October 17, 2018 / 1:44 PM / in a month

Pareja real británica lleva lluvia a ciudad australiana asolada por la sequía

El príncipe Enrique de Inglaterra y su esposa Meghan, duquesa de Sussex, interactúan con Luke Vincent, un niño de 5 años, tras llegar al aeropuerto de Dubbo en Australia, el 17 de octubre del 2018. REUTERS/Phil Noble

MELBOURNE (Reuters) - El príncipe Enrique de Inglaterra y su mujer, Meghan, llegaron con el regalo de una lluvia muy necesitada y animaron el miércoles a la ciudad rural australiana de Dubbo, donde los agricultores enfrentan una prolongada sequía.

El príncipe cautivó a la multitud con un picnic en el principal parque de la ciudad, parado en un podio bajo la densa lluvia con Meghan sosteniendo un paraguas sobre su cabeza, en el segundo día de una gira por el Pacífico que los lleva a Australia, Nueva Zelanda, Fiji y Tonga.

“¡La lluvia es un regalo!”, dijo el príncipe Enrique a las miles de personas que se habían reunido para ver a la pareja real en Dubbo, ubicada unos 300 kilómetros al noroeste de Sídney.

Más temprano habían visitado una granja afectada por la sequía y Enrique recordó su propia estadía en una granja australiana hace 15 años. “Son buena gente. Honesta, trabajadora”, dijo Enrique.

En un tema cercano a su corazón, el príncipe instó a buscar ayuda a quienes enfrentan problemas de salud mental debido a la fumigación con plaguicidas en el campo australiano.

“Están todos juntos en esto y, si me permiten, personalmente, estamos todos juntos en esto porque pedir ayuda fue una de las mejores decisiones que tomé en mi vida. Se sorprenderán continuamente por cómo la vida cambia para mejor”, dijo Enrique, despertando aplausos.

La visita de la pareja real a Australia coincide con los Invictus Games en Sídney, que se celebran del 20 al 27 de octubre. Los juegos, fundados por Enrique, son un evento internacional paralímpico que busca animar a los veteranos de guerra heridos.

Un niño de 5 años acaparó la atención más temprano entre una larga fila de estudiantes que conocieron a la pareja real en el aeropuerto de Dubbo.

Luke Vincent, quien tiene síndrome de Down y adora a Papá Noel, rodeó con sus brazos a Meghan cuando se agachó para saludarlo y tiró de la barba de Enrique y lo palmeó en la cabeza cuando el príncipe abrazó al niño.

Reporte de Sonali Paul. Editado en español por Lucila Sigal

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below