October 9, 2016 / 12:02 PM / 2 years ago

Matthew provoca inundaciones en Carolina del Norte, mantiene peligro en su camino hacia océano

Por Colleen Jenkins

Una mujer intenta obtener alimentos en un refugio en una escuela en Liliane Mars Dumarsais Estime tras el paso del huracán Matthew por Los Cayos, Haití, el 7 de octubre de 2016. REUTERS/Andres Martinez Casares

WINSTON-SALEM, EEUU (Reuters) - Los servicios de emergencias rescataron con botes a cientos de personas de las inundaciones y recogieron en helicópteros a gente en los tejados en Carolina del Norte, después de que el ex huracán Matthew anegó gran parte del sureste de Estados Unidos antes de debilitarse el domingo y dirigirse hacia el mar.

Matthew, la tormenta más poderosa en el Atlántico desde 2007, fue degradada a ciclón post tropical el domingo, tras un paso por el Caribe que dejó cerca de 900 muertos en Haití y al menos 16 en Estados Unidos.

Haití está sufriendo también brotes de cólera y hay unas 61.500 personas desplazadas en los refugios, dijeron funcionarios. En Estados Unidos, más de dos millones de negocios y hogares quedaron sin energía.

La tormenta se movía en dirección este-noreste hacia el océano, según el reporte de las 1500 GMT del Centro Nacional de Huracanes (CNH), que situó el centro del sistema a 160 kilómetros de Cabo Hatteras, Carolina del Norte.

Aunque Matthew perdió sus características tropicales, ya que no se sigue alimentando del agua caliente del mar, la tormenta seguía portando vientos peligrosos con velocidades máximas de 120 kilómetros por hora (kph), por debajo de los 210 kph que alcanzó en su momento de máxima fuerza. Las inundaciones y las marejadas siguen siendo una amenaza, señaló el CNH.

“No hay posibilidad de que vuelva (a la costa)”, dijo Dennis Feltgen, un portavoz del CNH.

Funcionarios dijeron que muchas comunidades costeras y tierra adentro siguen bajo el agua por culpa de las marejadas o de los ríos y arroyos desbordados, y que hay situaciones peligrosas generadas por las líneas eléctricas caídas y las casas dañadas.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, declaró el estado de emergencia en Georgia y Florida, liberando fondos federales para ayudar a que los estados reparen sus infraestructuras dañadas y retiren los escombros. Las dos Carolinas podrían recibir también ayuda.

PETICIÓN DE AYUDA

En Carolina del Norte, donde murieron al menos siete personas, el gobernador Pat McCrory pidió ayuda del exterior, solicitando al país que no se distraiga tanto con la campaña presidencial, afectada en la actualidad por la filtración de un video de 2005 en el que el candidato republicano, Donald Trump, realiza comentarios lascivos sobre las mujeres.

“Sé que la conversación política es la que domina las ondas en muchos canales nacionales, pero quiero que el resto de la nación sepa que necesitamos su ayuda”, dijo McCrory.

Florida reportó cinco muertes relacionadas con la tormenta, Georgia tres y Carolina del Sur, una.

Las inundaciones en Carolina del Norte requirieron 877 rescates acuáticos, incluidos más de 500 en el territorio interior del condado de Cumberland, señaló McCrory.

El gobernador afirmó que los funcionarios están buscando nuevas brigadas de rescate para relevar a los 334 trabajadores federales, estatales y locales que trabajaron durante la noche “arriesgando su vida”. “Debo decirles que estos equipos de rescate están exhaustos”, comentó McCrory.

En Virginia, donde más de 300.000 clientes se quedaron sin electricidad, la ciudad de Norfolk declaró el estado de emergencia e instó a sus ciudadanos a permanecer fuera de las carreteras, mientras la localidad de Virginia Beach cerró todos sus parques, centros recreativos, librerías y el Virginia Aquarium.

La Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) publicó advertencias sobre crecidas de agua, consideradas por el administrador Craig Fugate como la causa principal de decesos relacionados con el temporal.

Incluso ahora que la tormenta se aleja de la costa, “se está desarrollando una inundación grande e importante sobre el noreste de Carolina del Sur hacia el centro y este de Carolina del Norte”, alertó la FEMA.

Reporte adicional de Harriet McLeod en Charleston, Carolina del Sur, y Gina Cherlus en Nueva York; escrito por Daniel Trotta; editado en español por Gabriela Donoso y Carlos Serrano

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below