22 de diciembre de 2008 / 20:02 / en 9 años

Compradores ven aumento de ofertas en alta costura

Por Astrid Wendlandt y Marie-Louise Gumuchian

<p>Foto de archivo de una modelo con una creaci&oacute;n pr&ecirc;t-&agrave;-porter del dise&ntilde;ador de alta costura de Jean-Paul Gaultier durante la presentaci&oacute;n de sus modelos para la temporada primavera/verano boreal 2009 en Par&iacute;s, 4 oct 2008. En la alta costura, el corte es vital, pero Marie Dupis se ha dado cuenta que tambi&eacute;n puede aplic&aacute;rselo al precio. Gracias a un poco de negociaci&oacute;n, un vestido de Jean-Paul Gaultier sobre el que ten&iacute;a puesto el ojo para a&ntilde;o nuevo fue suyo con un 40 por ciento de descuento. REUTERS/Gonzalo Fuentes</p>

PARIS/MILAN (Reuters) - En la alta costura, el corte es vital, pero Marie Dupis se ha dado cuenta que también puede aplicárselo al precio. Gracias a un poco de negociación, un vestido de Jean-Paul Gaultier sobre el que tenía puesto el ojo para año nuevo fue suyo con un 40 por ciento de descuento.

Esta parisina de 32 años se mostró sorprendida por su golpe maestro de 310 euros, unos 390 dólares.

“Nunca había visto esto. Debe ser por la crisis sobre la que todo el mundo habla”, dijo.

La negociación en la alta costura está usualmente reservada para los súper ricos o celebridades que obtienen prestigiosos productos de moda de forma gratuita de casas interesadas en la publicidad.

Pero mientras la crisis se transforma en recesión, un nivel de lujo más barato se ha vuelto accesible para compradores más comunes.

Con los márgenes generales bajo presión y mientras los puntos de venta luchan por una porción de los reducidos presupuestos pre navideños, la casa de alta costura creada por Jean-Paul Gaultier es sólo una de las marcas exclusivas que se ha volcado al tren de la promoción.

De París a Milán y de Nueva York a Londres, una fuerte alza en las ventas promocionales en las últimas semanas ha llegado a incluir también a las marcas de lujo.

En el sector minorista generalmente la temporada puede representar aproximadamente 40 por ciento de las ventas anuales, de modo que lo que está en juego es mucho.

No obstante, las ofertas del sector exclusivo son sutiles.

En lugar de publicar los descuentos en las vitrinas, que pueden dañar la marca al socavar la noción de que la calidad cuesta caro, ellos han estado atrayendo compradores con discretas “liquidaciones privadas”.

Sonia Rykiel, Jean-Paul Gaultier, Jimmy Choo, Prada, Armani, Gucci, Tod‘s, Dolce & Gabbana, Alexander McQueen, Gianfranco Ferre y Alberta Ferretti han estado ofreciendo descuentos u organizando liquidaciones privadas, pero no en todas las tiendas ni en todos los países.

Toleradas por los reguladores por fuera de las tradicionales temporadas de enero y julio, las liquidaciones privadas están usualmente reservadas exclusivamente a los clientes que reciben invitaciones por mail. Los descuentos se aplican habitualmente a una pequeña selección de artículos.

CONFIDENCIAL

Este año, reporteros de Reuters se enteraron de que se podía comprar una amplia gama de productos a precios de descuento sin invitación en Jean-Paul Gaultier y Jimmy Choo en París, así como en Prada de Milán.

“Puede que algunos digan que no se hacen, pero sí se hacen. Sólo no quieren que todo el mundo se entere”, dijo una empleada de una tienda de un alto diseñador de Milán, quien se negó a ser identificada.

“No tenemos ningún comentario que hacer sobre las liquidaciones privadas”, dijo una portavoz de Jean-Paul Gaultier. “Queda a criterio de las tiendas individuales”, agregó.

Otras marcas como Gucci y Armani se negaron a formular comentarios. Un portavoz de Prada dijo que las liquidaciones privadas eran usuales en esta época del año, pero se negó a dar más detalles.

“Nuestra política es no dar información sobre nuestras actividades comerciales”, dijo una portavoz del Grupo Gucci, que también incluye a Bottega Veneta e Yves Saint Laurent.

La asociación de la industria de la moda de Italia, Altagamma, dijo que había observado un incremento en el número de liquidaciones privadas este año debido a la crisis financiera, pero señaló que son una tradición de larga data para muchas casas de moda.

Sobre Old Bond Street en Londres, Avenue Montaigne en París y en Quadrilatero d‘Oro de Milán, los clientes era pocos a fines de noviembre y principios de diciembre, aunque se acercara Navidad.

“Soy más cuidadoso este año con mi dinero”, dijo Jean-Michel Fouquet, de 55 años, un ejecutivo aeroespacial francés que estaba comprando una pulsera de cuero Hermes como regalo en París. “Todos estamos preocupados por la economía y nuestros trabajos”, agregó.

Dadas las 320.000 reducciones de puesto de trabajo desde septiembre y considerando el recorte de primas de los ejecutivos corporativos, mientras los oligarcas de Rusia a India ven sus fortunas derretirse, la conducta de los consumidores de lujo ha cambiado.

Lo ostentoso, lo efímero o lo frívolo ha sido reemplazado por una necesidad de calidad y de marcas fuertes, según dicen especialistas de la industria. Así como el colapso de los mercados financieros ha estrechado las opciones de inversión, esto no se trata sólo de consumo.

Persiste una demanda de productos “hechos a medida” o diseñados especialmente, que van desde trajes a joyas encargadas especialmente.

“Existe una inclinación hacia las marcas atemporales y muy exclusivas”, dijo Pierre Mallevays, un socio de una entidad bancaria especializada Savigny Partners.

“Si compras una cartera de Louis Vuitton, sabes que no perderá mucho valor, pero si compras una marca más débil, no puedes estar tan seguro de ello”, señaló.

Analistas predicen que las ganancias de productos de lujo caerán en el 2009, por primera vez en más de una década a tasas de cambio constantes.

Los consultores de Bain & Co dicen que las ventas mundiales de artículos de lujo podrían caer hasta un 7 por ciento el año que viene, mientras que los analistas de Bernstein están previendo una baja de 5 por ciento.

“Las inspecciones en Channel y las entrevistas a actores de la industria resaltan un clima cada vez más promocional, un claro signo de una más suave demanda”, dijo Bernstein en una nota.

Observadores de la industria dicen que las tiendas autónomas se han visto afectadas más duramente por la reducción del gasto que las tiendas departamentales.

El diseñador de moda francés Jean-Louis Scherrer extendió a comienzos de este mes un descuento promocional de 60 por ciento para vestidos de noche, que había comenzado a mediados de noviembre. De forma atípica, la marca promocionó el hecho en la vitrina de su tienda cerca de Champs-Elysees.

“Esta es la primera vez que veo una liquidación de este estilo”, dijo uno de los empleados del negocio.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below