3 de enero de 2009 / 12:34 / en 9 años

Tchaikovsky: El resurgimiento de un grande subestimado

Por Amie Ferris-Rotman y Michael Roddy

KLIN, Rusia/LONDRES (Reuters) - Una mesa inestable en una casa de madera pintada de azul con vista a abedules plateados es testigo del resurgimiento del interés mundial por la obra de un a menudo subestimado compositor ruso del siglo

XIX.

Pyotr Tchaikovsky, cuya “Danza de los mirlitones” del ballet “Cascanueces” deleita a niños y adultos por igual en esta época del año, escribió sus obras finales en la mesa de su última residencia en la pequeña ciudad de Klin, a unos 85 kilómetros al noroeste de Moscú.

En un terreno que también alberga una pagoda blanca, un granero y un establo, rodeados por casas prefabricadas de la era soviética, el número de admiradores de Tchaikovsky que son conducidos a lo largo de los crujientes pisos de roble crece de forma constante.

El año pasado llegaron 86.000 visitantes frente a los 60.000 del 2003. Este año se esperan más, dijo Natalia Gorbunova, principal investigadora y directora de lo que ahora es un museo.

“La música de Tchaikovsky atraviesa un resurgimiento ahora, en nuestro tiempo, porque su música es amada por todo el mundo, y este amor continúa”, dijo Gorbunova.

Mientras la nostalgia por la era soviética llega a los titulares de Rusia y la obra de Tchaikovsky ha sido ridiculizada por algunos críticos por populista, los entusiastas dicen que su atractivo es eterno e íntimo.

La visitante Liudmila Soltokova, una ingeniera jubilada oriunda de Votkinsk, el lugar de nacimiento de Tchaikovsky, una pequeña ciudad a unos 1.000 kilómetros al este de Moscú cerca de los Urales, dijo estar cumpliendo un sueño de toda la vida al visitar la casa.

“Su música es simplemente maravillosa, te llega al alma,” dijo la mujer mientras miraba el reluciente piano royale de ónice, en el centro de una gran habitación densamente decorada con fotografías enmarcadas.

LA CIMA DE LA PIRAMIDE

Cada año, renombrados músicos y compositores vienen a Klin el 7 de mayo, día de nacimiento del compositor, quien vivió de 1840 a 1893. Gorbunova observó que el número de europeos y asiáticos, particularmente coreanos, ha aumentado.

Este invierno, Moscú ha estado con vida gracias a su obra. “Eugene Onegin”, “La Reina de las palas” y “El lago de los cisnes” se presentaron con localidades agotadas. “El cascanueces” se lleva a cabo en un teatro que lleva su nombre.

La Staatsoper de Berlín presentó una nueva producción de “Eugene Onegin”, dirigida por Daniel Baremboim, mientras que un festival llamado “Revealing Tchaikovsky” en el Southbank Center de Londres buscó disipar algunos mitos que perduraban sobre él.

Alcohólico y probablemente homosexual, las obras de Tchaikovsky como “1812 Overture”, los ballets “La bella durmiente” y “El lago de los cisnes”, el primer concierto para piano y clásicos de salas de ópera como “Eugene Onegin” y “La reina de las palas” le dieron en vida una gran popularidad del público.

Eso dio lugar a que algunos calificaran a su obra de vulgar y simple, pero fue en la casa de Klin donde compuso su desgarradora y apasionante pero desesperada Sexta Sinfonía, a la cual bautizó como “Patética”.

“En el panteón ruso él está sentado en la cima de la pirámide”, dijo a Reuters Vladimir Jurowski, el director principal de la Orquesta Filarmónica de Londres, nacido en Rusia.

La competencia internacional de música clásica de Tchaikovsky en Moscú celebró su medio siglo en primavera con conciertos ejecutados ante salas colmadas.

“Nadie puede ser indiferente a la música de Tchaikovsky”, dijo a Reuters Televisión el pianista moscovita Mikhail Mordvinov, de 31 años.

EL DICKENS MUSICAL DEL SIGLO XIX

Gorbunova, quien decidió encargarse del museo hace 10 años después de escuchar la ópera “Iolanta” de Tchaikovsky, dijo: “Su música llega a lo profundo del alma de quien la escucha. el la compuso para sus seres más cercanos y queridos, y es tan dulce que atrae a muchos más”.

El Estado ruso ayuda con el mantenimiento del museo, y hace dos año donó una estatua de metal de un sombrío Tchaikovsky en sus últimos años que se encuentra cerca del lugar.

Tchaikovsky es criticado por algunos porque sus piezas son casi demasiado buenas, dijo Jurowski.

El musicólogo y compositor Gerard McBurney, involucrado en el programa “Develando a Tchaikovsky” en Londres, es enfático: “El es un compositor mucho más complejo que lo que la gente entiende que es. El es el (Charles) Dickens de la música del siglo XIX”.

Gorbunova rechazó las muy afirmaciones de que la muerte de Tchaikovsky a los 53 años en San Petersburgo, atribuida al cólera, fue un suicidio en respuesta a ser asediado por su homosexualidad.

Si bien algunos biógrafos dicen que era gay y que estaba enamorado de su sobrino, muchos rusos se resisten a hablar del tema.

“Su homosexualidad influyó su psiquis,” dijo Jurowski.

“No deberíamos olvidar que la homosexualidad en el siglo XIX era uno de los principales tabúes de la sociedad europea (...) Así que en cierto modo la homosexualidad en el siglo XIX era una de las principales fuentes de inspiración para los compositores debido a este tabú”, agregó Jurowski.

Varias fotografías del sobrino de Tchaikovsky y su presunto amante Vladimir Davidov están colgadas por las 12 habitaciones inconexas de su casa.

En tanto, entre flores secas y conchas se ven estatuas en miniatura de cerámica y bronce de hombres desnudos.

Editado en español por Javier Leira

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below