October 21, 2016 / 1:47 PM / 2 years ago

Oposición pide tomar Venezuela tras paralización de referéndum presidencial

CARACAS (Reuters) - La oposición venezolana acusó el viernes al gobierno de Nicolás Maduro de “romper el hilo constitucional” y llamó a tomar el país con protestas, tras la paralización del proceso para convocar a un referéndum revocatorio contra el mandatario.

Jesús Torrealba, secretario ejecutivo de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), durante una reunión con partidarios opositores, en Caracas, Venezuela. 26 de septiembre de 2016. La oposición venezolana prometió el viernes una respuesta contundente, pero pacífica, tras la paralización del proceso que promovió para activar un referéndum revocatorio contra el mandato del presidente socialista Nicolás Maduro, quien le pidió a sus adversarios no "volverse locos". REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

El Consejo Nacional Electoral (CNE) pospuso el jueves hasta nuevo aviso el plebiscito, una decisión que prácticamente eliminó la posibilidad de que se celebre antes del 10 de enero del 2017.

De acuerdo a la Constitución, si Maduro fuera revocado después de esa fecha, no se celebrarían nuevas elecciones y su vicepresidente culminaría el mandato en enero del 2019, asegurando la permanencia en el poder del chavismo.

“En Venezuela se dio un golpe de Estado, no se puede calificar de otra forma”, dijo el líder de la oposición, Henrique Capriles, en rueda de prensa.

“Llegó la hora de defender la Constitución, de restituir el hilo constitucional que este Gobierno corrupto ha roto”, agregó el también gobernador del estado Miranda, convocando a sus huestes a “tomar Venezuela de punta a punta” el miércoles.

A diferencia de manifestaciones previas, cuando la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) estableció un horario y lugar específicos para protestar, Capriles dijo que la próxima semana irán “hasta donde nos tengamos que movilizar”.

Capriles también invitó a sus seguidores a reunirse el sábado en Caracas en una movilización convocada por líderes mujeres de la oposición, entre ellas la esposa de Leopoldo López, dirigente preso desde 2014.

“Ser pacífico no es ser pendejo (tonto), no significa no defender con firmeza nuestros derechos. Si nos quieren meter presos, ¡échenle bolas (adelante)!”, retó Capriles.

En abril del 2002, una masiva protesta opositora contra el entonces presidente Hugo Chávez se desvió hacia el palacio de Gobierno y devino en un breve golpe de Estado.

La oposición dice que el CNE, por órdenes del Gobierno, está torpedeando intencionalmente el proceso para evitar que el referéndum se produzca este año.

El árbitro, sin embargo, ha dicho que actúa dentro de la ley y partidarios del Gobierno calificaron de “justa” la suspensión.

“Lo que sucedió con el referendo revocatorio fue un mortinato, es decir, murió al nacer”, opinó Jorge Rodríguez, alcalde oficialista de un municipio de Caracas.

Más temprano, Capriles denunció que a él y a otros siete líderes políticos se les prohibió la salida del país por motivos que desconocen.

CARTA DEMOCRÁTICA

Venezuela atraviesa una de las peores crisis de su historia reciente con la inflación más alta del mundo, recesión económica, constantes fallas en los servicios públicos y escasez de bienes básicos, medicinas y repuestos.

La crisis ha golpeado la popularidad de Maduro, heredero político de Chávez. Según una reciente encuesta de la firma Datanálisis, hasta un 71,8 por ciento de los entrevistados votaría por revocar su mandato.

Unos pocos universitarios protestaron el viernes a las afueras de sus casas de estudio en Caracas, mientras que algunos opositores más radicales llamaron a la desobediencia civil.

A principios del 2014, protestas antigubernamentales dejaron 43 muertos. Hoy, con una peor situación económica y los ánimos caldeados, analistas creen que un estallido social está cerca.

“La crisis política y económica de Venezuela no muestra signos de disminuir en el próximo año, elevando el potencial para un levantamiento violento generalizado”, opinó Peter Hoflich de BMI Research, una unidad de Fitch Group.

Desde fines de junio, la Organización de Estados Americanos (OEA) viene sometiendo la situación de Venezuela a un exhaustivo escrutinio a fin de determinar si ha sufrido una alteración del orden constitucional que afecte la democracia.

El viernes, el presidente de la Asamblea Nacional, el opositor Henry Ramos, dijo que en los próximos días enviarán una comisión a la sede de la OEA, en Washington, para exigir la aplicación de la Carta Democrática, lo que supondría la suspensión de Venezuela del organismo hemisférico.

Ramos adelantó que el domingo se celebrará una sesión extraordinaria de la Asamblea, desafiando a la justicia que decretó que el Parlamento de mayoría opositora está en “desacato” y por ende sus decisiones no son válidas.

Capriles solicitó que en la sesión se discuta el supuesto abandono del cargo de Maduro, quien salió del país el jueves. Desde Azerbaiyán, primera parada de una gira por países petroleros, el mandatario pidió calma a sus detractores.

“Quiero aprovechar para hacer un llamado a la tranquilidad, al diálogo, a la paz, al respeto a la justicia, al respeto a las leyes”, dijo en un contacto telefónico con el canal estatal.

“Que nadie se vuelva loco, que no vuelvan los tiempos de la locura. Es tiempo de cordura”, imploró.

Escrito por Diego Oré. Reporte adicional de Andrew Cawthorne, Efraín Otero y Marco Bello; Editado por Silene Ramírez

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below