4 de enero de 2009 / 10:31 / hace 9 años

Británicos afrontan recesión con espectáculos pantomima

Por Barbara Lewis

LONDRES (Reuters) - Nick Thomas dice que ésta será su tercera recesión, y casi parece estar esperándola con ansias.

El fundador y presidente de una empresa de entretenimiento parece estar a primera vista en un sector vulnerable. Pero su compañía es la mayor productora de pantomima del mundo, una tradición tan excéntricamente británica como las competencias de rodillas huesudas.

Si QDos Entertainment Plc funciona como índice, el negocio de la pantomima está en auge. La firma privada espera que las ventas grupales por el 2008 salten un 65 por ciento, llegando a 51 millones de libras (79 millones de dólares).

De esa cifra, aproximadamente un tercio proviene de las ventas de pantomima, para las cuales las reservas han aumentado seis por ciento en un año.

“Es un poco como vender pavo”, dijo Thomas, quien creó el predecesor de Qdos en 1986. Los académicos concuerdan en que el entretenimiento escapista adquiere un significado mayor para las personas que están preocupadas por el futuro.

Con adaptaciones libres de cuentos de hadas para niños como “Cenicienta”, “Aladino”, “Juanito y los Frijoles Mágicos” y la “Bella Durmiente”, la pantomima es un tipo de teatro basado en el entretenimiento callejero itinerante que apareció en la Italia del siglo XVI y fue llamada Commedia dell’ Arte.

Tal vez es debido a su mezcla chillona y bromas subidas de tono, travestismo y mal gusto que no ha causado mucha impresión en el extranjero. Pero los teatros desde Aberdeen a Bognor, y de Llandudno a Woking dependen de ella para una porción considerable de sus ingresos.

“Podría decirse que la pantomima está manteniendo algunos teatros realmente a flote”, afirmó Dennis Willis, un entusiasta aficionado, cuya esposa Jackie administra un negocio online de venta de guiones. Willis agregó que la demanda se mantiene bastante bien.

La pantomima no ha atraído a mucho público en Estados Unidos, aunque Willis ha vendido allá varios guiones, al igual que en Canadá, Kuala Lumpur, Qatar, Hawaii, China y Francia.

Pero en Gran Bretaña ha jugado un papel importante en Navidad desde tiempos victorianos. Para la mayoría de los teatros la temporada anual de estos espectáculos es con frecuencia la mayor fuente de ingresos, y subsidia las piezas emergentes y más experimentales.

“Vamos a ver pantomima si estamos en Inglaterra, pero también voy a muchas en mi propio teatro en España”, afirmó una de las asistentes a los espectáculos, Marie Legg, quien vive en España.

La mujer acudió a ver “Dick Whittington and the Pi-rats of the Caribbean”, que estaba en cartelera en el Mercury Theater de la ciudad de Colchester.

Thomas de QDos, cuya compañía pondrá en escena 21 espectáculos de pantomima por todas las provincias británicas, cree que sus características escapistas los hacen atractivos. Además considera que este tipo de obras tienen movilidad social, dado que va más allá de las barreras generacionales y de clase.

“Es multi generacional. Pero debes tener cuidado con los precios. Es relativamente barato”, aseveró Thomas.

Una entrada a un espectáculo de pantomima usualmente cuesta entre 10 y 15 libras, lo que frente a la reciente caída de la libra podría parecer un robo para cualquier visitante de la zona euro.

¿MEJOR QUE SHAKESPEARE?

Sin embargo, incluso un visitante fluido en inglés podría no ser capaz de entender lo que pasa en esta clase de espectáculos.

“La trama es muy simple”, explica Willis en el sitio web Limelight Scripts.co.uk. “La chica vestida de chico, que es el hijo de un hombre vestido de mujer, se quedará con la otra mujer, con la asistencia de una persona vestida con la piel de un animal”.

La pantomima abarca la sátira al igual que otras comedias británicas como Monty Python y Mr. Bean, pero a diferencia de ellas necesita de un público que guste de gritarle al elenco.

El público es alentado a abuchear al villano, discutir con autoridad (gritando “¡Oh, no, no es así!”), y advertirles a los personajes sobre el peligro, diciéndoles “¡Está detrás de ti!”

El actor Allan Stewart, quien interpreta a la viuda Twankey en “Aladino” en el King’s Theater de Edimburgo, asegura que para los actores la emoción proviene de la conexión con el público.

“Se da esta conexión (...) Puedes hablar con ellos. Puedes incorporarlos al espectáculo”, aseveró Stewart, quien viene encarnando papeles similares hace 10 años.

Los académicos concuerdan en que el género puede sobrellevar la desaceleración económica.

“La gente quiere un entretenimiento escapista en tiempos difíciles”, señaló Millie Taylor, académica de la Universidad de Winchester y autora de British Pantomime Performance. “Para los británicos, la pantomima es parte del ritual de Navidad”, dijo Taylor.

Mientras que la pantomima en otras culturas tiende a estar dirigida a los niños, en Gran Bretaña atrae a toda la familia y se extiende a ambos lados de la división de clases, socavando la noción de que el teatro es dominio de la clase medias.

Muchas representaciones son el resultado del esfuerzo comunitario de aficionados en lugar de espectáculos profesionales.

Esta mezcla entretiene a los niños con el lanzamiento de pasteles de crema y chorros de agua, burlándose de las falsas ilusiones de la sociedad adulta, y con la presencia de adultos vestidos de animales.

Según Willis, el comediante Charlie Chaplin fue una vez la parte posterior del caballo en el Hippodrome Theater, en Stockport.

Para los adultos, la diversión llega a las insinuaciones y alusiones de interés actual. Al menos un espectáculo esta temporada -en el teatro del pub King’s Head en el norte de Londres- contará con King Rat como su villano, un banquero y promotor inmobiliario.

Para muchas personas, la pantomima es la primera experiencia teatral, dijo Jim Davis de la Universidad de Warwick. En la medida en que sea buena, la gente puede quedar enganchada de por vida.

“Definitivamente es mejor ver una buena pantomima que ser decepcionado por una mala interpretación de Shakespeare”, dijo Davis.

Reporte Adicional de Simon Newman; Editado en español por Marion Giraldo

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below