13 de febrero de 2009 / 17:09 / en 9 años

Aún sin Grammy, Chávez persiste en su faceta musical

Por Fabián Andrés Cambero

<p>El presidente venezolano Ch&aacute;vez habla en su cierre de campa&ntilde;a antes del referendo de domingo en Caracas, 12 feb 2009. Puede que no haya ganado un premio Grammy, pero a lo largo de su d&eacute;cada en el poder el presidente venezolano, Hugo Ch&aacute;vez, ha persistido en mostrar al mundo su amplio repertorio y su fervorosa afici&oacute;n por cantar. REUTERS/Jorge Silva (VENEZUELA)</p>

CARACAS (Reuters) - Puede que no haya ganado un premio Grammy, pero a lo largo de su década en el poder el presidente venezolano, Hugo Chávez, ha persistido en mostrar al mundo su amplio repertorio y su fervorosa afición por cantar.

Sin importar si es un acto público o una reunión formal, el carismático líder ha evocado frecuentemente canciones que marcaron su vida, incluso dándose el lujo de improvisar en ocasiones duetos con personalidades y otros líderes políticos.

Las conocidas “rancheras” mexicanas han servido al izquierdista para musicalizar su particular estilo de gobernar y su modo de relacionarse con algunos de sus enemigos políticos, como el anterior Gobierno de Estados Unidos.

En una concentración en el 2005 de apoyo al gobernante por una disputa con México, Chávez se puso un sombrero de charro y cantó junto a sus seguidores “El rey”, famoso tema del fallecido mexicano José Alfredo Jiménez, además de “México lindo y querido” y “Jalisco”.

“No soy monedita de oro pa’ caerle bien a todos, así nací y así soy, si no me quieren, ni modo”, es una de sus melódicas citas favoritas para responder en varias ocasiones a las acusaciones sobre cómo maneja al país petrolero, o cuando es calificado de amenaza para la democracia regional.

Y en estos momentos, cuando lucha intensamente por triunfar en un referendo el domingo 15 de febrero que elimina el límite a su reelección, sus ganas de cantar se acentúan.

En un masivo acto de la campaña para el referendo en el oriente del país, el robusto gobernante recordó su juventud cuando lo llamaban “Tribilín” -sobrenombre que ha explicado es por el gran tamaño de su pie- y evocó a su primera novia y las tonadas de amor que le profesaba.

“Tú tenías 15 años, yo no había cumplido aún los 16”, inició la estrofa despertando histeria entre sus seguidores. “Desde entonces soy feliz, tal como lo soñé”, continuó emulando al español Julio Iglesias.

Y ante los gritos de “otra, otra”, el multifacético dirigente llevó una seguidilla de media docena de temas, como “Ding dong, son las cosas del amor” de Leonardo Favio, que la multitud coreaba y aclamaba como si se tratara del concierto de un artista pop.

“Pues resulta que yo también viví y como dice el dicho: ¿Quién me quita lo bailao?”, confesó.

A finales del 2007, Chávez presentó el disco “Canciones de siempre”, una recopilación de temas mexicanos y venezolanos que interpretó en sus apariciones públicas, pero la producción no llegó a las grandes tiendas ni a las listas de éxitos.

“Ustedes oyen esto y se ríen”, señaló entonces, cuando explicó que había sido una “travesura” de su equipo de prensa.

DUOS MEMORABLES

Pero no solamente en distendidos discursos aprovecha para mostrar su afición, pese a que ha reconocido que su ronca voz no es muy armoniosa.

Tras una tensa cumbre en República Dominicana que culminó con la tibia resolución de un conflicto diplomático entre Colombia y Ecuador, el venezolano aprovechó para cantar “Quisqueya” en referencia al lugar que albergó la cita regional.

Uno de los episodios más comentados en su carrera artística fue cuando unió su voz a Julio Iglesias y al entonces presidente chino Jiang Zemin para entonar, cual tenores, “O sole mio”.

Otro dueto memorable fue con su amigo y “padre”, el líder cubano Fidel Castro, con quien entonó el tema “Venezuela”, uno de sus favoritos, luego de un amistoso juego de béisbol.

También ha tenido ocasión de hacer dúo con su par ecuatoriano, Rafael Correa, con quien en un acto en Paraguay interpretó a viva voz “Hasta siempre Comandante”, dedicada al ícono latinoamericano Ernesto “Che” Guevara. En otra ocasión cantó “Todo cambia” con su colega paraguayo Fernando Lugo.

Pese a la invitación, la presidenta argentina, Cristina Fernández, rechazó en una reciente visita al país acompañar algunas entonación del líder al confesarse “muy desafinada”.

Y aunque es difícil de creer, la memoria musical del líder también ha fallado. Años atrás en un recibimiento a su aliado boliviano Evo Morales, el presidente entonó equivocadamente el himno peruano.

En su afán de convertir a Venezuela en un Estado socialista, las canciones de protesta, como las composiciones del cubano Silvio Rodríguez, son siempre referencia.

Y como si fuera poco, los cantos patriotas no escapan de su amplio repertorio.

“El cielo encapotado anuncia tempestad (...) Oligarcas temblad, viva la libertad”, reza el himno a la Federación venezolana del siglo XIX, que el militar ha rescatado para tomar como consigna en su lucha contra las clases poderosas a las que acusa de haber hundido el país.

La música tradicional venezolana no ha sido una excepción. El mandatario ha puesto su voz para declamar coplas y corríos al mejor estilo de los recios habitantes de las llanuras, que incluso amenizan algunos de sus actos.

Y es que la música de los llanos, de donde es originario el intrépido gobernante, ha dibujado bien su polémico estilo.

“Yo soy como el espinito, que en la sabana florea, le doy aroma al que pasa y espino al que me menea”, ha advertido en momentos en los que se siente agredido.

Por Fabián Andrés Cambero, editado por Silene Ramírez

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below