for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias Globales

A FONDO-Demócratas piden votar por anticipado cuando Trump alienta el temor a una elección impugnada

15 oct (Reuters) - Cindy Kalogeropoulos, una partidaria de Joe Biden, no se arriesgó cuando su voto por correo llegó el 29 de septiembre. La jubilada de Michigan llenó la papeleta, manejó 11 kilómetros hasta el buzón más cercano y se quedó para cerciorarse de que los funcionarios electorales la recogieran, todo ello dentro de las 48 horas de haberla recibido.

Foto de archivo del candidato demócrata a la presidencia de EEUU, Joe Biden, y su compañera de fórmula, Kamala Harris, en campaña en Phoenix, Arizona. Oct 8, 2020. REUTERS/Kevin Lamarque

En el vecino Ohio, Eric Bjornard, de 42 años, y su esposa Abigail, también partidarios de Biden, votaron diligentemente. La pareja entregó en mano sus votos por correo a su oficina electoral local el mes pasado, cinco semanas antes de las elecciones del 3 de noviembre.

Los líderes demócratas han estado instando a los partidarios de Biden a que se presenten en masa y voten temprano por el temor de que salvo que logren una victoria contundente, el presidente republicano Donald Trump impugne los resultados, lo que podría abrir el camino para que las legislaturas estatales, los tribunales o el Congreso decidan el resultado.

Decir a los votantes que tengan fe en el proceso democrático y reconocer al mismo tiempo que una victoria aplastante puede ser la única forma de destituir a un presidente desafiante está resultando ser un delicado ejercicio de equilibrio, dijeron a Reuters más de una docena de funcionarios del Partido Demócrata y asesores de la campaña de Biden.

Trump ha declarado repetidamente y sin pruebas que el voto por correo está plagado de fraude y que la elección está “amañada” a favor de los demócratas, y se ha negado a comprometerse a ceder el poder pacíficamente si pierde.

Los operadores demócratas dijeron que les preocupa que amplificar las afirmaciones de Trump pueda resultar contraproducente y bajar la participación haciendo creer a los votantes de Biden que sus votos no se contarán.

Lo que ha surgido es un enfoque que pretende hacer hincapié en el poder que tienen los votantes para hacer que Trump se vaya de la Casa Blanca si actúan pronto.

En Ohio, por ejemplo, David Pepper, jefe del Partido Demócrata estatal, dijo que su equipo está usando los ataques de Trump a la votación para motivar a los partidarios de Biden a entregar sus papeletas de correo inmediatamente o a votar temprano en persona.

“Le estamos diciendo a la gente: ‘Escuchen lo que está diciendo, vayan a votar, pueden detenerlo’”, señaló Pepper. “Estamos cambiando la narración”.

Los funcionarios electorales de Ohio se vieron abrumados por las solicitudes de voto por correo para la primaria presidencial del estado en abril, cuando el voto en persona se vio fuertemente restringido debido a la pandemia del coronavirus. Las papeletas de algunos votantes llegaron demasiado tarde.

Los funcionarios electorales dicen que están mejor preparados esta vez. Aún así, los llamados por teléfono, correos, mensajes de texto, redes sociales y anuncios de radio y televisión de los demócratas están exhortando a los votantes de Ohio a votar ahora para “Hacer que cuente”.

Las encuestas muestran que la carrera está empatada en un estado que Trump ganó por 8 puntos porcentuales hace cuatro años.

La sensación de urgencia repercutió en los Bjornards, una pareja de Columbus que llevó sus votos en mano a su oficina de elecciones locales. “Quería asegurarme de que tuvieran tiempo suficiente para procesarlos”, dijo Eric Bjornard, que trabaja para una empresa de software de robótica.

En Ohio se han solicitado más de 2,4 millones de boletas por correo, el doble de las 1,2 millones a la misma fecha de 2016, según el secretario de Estado de Ohio.

A nivel nacional, 14,6 millones de personas ya han emitido su voto por correo o en persona, en comparación con los 1,4 millones que lo habían hecho hace cuatro años, según el Proyecto de Elecciones de Estados Unidos, un sitio dirigido por el politólogo Michael McDonald de la Universidad de Florida que recopila datos sobre la votación anticipada.

Los demócratas parecen estar impulsando gran parte de ese aumento. En los estados que reportan datos de afiliación partidaria, casi el doble de demócratas registrados que republicanos han solicitado boletas. Por ejemplo, más de 960.000 demócratas registrados en Florida ya han devuelto sus votos, comparado con 564.000 republicanos.

PREPARÁNDOSE PARA UNA ELECCIÓN CONFLICTIVA

Si bien la participación temprana es alentadora para los demócratas, la campaña de Biden se está preparando para lo peor.

Los demócratas dicen que su campaña de participación es especialmente crucial este año, ya que los republicanos buscan restringir el voto por correo a pesar de la pandemia, y ambos partidos se pelean por la forma en que se cuentan los sufragios en los estados clave.

Se han presentado docenas de demandas en varios estados, muchas de ellas centradas en el voto por correo.

La campaña de Biden dijo que ha construido el mayor programa de protección electoral en la historia del Partido Demócrata, incluyendo miles de abogados y voluntarios en todo el país.

Dana Remus, abogada jefe de la campaña, supervisa un amplio equipo de letrados con el veterano abogado demócrata Bob Bauer, ahora consejero de campaña a tiempo completo.

La campaña de Trump también ha reunido un gran equipo legal para preparar un resultado cerrado y supervisar el proceso de votación. El esfuerzo está siendo liderado por Matthew Morgan, fiscal general de la campaña, y Justin Clark, subdirector de campaña y su consejero principal.

Luego están los preparativos post electorales. El equipo legal nacional de Biden está examinando una serie de escenarios, incluyendo aquellos en los que Trump pone en duda la integridad de una contienda reñida, dijeron los asesores de campaña.

Entre ellos está la posibilidad de que un conteo prolongado o disputado de votos por correo pueda resultar en que las legislaturas controladas por los republicanos en estados clave intervengan para otorgar su voto en el Colegio Electoral a Trump.

La presidencia de Estados Unidos se asegura al ganar la mayoría de los 538 votos asignados a los 50 estados y a Washington D.C. en el Colegio Electoral.

Típicamente, los gobernadores certifican los resultados en sus respectivos estados y comparten la información con el Congreso. Pero es posible que surjan disputas por los electores, en las que el gobernador y la legislatura de un estado muy disputado podrían presentar dos resultados diferentes.

El riesgo de que esto ocurra es mayor en los estados donde la legislatura está controlada por un partido diferente al del gobernador. Varios estados disputados, como Michigan, Pensilvania y Wisconsin, tienen gobernadores demócratas y legislaturas controladas por los republicanos.

Según los expertos jurídicos, no está claro en este escenario si el Congreso debe aceptar la lista del gobernador o no contar en absoluto los votos electorales del estado.

La ley que rige el papel del Congreso en tal disputa -la Ley de Conteo Electoral de 1887- no es clara y “no está probada”, dijo Lawrence Douglas, un estudioso del derecho y las elecciones en el Amherst College. “Estaríamos en territorio desconocido”.

Esos escenarios son mucho menos probables, dijeron asesores demócratas, si suficientes estadounidenses se aseguran de votar antes de las elecciones. Los demócratas que hablaron con Reuters creen que cuantos más votos se cuenten y procesen antes del 3 de noviembre, menos posibilidades tendrán los republicanos de disputar la validez de los resultados.

Jennifer Holdsworth, abogada y estratega demócrata, dijo que si los demócratas votan en masa “nuestro trabajo legal se vuelve más fácil”.

“Si es una elección apretada, favorece a Trump”, dijo. “Para que los demócratas eviten una elección robada (...) necesitamos asegurarnos de que el voto sea lo más abrumador posible”.

Los abogados de Biden están preparando respuestas para varios escenarios y algunos “están listos para actuar si es necesario”, dijo Bauer, el asesor principal de la campaña. Él y Remus, fiscal general de la campaña, se negaron a discutir en detalle los escenarios electorales impugnados, cautos de enviar mensajes a los republicanos sobre los posibles problemas.

“Están tratando de sembrar el caos y la confusión y estamos enfocados en no dejarlos hacer eso”, dijo Remus. “Diciéndole a los votantes cómo votar, cómo asegurar que su voto será contado, y dándoles confianza, sacaremos adelante esta elección”.

Thea McDonald, la secretaria de prensa nacional adjunta de la campaña de Trump, dijo que fueron los demócratas, no los republicanos, los que crearon el caos al asustar “irresponsablemente” a la gente para que no votara en persona con su impulso al sufragio por correo.

“El presidente Trump tiene toda la razón: el voto masivo por correo es una receta para el caos, la confusión y la privación del derecho a voto”, dijo McDonald en un correo electrónico a Reuters. “En una elección libre y justa, el presidente Trump gana sin duda alguna”.

McDonald destacó que las acusaciones de que Trump podría no aceptar los resultados de las elecciones eran “teorías conspirativas” demócratas.

Biden y su compañero de fórmula, la senadora Kamala Harris, han instado repetidamente a la gente a votar con tiempo. Durante sus recientes debates con Trump y el vicepresidente Mike Pence, se abstuvieron de hablar sobre las afirmaciones infundadas del mandatario de una elección amañada.

“¡Vota, vota, vota!”, dijo Biden durante su discurso del 29 de septiembre.

Reporte de Tim Reid e Los Angeles y Karen Freifeld en Nueva York. Reporte adicional de Rich McKay en Atlanta y Joseph Ax en Princeton. Editado en español por Javier López de Lérida

Nuestros Estándares: Los principios Thomson Reuters.

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up