for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias Globales

Después de Trump, Europa quiere demostrar a Biden que puede defenderse sola

BRUSELAS/PARÍS, 17 nov (Reuters) - La era de Donald Trump podría estar llegando a su fin. Pero los ministros de la Unión Europea que se reúnen esta semana para discutir el futuro de la defensa del Viejo Continente dirán que han aprendido la lección: Europa tiene que ser lo suficientemente fuerte para luchar por su cuenta.

La canciller alemana Angela Merkel y el presidente de Francia Emmanuel Macron asisten a la cumbre presencial de la UE en Bruselas, Bélgica, el 15 de octubre de 2020. REUTERS/Yves Herman/Pool

Los ministros de Asuntos Exteriores y Defensa de la UE, que se reunirán por teleconferencia el jueves y el viernes, recibirán el primer informe anual del bloque sobre sus capacidades de defensa conjuntas, que se espera sirva de base para los esfuerzos que Francia lidera para convertir a la UE en una potencia militar independiente tras el Brexit y la marcha de Trump.

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, pondrá fin a la retórica de confrontación que mantenía su predecesor con los aliados, pero no va a alterar el mensaje subyacente de Estados Unidos de que Europa debe contribuir más para su propia defensa, según señalan fuentes diplomáticas europeas.

“No estamos en el viejo ‘statu quo’, en el que podamos fingir que la presidencia de Donald Trump nunca existió y que el mundo es el mismo que hace cuatro años”, dijo un diplomático francés.

Un representante de la UE dijo que la victoria de Biden fue “una llamada a Europa para seguir construyendo una defensa común de la UE, para ser un aliado útil y fuerte, también para la alianza de la OTAN”.

La UE lleva trabajando desde diciembre de 2017 en el desarrollo de más potencia de fuego independientemente de Estados Unidos. Esta iniciativa ha sido impulsada sobre todo por Francia, la principal potencia militar de la UE después del Brexit.

Durante la pertenencia de Reino Unido al bloque, Londres tendió a resistirse a que la UE tuviese un papel militar importante, poniendo énfasis en cambio en la OTAN como el principal foro de defensa europea. El Brexit le da a París una oportunidad de impulsar unas ambiciones que vienen de atrás para que la UE tenga un mayor protagonismo en materia de defensa, mientras que la postura de Berlín es más prudente.

“Estados Unidos sólo nos respetará como aliados si nos tomamos en serio nuestra propia posición y si tenemos nuestra propia soberanía en materia de defensa”, dijo el presidente francés Emmanuel Macron en una entrevista para una revista el domingo.

Trump se mostró abiertamente hostil con la OTAN, criticando cada poco a los países europeos por gastar demasiado poco en defensa y calificando a los aliados que gastan menos del 2% de su producción económica de “delincuentes”. Pero las anteriores administraciones estadounidenses también pidieron a Europa que destinara más gasto a la defensa.

En una columna conjunta para los medios de comunicación europeos y estadounidenses, los ministros de Asuntos Exteriores de Francia y Alemania dijeron el lunes que se comprometen a “hacer más equilibrada la asociación transatlántica”.

Se espera que la revisión anual coordinada de defensa de la UE identifique la falta de tecnología de aviones no tripulados, el envejecimiento de los aviones y la duplicación de armamento en todos los miembros de la UE.

TENSIONES FRANCO-ALEMANAS

El principal diplomático de la UE, Josep Borrell, dijo a los embajadores de la UE en privado a finales de la semana pasada que el bloque necesita “poner en práctica el lenguaje del poder, no sólo hablarlo”.

Aunque la UE ya está trabajando en proyectos conjuntos y reservará 8.000 millones de euros (9.460 millones de dólares) a partir del próximo año para un fondo de desarrollo de armas, el bloque necesita al menos una década para gozar de cierta independencia militar de Washington, según los expertos.

También están surgiendo diferencias entre Francia y Alemania, ya que Berlín ve con mayor escepticismo las iniciativas al margen de la OTAN. La ministra de Defensa alemana, Annegret Kramp-Karrenbauer, dijo que los europeos no pueden esperar reemplazar el sistema defensivo de armas nucleares de Estados Unidos.

Francia, por su parte, lleva varios años librando una guerra en la región del Sahel en el noroeste de África en lo que considera una operación para defender el flanco sur de Europa del extremismo islamista. Hasta ahora sólo ha tenido un éxito limitado en persuadir a otros países europeos para que se unan a la misión.

(1 dólar = 0,8458 euros)

Información adicional de Michel Rose en París y Sabine Siebold y Andreas Rinke en Berlín; traducido por Jose Elías Rodríguez

Nuestros Estándares: Los principios Thomson Reuters.

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up