7 de noviembre de 2007 / 4:43 / en 10 años

Colombiano Botero quiere ver a Bush en muestra Irak

WASHINGTON (Reuters) - El pintor colombiano Fernando Botero dijo el martes que quiere ver al presidente de Estados Unidos, George W. Bush, asistir a su muestra en Washington, que retrata la crueldad de las torturas perpetradas por los soldados estadounidenses en la prisión iraquí de Abu Ghraib.

<p>La escultura "Caballo '06" del artista colombiano Fernando Botero en Berlin, 24 sep 2007. El pintor colombiano Fernando Botero dijo el martes que quiere ver al presidente de Estados Unidos, George W. Bush, asistir a su muestra en Washington, que retrata la crueldad de las torturas perpetradas por los soldados estadounidenses en la prisi&oacute;n iraqu&iacute; de Abu Ghraib. La pol&eacute;mica serie de obras forma parte la exposici&oacute;n 'Arte de la Confrontaci&oacute;n', organizada por el Centro de Artes Katzen de la American University, y permanecer&aacute; abierta hasta el 30 de diciembre. Photo by Wolfgang Rattay/Reuters</p>

La polémica serie de obras forma parte la exposición “Arte de la Confrontación,” organizada por el Centro de Artes Katzen de la American University, y permanecerá abierta hasta el 30 de diciembre.

En una charla en el museo, Botero dijo que espera que las obras queden como una muestra de un “momento negro” del Gobierno de Bush.

“El arte no cambia nada,” afirmó ante un público de unas 230 personas, integrado principalmente por latinoamericanos. “Guernica fue la mas importante pintura del siglo 20 y no sacó (al dictador español Francisco) Franco del poder,” agregó.

“Pero esto va a recordar a las personas sobre un momento negro en este Gobierno, sobre lo que es la tortura,” señaló.

Cuando se le preguntó sobre a quien invitaría a la muestra, Botero respondió rápidamente: “A Bush,” provocando risas y aplausos en la audiencia.

La muestra incluye 79 pinturas y dibujos del artista colombiano en los que se representan los abusos físicos y morales a los que fueron sometidos los prisioneros en Irak.

“Las escenas ofensivas y violentas sobre las atrocidades de la guerra y la crueldad ponen a Botero en la larga línea de artistas como Goya, Grosz, Manet, Dix, Beckhmann y Picasso, cuyas reacciones a la guerra fueron documentadas en varios medios y formas artísticas,” dijo el museo en una nota.

“Lo que hace con que estas pinturas y dibujos sean más tocantes es la tristeza y la fuerza que dejan implícitas las escenas de Abu Ghraib por un artista cuyo trabajo generalmente trata de la alegría, las formas sensuales y el humor,” agregó.

En momentos en que Washington discute los límites de lo que es o no tortura en su guerra contra el terrorismo, el museo de la American University fue el único lugar que aceptó recibir la muestra completa de Botero, inaugurada en Roma en el 2005.

Botero lamentó que ningún artista estadounidense haya tocado el tema y dijo que los informes sobre la tortura en la prisión iraquí se podían esperar en un país del tercer mundo, pero no de parte de Estados Unidos, que defiende la democracia y los derechos humanos.

“Saber que los estadounidenses estaban torturando fue un ‘shock’ para el mundo entero,” dijo el artista, quien señaló que ningún museo en Estados Unidos había aceptado la muestra hasta que llegó la invitación de la American University.

La exposición del colombiano está vinculada a otras dos, una con artistas feministas de la década de 1970 y otra de un artista que critica “la guerra, las desigualdades del capitalismo y la tiranía de las elites,” dijo el centro Katzen.

Antes de Washington, solamente la galería Malborough, en Nueva York, y la Universidad de Berkeley, en California, habían expuesto algunas de las obras de Botero.

“Nuestro museo está vinculado a la universidad, lo que nos permite ser más provocativos. Tenemos libertad académica y eso nos permite ir más allá,” dijo a Reuters Maralee Csellar, portavoz del centro Katzen.

Csellar contó que, como Botero, el director del museo también quedó conmocionado al leer un artículo en la revista estadounidense New Yorker sobre las torturas en la prisión iraquí.

El artículo impulsó al pintor, quien vive en París, a trabajar en la descripción de las escenas de tortura y al director del museo a organizar la muestra cuando se enteró de la existencia de las obras.

“Los Estados Unidos se presentan como los defensores de los derechos humanos, y por supuesto que como artista eso (la tortura) me conmocionó y me dejó muy enojado,” dijo Botero, para quien pintar esa serie de cuadros se transformó en una obsesión.

Botero también dijo que la crítica social y la sátira siempre están presentes en sus obras, y que no considera que pinta “personas gordas,” sino que es un apasionado por el volumen para destacar personas, animales y objetos en sus obras.

La exposición viajará después a Monterrey, México.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below