27 de mayo de 2008 / 20:04 / en 10 años

El espía más famoso del mundo, James Bond, regresa en un libro

Por Jeremy Lovell

<p>El autor brit&aacute;nico Sebastian Faulks posa junto con una modelo mientras sostiene un malet&iacute;n con siete copias firmadas de su nueva novela sobre James Bond, en Londres, Mayo 27, 2008. Un buque de guerra fue anclado en el r&iacute;o T&aacute;mesis y la Marina Real mont&oacute; guardia el martes para festejar el regreso a las pistas del esp&iacute;a m&aacute;s famoso del mundo, James Bond, en una novela nueva. 'Devil May Care', publicado el mi&eacute;rcoles, es la m&aacute;s reciente aventura del h&eacute;roe de acci&oacute;n bebedor y mujeriego creado por Ian Fleming, adorado por millones de personas a nivel mundial a trav&eacute;s de 14 libros y una serie de filmes exitosos. Photo by Alessia Pierdomenico/Reuters</p>

LONDRES (Reuters) - Un buque de guerra fue anclado en el río Támesis y la Marina Real montó guardia el martes para festejar el regreso a las pistas del espía más famoso del mundo, James Bond, en una novela nueva.

“Devil May Care,” publicado el miércoles, es la más reciente aventura del héroe de acción bebedor y mujeriego creado por Ian Fleming, adorado por millones de personas a nivel mundial a través de 14 libros y una serie de filmes exitosos.

Escrito por el novelista británico Sebastian Faulks, la novela está ambientada en 1967 y describe al envejecido asesino con licencia para matar como vulnerable y dañado, aunque con un imparable instinto sexual.

La publicación marca el centenario del nacimiento de Fleming.

En honor al código 007 de Bond, Faulks firmó siete copias del libro, que fueron llevados bajo guardia desde HMS Exeter a una librería en el centro de Londres antes de la publicación.

Faulks es mejor conocido por sus novelas sobre tiempos de guerra como “Charlotte Gray” y “Birdsong,” por lo que el autor reconoce haber sentido pavor cuando sucesores del patrimonio de Fleming le encargaron la novela.

Pero se acostumbró a la idea y se dedicó a la tarea, emulando el rígido horario de trabajo de Fleming y estudiando sus tramas y prosas para inspiración.

“En su casa en Jamaica, Ian Fleming solía escribir mil palabras en la mañana, luego practicaba buceo de superficie, tomaba un cóctel, almorzaba en la terraza, más buceo, y otras mil palabras más en la tarde, luego más martini y mujeres glamorosas,” dijo Faulks.

“En mi casa en Londres, seguí esta rutina con exactitud, aparte de los cóctel, el almuerzo y el buceo en superficie,” agregó.

Faulks retomó desde donde Fleming terminó la serie en 1966 con “Octopussy and the Living Daylights,” el último de los 14 libros de Bond que han vendido 100 millones de copias desde entonces.

Las películas de Bond han sido vistas por un público equivalente a la mitad de la población mundial.

Luego de escoger al año 1967 como la época de la historia, el relato surgió rápidamente: las drogas, un tema que Fleming ignoró ampliamente.

El resultado es el anhelado “Devil May Care,” cuyo trama se ha mantenido en secreto pero, enfatiza Faulks, aún contiene suficientes escenarios exóticos e indulgencia culinaria para complacer a los devotos del agente secreto del libro.

“Encontré escribir este libro alegre más emocionante de lo que esperaba. Espero que las personas lo disfruten y que Ian Fleming lo considere en el espíritu arrogante de sus propias novelas, por tanto una adición aceptable a la serie,” señaló Faulks.

Editado en español por Gabriela Donoso

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below