for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up
Noticias Globales

La jugada de Trump, persuadir a legisladores estatales republicanos que intervengan

DETROIT, EEUU, 19 nov (Reuters) - La estrategia del presidente Donald Trump para retener el poder a pesar de haber perdido las elecciones en Estados Unidos se centra cada vez más en persuadir a legisladores republicanos para que intervengan en su nombre en los estados disputados en los que ganó el demócrata Joe Biden, dijeron tres personas familiarizadas con el intento.

IMAGEN DE ARCHIVO. Representantes de la campaña de Donald Trump realizan una conferencia de prensa sobre los resultados d las elecciones presidenciales, en Washington, EEUU. Noviembre 19, 2020. REUTERS/Jonathan Ernst

Habiendo enfrentado hasta ahora una serie de derrotas legales en su impugnación de los resultados del 3 de noviembre, los abogados de Trump buscan reclutar a compañeros republicanos que controlan las legislaturas de Michigan y Pensilvania, que se decantaron por Trump en 2016 y por Biden en 2020, dijeron las fuentes.

El presidente de la Cámara de Representantes de Michigan, el republicano Lee Chatfield, ha dicho que la persona que obtenga más sufragios recibirá los votos electorales de su estado, donde Trump perdió por más de 150.000 papeletas.

Pero Chatfield y el líder de la mayoría del Senado de Michigan, Mike Shirkey, visitarán la Casa Blanca el viernes a petición del presidente, dijo una fuente de Michigan, añadiendo que iban a escuchar lo que Trump tenía que decir.

En Estados Unidos, un candidato se convierte en presidente asegurando la mayoría de los votos “electorales” en lugar de ganar el sufragio popular en el país.

Los electores, que son asignados a los 50 estados y al Distrito de Columbia en gran medida en función de su población, son gente leal a los partidos que se comprometen a apoyar al candidato que ganó el voto popular en su estado.

Normalmente, un estado certifica una lista de electores basada en el candidato que ganó el voto popular, como hizo Biden en Michigan y Pensilvania.

Los estados tienen hasta el 8 de diciembre para resolver las disputas y escoger a los electores que votarán al presidente. Los electores se reunirán en el llamado “Colegio Electoral” el 14 de diciembre para seleccionar formalmente al próximo presidente, que tomará posesión del cargo el 20 de enero.

Los abogados de Trump buscan quitar el poder de nombrar electores a los gobernadores y secretarios de estado y dárselo a los legisladores estatales de su partido, argumentando que la Constitución de Estados Unidos le da a las legislaturas la potestad final.

Una persona familiarizada con la estrategia legal de la campaña dijo que se ha convertido en un “enfoque más específico para conseguir que los legisladores se comprometan”.

Tal y como están las cosas, Biden ha conseguido 306 votos electorales en todo el país frente a los 232 de Trump, muy por delante de los 270 necesarios para la victoria. Si los 36 votos electorales combinados de Michigan y Pensilvania fueran para Trump, aun así iría a la zaga por 270 a 268 votos electorales, lo que significa que su campaña todavía tendría que cambiar la decisión de al menos un estado más para retener la Casa Blanca.

Un alto funcionario de la campaña de Trump dijo a Reuters que el plan es sembrar las suficientes dudas en el recuento de votos en las grandes ciudades demócratas como para que los legisladores republicanos no tengan más remedio que interceder.

La campaña apuesta a que muchos de esos legisladores, que provienen de los distritos que Trump ganó, se enfrentarán a una reacción adversa de los votantes si se niegan a actuar.

Una encuesta de opinión de Reuters/Ipsos publicada esta semana sugiere que la campaña de Trump ha logrado despertar dudas -aunque infundadas- sobre la elección presidencial. La encuesta encontró que cerca de la mitad de los republicanos piensan que Trump “ganó legítimamente” las elecciones que perdió.

Trump se enfrenta a una lucha cuesta arriba. Los funcionarios han dicho repetidamente que no hay evidencia de irregularidades generalizadas en la votación.

Legisladores de Michigan y Pensilvania han tratado de no involucrarse. Varios republicanos importantes de Michigan han expresado en privado su consternación por la forma en que Trump ha tratado de jugar con los resultados de las elecciones, pues creen que manchará irreversiblemente la imagen del partido en el estado en los años venideros.

Reporte de Michael Martina, Karen Freifeld, Jarrett Renshaw, Brad Heath, Andy Sullivan y Tom Hals, Editado en español por Javier López de Lérida

Nuestros Estándares: Los principios Thomson Reuters.

for-phone-onlyfor-tablet-portrait-upfor-tablet-landscape-upfor-desktop-upfor-wide-desktop-up