for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias de Negocios

El BCE debatió en julio sobre su flexibilidad en la compra de bonos

FRÁNCFORT, 20 ago (Reuters) - Los responsables de la política monetaria del Banco Central Europeo debatieron el mes pasado sobre el alcance de su flexibilidad para realizar compras de bonos de emergencia y algunos advertieron contra un mayor aumento de estas, mostró el jueves el registro oficial de su reunión de julio.

FILE PHOTO: The headquarters of the European Central Bank (ECB) are pictured in Frankfurt, Germany, July 8, 2020. REUTERS/Ralph Orlowski/File Photo

El BCE dejó sin cambios el mes pasado su política monetaria y brindó una visión ligeramente más optimista sobre el crecimiento, pero dijo que todavía era probable que utilizase todo su arsenal de estímulos ya aprobado para hacer frente al mayor colapso económico que se recuerda.

Las actas de la reunión, sin embargo, sugieren que algunas autoridades de política monetaria no están interesadas en un nuevo aumento del Programa de Compras de Emergencia para la Pandemia (PEPP, por sus siglas en inglés) del BCE, que asciende a 1,35 billones de euros, e incluso ven margen para que el banco retenga parte de su potencia de fuego.

“También se argumentó que la flexibilidad del PEPP sugería que el programa de compras netas debía considerarse un techo en lugar de un objetivo”, según el informe de la reunión del 16 de julio, publicado el jueves por el BCE.

“Se señaló que los datos entrantes habían sorprendido al alza y que algunos de los riesgos a la baja que rodeaban las perspectivas (...) habían retrocedido, aumentando la posibilidad de que el programa no tenga que ser implementado en su totalidad”.

Sin embargo, la formulación utilizada en las actas sugiere que esta era una opinión minoritaria y otros miembros del consejo de gobierno del BCE apoyaron una interpretación más liberal de la flexibilidad teniendo en cuenta que la incertidumbre actual no tiene precedentes.

Se espera que la economía de la zona euro se contraiga alrededor de una décima parte este año por la pandemia de coronavirus, por lo que el BCE está comprando cantidades récord de deuda para ayudar a que los gobiernos hagan frente a partidas de gasto extraordinarias. También está pagando a los bancos para que presten su dinero en un esfuerzo por salvar a empresas viables.

Los datos económicos del verano boreal sugieren que la recuperación está en marcha y puede ser incluso más rápida de lo que algunos esperaban, pero los rebrotes de COVID-19 hacen temer nuevas medidas restrictivas para contener la pandemia.

Algunas ayudas públicas destinadas a preservar el empleo también se agotarán en los próximos meses, lo que sugiere que el desempleo es ahora artificialmente bajo y que subirá, lastrando a su vez la recuperación.

La próxima reunión del BCE será el 10 de septiembre.

Reporte de Balazs Koranyi; editado en español por Jose Elías Rodríguez

Nuestros Estándares: Los principios Thomson Reuters.

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up