May 19, 2018 / 10:48 AM / 4 months ago

Una multitud espera a los novios de la boda real británica en Windsor

Por Emma Rumney y Andrew MacAskill

Curiosos se congregan en las afueras del castillo de Windsor para la boda del príncipe Enrique y Meghan Markle, 19 de mayo de 2018. REUTERS/Damir Sagolj

WINDSOR, Inglaterra (Reuters) - Una multitud entusiasta que ondeaba banderas británicas se congregaba el sábado junto a las viejas murallas del castillo de Windsor para seguir de cerca la boda entre el príncipe Enrique y Meghan Markle, un enlace con el que sus seguidores esperan relanzar la milenaria monarquía en el siglo XXI.

Horas antes de la ceremonia, la reina Isabel otorgó el título de duque de Sussex a su nieto, un paso que implica que la estrella del drama televisivo “Suits” se convertirá en duquesa cuando se case con Enrique (“Harry” en inglés).

Bajo un cielo despejado y un sol resplandeciente, comenzaban a llegar al castillo habitado más antiguo del mundo -hogar de 39 monarcas desde 1066- los invitados, entre ellos celebridades como la presentadora y magnate de los medios de comunicación estadounidense Oprah Winfrey.

En el exterior, una banda militar con uniformes escarlata y sombreros de piel de oso entretenía a miles de curiosos y entusiastas que se reunían detrás de las vallas. Para la ceremonia se ha montado un importante despliegue de medidas de seguridad que incluye policía armada con rifles semiautomáticos patrullando las calles y agentes en los tejados.

“Este es un momento en el que todos podemos celebrar el renacimiento de la familia real”, dijo Kenny McKinlay, de 60 años, que había venido de Escocia para la boda. “Es un momento en el que toda la nación puede unirse en lugar de dividirse. Es un día en que puedes estar orgulloso de ser británico”.

La pareja, que se conoció en una cita a ciegas en 2016 y se enamoró en una tienda bajo las estrellas en Botswana, se casará en la capilla de San Jorge, del siglo XV, en el Castillo de Windsor, hogar de 39 monarcas ingleses desde 1066.

Se espera que más de 100.000 seguidores abarroten las estrechas calles de Windsor, unos 30 kilómetros al oeste de Londres. Los visitantes tenían que pasar por controles de seguridad de la policía establecidos alrededor del castillo.

Cientos de equipos de televisión de todo el mundo han acudido a Windsor para la unión de Enrique, de 33 años, sexto en la línea de sucesión al trono británico, y Markle, de 36, una mujer divorciada de madre afroamericana y padre blanco.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below