15 de noviembre de 2007 / 18:20 / hace 10 años

ENTREVISTA-Isabel Allende vuelve a explorar en sus memorias

Por Adriana Garcia

WASHINGTON (Reuters) - La escritora Isabel Allende no durmió bien en la noche del 7 de enero de este año, un día antes del ritual que sigue religiosamente año tras año: empezar a escribir un nuevo libro cada 8 de enero.

A la mañana siguiente, antes de que le llegara la inspiración para una frase inicial, el timbre del teléfono sonó. Era su agente, que le preguntaba si ya tenía la frase.

La escritora, nacida en Perú y criada en Chile, le respondió que “no” y le explicó que aún eran las 8.30 horas de la mañana por los lados de San Francisco, en California, donde vive actualmente con su marido Willie y su perra Olivia.

La agente le pidió entonces que escribiera un libro de memorias, pues habían pasado 13 años desde “Paula,” en el cual relata la dolorosa experiencia de la muerte de su hija.

Así nació “La Suma de Los Días,” que encabeza la lista de los libros más vendidos en América Latina.

“Un poco para ver que pasaba, empecé a escribir lo que le había ocurrido a la familia,” dijo Allende en una entrevista con Reuters al final de la tarde del miércoles.

“El libro ‘Paula’ termina cuando ella muere. Y este libro empieza cuando echamos sus cenizas en el bosque. Le cuento a Paula lo que le ha pasado a su gente, en este tiempo,” agregó.

Allende, quien empezó a escribir una de sus más emblemáticas obras, “La Casa de los Espíritus,” como una carta a su abuelo, señaló que de los 18 libros que ha publicado, de “Paula” es del que le llegan más escritos de lectores.

“Es porque la gente se identifica con la historia personal, sabe que esa es una historia real,” dijo. “A veces un libro como ‘Paula’ muestra que un problema existe y es terrible, pero también existe la vida, la alegría, el color y los niños que nacen,” agregó.

Allende, quien es una abuela de 65 años, dice que cuenta historias, incluso las suyas, porque no le queda otra alternativa. “Yo escribo porque no me podría ganar la vida de ninguna otra manera, no sé ni hacer empanadas. Lo único que sé es contar cuentos” afirmó.

ãNUEVO FEMINISMO?

La escritora, quien afirma haber defendido las mismas ideas y causas desde que tenía 15 años, viajó a Washington para dar una charla de recaudación de fondos para una exposición feminista del Museo de la Mujer en las Artes.

Ella cree que aún queda mucho por hacer para mejorar la situación de las mujeres en América Latina, que ahora cuenta con presidentas en Chile y Argentina.

“Una mujer en el poder, dos mujeres en el poder, tres mujeres presidentas no van a hacer la diferencia. La diferencia es energía femenina en la gerencia del mundo,” dijo Allende, para quien la pobreza y la violencia intrafamiliar son los mayores problemas que afligen a las mujeres de la región.

También es partidaria de que si a las mujeres más jóvenes no les gusta el término “feminista,” que adopten otro.

“La palabra feminista ya no es sexy. Nadie quiere ser feminista. Porque las feministas supuestamente son lesbianas peludas. ¡Por Dios!, si no les gusta la palabra, cámbienla,” expresó.

La palabra del momento es “mamisma,” vinculada al amor de la madre que es “práctico, incondicional, feroz,” agregó.

“Es esa inmensa energía maternal, nutriente, femenina, sin la cual no existiría la humanidad, y eso es lo que tenemos que respetar y constituir en el valor,” sostuvo.

Para Allende, la lucha contra el patriarcado corresponde a las mujeres muy jóvenes o a las que ya dejaron la etapa de criar hijos y mantener a flote matrimonios y carreras.

“Es muy difícil para una mujer que tiene todo eso en el plato tener tiempo, energía y salud para dedicarse a los problemas mundiales,” comentó. Cabe a las mujeres maduras, con educación y recursos, ayudar a las más jóvenes, señaló.

“Yo pertenezco a la primera generación (...) de mujeres que están plenamente conscientes de lo que está sucediendo y dispuestas a cambiar el mundo,” agregó.

Pero, la Allende feminista declara su amor incondicional a su marido, Willie, y no niega una obsesión por el actor español Antonio Banderas, con quien tuvo un sueño erótico en el que él aparecía desnudo cubierto de guacamole sobre una tortilla.

“Willie es el amor, mi perro es el amor, mis nietos (...) La naturaleza, el chocolate, Antonio Banderas...,” dijo.

Sobre el actor, agregó: “Pero eso no tiene nada que ver con Willie (...) Es un amor platónico.”

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below