whitaker

Es la primera vez en que Lula, el político más popular de Brasil pese a las acusaciones de corrupción en su contra, es imputado por fiscales federales por supuestamente participar en una trama de sobornos en Petrobras.

El fiscal Deltan Dallagnol dijo en una rueda de prensa que el esquema en Petrobras provocó pérdidas estimadas en 42.000 millones de reales (12.600 millones de dólares).

Los abogados de Lula rechazaron en un comunicado las acusaciones y dijeron que los procuradores carecen de evidencia para respaldar los cargos que, dicen, son parte de una persecución política que impida su candidatura a la presidencia en 2018.

Dallagnol dijo que Lula, un héroe para muchos brasileños pobres durante su gobierno entre 2003 y 2010, fue acusado de corrupción y lavado de dinero.

“Fue el director de esta orquesta criminal”, dijo Dallagnol, durante una presentación de su investigación. “La trama de sobornos en Petrobras tenía por objeto perpetuar en el poder al Partido de los Trabajadores por medios criminales”.

La operación “Lavado de autos”, que se ha prolongado por dos años en Curitiba, ha mostrado cómo ejecutivos nombrados por el Partido de los Trabajadores de Lula y por sus aliados contrataron a firmas de ingeniería pagando sobreprecios a cambio de financiamiento político ilegal y sobornos.

El escándalo contribuyó a la caída del poder del Partido de los Trabajadores, tras meses de protestas que hundieron la popularidad de Dilma Rousseff, la sucesora de Lula.

Rousseff fue destituida por el Congreso en un juicio político por incumplir normas presupuestarias, cuando arreciaban las críticas por su manejo del país durante la peor recesión desde 1930.

Dallagnol dijo que Lula estaba en el centro de la trama gracias a su control del Partido de los Trabajadores y del gobierno de Brasil.

Según los fiscales, el carismático político y líder sindical recibió personalmente unos 3,7 millones de reales (1,1 millón de dólares) en sobornos de la constructora OAS, incluyendo un lujoso apartamento en la costa de Sao Paulo.

Lula ha negado que la propiedad en el balneario de Guarujá le pertenezca.

El caso de Lula será visto por el juez Sergio Moro, quien ha estado en una cruzada anticorrupción y ha encarcelado a docenas de ejecutivos y otras personas involucradas en el escándalo de Petrobras.

Los fiscales también acusaron a la ex primera dama Marisa Leticia Lula da Silva.

Lula ha sido acusado en otra causa en una corte de Brasilia de obstrucción a la justicia, en un caso relacionado con un intento de persuadir a acusados en el caso Petrobras de no testificar.

(1 dólar = 3,3408 reales)

Reporte de Anthony Boadle; Editado en español por Janisse Huambachano y Javier López de Lérida

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below