17 de abril de 2010 / 21:58 / en 8 años

Alejandro Robaina, leyenda cubana del tabaco, muere a 91 años

Por Jeff Franks

<p>Alejandro Robaina, conocido en los c&iacute;rculos internacionales de los cigarros por producir el mejor y m&aacute;s famoso tabaco de Cuba, muri&oacute; el s&aacute;bado a los 91 a&ntilde;os, dijo un amigo de la familia. El productor cubano de tabaco Alejandro Robaina, considerado uno de los mejores del mund, feb 28, 2006.</p>

LA HABANA (Reuters) - Alejandro Robaina, conocido en los círculos internacionales de los cigarros por producir el mejor y más famoso tabaco de Cuba, murió el sábado a los 91 años, dijo un amigo de la familia.

Robaina, el único productor de tabaco cubano con un cigarro que lleva su nombre, fue diagnosticado de un cáncer el año pasado y su salud había empeorado en los últimos días, dijo Sergio Hernández, un distribuidor de cigarros que vive en La Habana.

Robaina murió en su modesta casa cercana al pueblo de San Luis, en la región tabaquera de Vuelta Abajo, cerca de la occidental ciudad de Pinar del Río.

Un frágil Robaina celebró su cumpleaños número 91 el 20 de marzo en su granja rodeado de una veintena de amigos y familiares.

Robaina le dijo a Reuters en una breve entrevista que el secreto de cultivar el mejor tabaco era simple.

“Tienes que amar a la tierra y preocuparte por ella”, dijo.

A medida que el tabaco crece, dijo Robaina, “te habla. Te dice lo que necesita y tu debes oir”.

Robaina pasó la mayor parte de su vida en su granja, aunque también viajó alrededor del mundo como el embajador no oficial del tabaco cubano.

En una ocasión, Robaina asistió a un encuentro con el Rey Juan Carlos de España en el que el músico Sting le pidió un autógrafo.

En los últimos años, Robaina le transmitió el conocimiento del cultivo de tabaco a su familia y su nieto Hiroshi asumió la administración de las plantaciones.

A medida que su fama crecía, la casa de Robaina se convirtió en un destino obligado para los amantes de los cigarros, de todo el mundo, y, hasta que su salud se deterioró, recibía con agrado a los visitantes.

“Una vez me dijo que era millonario porque tenía un millón de amigos en todo el mundo. Tenía un gran corazón y trataba a todos por igual”, dijo Hernández.

Ahora, agregó, Hernández, “el padrino del tabaco cubano se ha ido”.

Editado en español por Juan José Lagorio

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below